Monday, March 14, 2011

POR LA PUCHUNGA, UN PRINCIPE DE ASTURIAS RENUNCIO AL TRONO

Alfonso y Edelmira en Suiza, 1933.

Por Ámbar

Por si alguien dudaba de lo unique que somos las mujeres cubanas, les traigo esta historia de la bella compatriota que hizo que el Príncipe de Asturias, Alfonso de Borbón y Battenberg, renunciara al trono de España para casarse con ella en 1933. Nada: ¡que somos la candela!, el magnífico resultado del mestizaje entre españoles, negros y algo de indio.

Así lo demostró Edelmira Sampedro y Robato. Nacida en Sagua la Grande, Cuba, el 15 de marzo de 1906, hija del español Pablo Sampedro y Ocejo, natural de Matienzo, Cantabria y de la cubana Edelmira Robato. Alrededor de 1880, su padre llegó a ser propietario de una plantación de caña de azúcar.

El Príncipe de Asturias y Edelmira Sampedro.

Edelmira conoció a Alfonso de Borbón y Battenberg (hijo de Alfonso XIII) en el Sanatorio Leysin, en Suiza, donde éste recibía un tratamiento ya que padecía hemofilia. Era el hijo primogénito de los reyes Alfonso XIII (1886-1941) y Victoria Eugenia de Battenberg (1887-1969) y fue heredero a la corona española desde su nacimiento.

El príncipe Alfonso tuvo una salud muy frágil durante toda su vida, además de una formación insuficiente y de dificultades para desarrollar funciones públicas a causa de las crisis generadas por su enfermedad.


Pero como Edelmira no pertenecía a ninguna familia real, requisito que debía cumplirse para no perder los derechos de sucesión al trono, el príncipe renunció a sus derechos sucesorios por escrito en Lausana el11 de junio de 1933, para poder casarse con ella. Desde entonces utilizó el título de conde de Covadonga.

Boda de Alfonso y Edelmira.

Se casaron en la Iglesia del Sagrado Corazón de Ouchy el 21 de junio de ese mismo año. Pero no tuvieron descendencia ni duraron para siempre; se divorciaron poco después en La Habana el 8 de mayo de 1937. Ella le exigió una pensión de 100 dólares mensuales y todos los regalos que había recibido de él.

Con Marta, La Lagarta, modelo cubana de alta costura.

Al parecer a Alfonso de Borbón y Battenberg le “fascinaban” las cubanas. Volvió a contraer matrimonio, civilmente, en la Embajada de España en La Habana el 3 de julio de 1937, con la cubana Marta Ester Rocafort y Altuzarra (1913-1993), quien era modelo de alta costura y tenía como apodo “La Lagarta”. Pero este segundo matrimonio le duró menos que el primero: se divorciaron en la ciudad de La Habana el 8 de enero de 1938. Tampoco tuvieron hijos.

Alfonso en las piernas del Rey Alfonso XIII.

Alfonso pasó más de la mitad de los treinta y un años de su corta vida internado en hospitales, sufriendo operaciones y con dolores terribles. El 6 de septiembre de 1938 tuvo un accidente de automóvil en Miami, que aunque no fue grave, un golpe recibido le causó una hemorragia interna que no pudo atendérsele por la hemofilia. Falleció en el hospital Gerland de Miami.


En 1985, ya restaurada la monarquía en España, por orden del rey Juan Carlos I sus restos fueron trasladados al Monasterio de El Escorial. A esta ceremonia acudió Edelmira. Fue la única mujer que la Familia Real reconoció como esposa del príncipe, aunque la apodaban "La Puchunga".


Edelmira, la “Puchunga”, murió en Coral Gables, Florida, el 23 de mayo de 1994.

14 comments:

Anonymous said...

Estimada,Ambar:
Como todos sus escritos ,excelente.
Usted como siempre tan culta.
Gracias

Ambar said...

Gracias anónimo, no me canso de rescatar historias perdidas de cubanos que hiceron o vivieron hechos que valen la pena ser contados. Saludos!

Taoro said...

Interesante historia.
No me extraña esa pasión del principe por las cubanas, porque como decía el gran Ignacio Piñeiro en aquella vieja canción......"La cubana es la perla de Eden".
Gracias Ambar, sus artículos son muy cautivadores.

lola said...

Puchunga le llamaba mi madre a una de sus biznietas.
Le cuento una anécdota, mi abuela que durante mucho tiempo trabajó de doméstica en casas de gente adinerada, estuvo al servicio del príncipe, mi madre contaba las historias que le hacía mi abuela, y al parecer al príncipe le gustaban mucho los mojitos que mi abuela le preparaba, y era muy espléndido con ella, cuando él se divorció y se marchó le dio una tarjeta a mi abuela para si él algún día volvía a Cuba fuera a verlo. Así sucedió y mi abuela se presentó en el hotel preguntando por su alteza, no la dejaron pasar, imagínese una señora mulata de aspecto humilde, entonces ella enseñó la tarjeta que tenía, así que al final pudo verlo él se mostró muy cariñoso con Dª María como el la llamaba y antes de marcharse le hizo un regalito.
Saludos,

Eufrates del Valle said...

Que anecdota estimada Lola!
Si recuerdas mas sobre el principe, dejanoslo saber.
Conocio tu abuela a la Puchunga?

Anonymous said...

Estimado, Eufrates:
La verdad que este blog esta escapao!!!

Ambar said...

Hola Lola,
De verdad nos sorprendiste con la anécdota de tu abuela. Por eso nos complace tanto rescatar historias casi olvidadas, pues mira cómo luego nuestros lectores, a su vez,tienen la oportunidad de traernos hasta sus recuerdos de familia.¡Saludos y sigue con nosotros!

Güicho said...

Apenas 3 años después el Rey inglés renunció a la corona por una americana divorciada dos veces. Desde entonces el embollamiento real -vamos a llamar las cosas por su nombre- con plebeyas se ha vuelto una epidemia. Cónyugues de monarcas o príncipes herederos europeos son hoy una cubana, una argentina, una australiana, varias divorciadas -y hasta con hijo anterior-, entre otros. Falta sólo que un príncipe maricón se case con Ricky Martin.

Anonymous said...

Hola Guicho,
Gran honor seria para cualquier realeza del mundo,que un tipo como Ricky Martin entrara a su medio.
saludos

Eufrates del Valle said...

Estimado Guicho, me uno al comentario del anonimo 12:01pm.

Este blog no es homofobico, todo lo contrario. La eleccion sexual de un hombre no lo hace maricon; desde mi punto de vista, un maricon es un hijo de puta, chivato, como los Roni, Serpa, etc. hasta llegar a los Castro.

Le aplaudo al Ricky Martin que haya salido del closet. Su preferencia sexual no lo hace "un maricon".

Ambar said...

Otra de las cubanas que luego formó parte de la realeza europea fue María Teresa de Luxemburgo, 'La Criolla". Es hija de Mestre, uno de los antiguos dueños de la CMX, fundador de la tv cubana...y efectivamente, ya nadie se asombra cuando príncipes y princecas se casan con plebeyos, pero en el siglo XX era algo escandaloso.
Ricky Martin ya es un rey por su música y por su belleza física y espiritual.Hace rato se demostró que nadie tiene la sangre azul, así que: "¡Son válidas todas las mezclas siempre que sean en nombre del amor!"

Güicho said...

Tranquilos, que mi mejor amigo es gay, pero usar "príncipe maricón" era tan irrenunciable como mirar un buen par de tetas al pasar. No soy gringo.

Y, por supuesto, si Ricky Martin mezclase su extraordinaria clase con la rancia decadencia ex incestuosa de la realeza europea sería un honor inmerecido para la segunda.

lola said...

Mi abuela trabajaba para otra casa de gente rica, cuando la boda de la Sra. Edelmira parece ser que la familia de ella estuvo buscando entre sus familias conocidas para que les "prestaran" alguien de confianza para atender al príncipe, hacerle los recados y cosas de esas, y mi abuela fue la elegida. Yo siempre me reía mucho cuando mi madre se ponía a hacerme las historias esas, sobre todo si salía el rey en la tele, y mi madre decía ¿y a éste también le gustarán los mojitos?
Saludos,

esampro said...

Jaaaa, Me apellido Sampedro tambien, Realmente no recuerdo mi familia en cuba venir de sagua. Mis abuela Mariano Sampedro creo vino de espana directo a Camaguey. Pero no recuerdo bien. Si se conocen muchas historias de realeza con cubanas ( Conde de Villanueva ) aunque oculta bien conocida despues.