Friday, December 21, 2007

EL SEGUNDO MEJOR EMPLEO DE EE.UU


Mis dos islas tienen un raro destino con la fecha del primero de enero. Una para bien, la otra para mal. Hablo hoy de un primero de enero benigno, fecha próxima en la que se celebrará el 110 aniversario del nacimiento de esta metrópoli llamada El Gran Nueva York.



El 1º de enero de 1898 Robert Van Wyck tomó posesión del City Hall como primer alcalde de The New York City, ciudad donde por primera vez se agruparon los cinco condados del área: Manhattan, Queens, Brooklyn, El Bronx y Staten Island.

Se dice que los dos empleos más prestigiosos de los Estados Unidos son el de Presidente de la Nación o el de Alcalde del Gran New York. Este último empleo lo han ejercido 18 políticos hasta el momento. Sin embargo, su primer servidor público, Van Wyck, fue calificado como un “dictador” corrupto, que participó en la inflación artificial del precio de la leche, entre otros escándalos políticos. Su logro mayor fue obtener para la Ciudad el primer contrato para la construcción del sistema de trenes subterráneos valorado en $35,000,000.
Para conocer la historia de cada uno de los 18 alcaldes puede visitar la página de internet del gobierno de esta ciudad. Detrás de cada uno de ellos hay antecedentes curiosos o un legado interesante. Desde hijos de inmigrantes italianos, descendientes de irlandeses o judíos polacos, hasta un alcalde de raza negra como David Dinkins o uno gay como Edward Koch, han ocupado el segundo puesto más codiciado del país.



Debo confesar que siento gran admiración por Fiorello LaGuardia (1934-1945), quien está reconocido como uno de los mejores alcaldes de la historia de la ciudad. LaGuardia fue un hombre que por 12 años luchó contra la corrupción en la alcaldía, y supo atraer a muchos profesionales talentosos para realizar grandes proyectos públicos. Se le atribuye haber puesto los intereses de la ciudad por delante de los intereses políticos, construyó parques, viviendas para personas de bajos ingresos, puentes, escuelas y hospitales. También unificó el sistema de transporte rápido de la ciudad y presidió la construcción del primer aeropuerto municipal en la Bahía de Flushing, nombrado posteriormente como se le conoce en la actualidad: LaGuardia Airport.

Fiorello LaGuardia restauró en los neoyorquinos la fe en sus funcionarios electos y se le recuerda como un alcalde que aparecía de primero tanto en la escena de un incendio como en la de un desastre natural, se presentaba sin anunciar en las agencias gubernamentales, periódicamente conducía la orquesta municipal y hablaba semanalmente en la radio.




Otro de mis preferidos es Edward Irving Koch (1978-1989). Este descendiente de polacos judíos, cuando tomó posesión de la alcaldía encontró que el tesoro municipal estaba prácticamente vacío. En su primer término puso en marcha una serie de medidas que culminaron con la restauración del crédito de la Ciudad y un presupuesto duplicado. También se le recuerda como el alcalde gay. Al dejar la alcaldía su popularidad se mantuvo; todavía hoy día Koch juega un papel activo en la sociedad neoyorquina, imparte conferencias, es columnista de un periódico, tiene su propio programa de radio y actúa de juez en un show popular de la televisión. Además, ha trabajado en comerciales de la TV anunciando el servicio de FreshDirect. Todo un personaje. Una noche tuve el placer de tenerlo a mi lado en el teatro.



Cuando me mudé a New York en 1994, estrenaba alcaldía Rudolph Giuliani, quien en la actualidad es uno de los candidatos a la presidencia por el Partido Republicano. Muchos de mis amigos lo odian, pero a mi él me encanta. Limpió la Ciudad volviéndola segura, rescató la 42nd Street de las manos de los vendedores de droga y los SexShops, transformándola en una calle iluminada, llena de teatros y con vida, y comenzó la guerra sin cuartel contra el cigarrillo, algo que ha prendido –como he podido observar- en la mayor parte del mundo (que conste, yo fumo, pero no dejo de reconocer el daño que hace). Y cerró con broche de oro su mandato demostrando su capacidad de liderazgo durante los sucesos del 11 de septiembre del 2001.

Pero, además de todo lo que he contado, fue capaz de hacer reír con sus apariciones en los escenarios de Broadway o en el programa Saturday Night Live, como pueden apreciar a continuación:




Nuestro actual alcalde, Michael R. Bloomberg, es otro de mis personajes favoritos. En cada esquina hay una construcción; los bares, restaurantes, tiendas y teatros se mantienen llenos todos los días de la semana, y la Ciudad sigue segura. Se empezó a construir el primer tramo de una nueva línea de subway para dar servicio al área de la Segunda Avenida y la gente se nota contenta en la calle.



Este alcalde es billonario. Su salario es de $1.00, para cubrir las formalidades legales, y va a su oficina en el City Hall todas las mañanas como un newyorker más, en subway...

4 comments:

el amigo de Sumi said...

Eufrates, mira que los cubanos son-somos- exageraos, man! El segundo mejor empleo del mundo, give me a freaking break, dude!

Pero lo que me impulsa a escribir es el comentario ligero sobre el Giuliani. Comprendo que es tu blog y tus opiniones, man pero ese senor es una amenaza estos dias que quiere ser nuestro presidente.

Un tipo al que ni los hijos le hablan, la verdad es que a mi no me hace ninguna gracia. Hay un monton de evidencia por ahi de los desmanes de Rotten Rudi, if you're interested.

Por lo demas, sigo enganchao con este blog todos los dias.

Take care,

El amigo de Sumi

Eufrates del Valle said...

Amigo de Sumi: Creo que leyo mal. En ningun momento he dicho que ser alcalde de NY es el segundo mejor empleo del mundo. Lea de nuevo. Es el segundo mejor empleo de los EE.UU. Y no se me ocurrio a mi. Es una frase muy usada aqui en NY, tanto por politicos como la gente en la calle. Sobre Giuliani: Conozco sus defectos como politico, pero sus virtudes -en mi opinion particular- son mayores. Vivo diariamente los beneficios que dejo los dos terminos de su administracion. Que escribi ligero, me dice usted? Bueno, eso es lo que hago en cada post. No he tratado en ningun momento de hacerme pasar por profundo. Se pueden decir las cosas mas serias del mundo de una forma ligera para que el mensaje sea agudo y llegue a mas gente. Siempre ha sido mi motto en el periodismo. Y parece que a usted le atrae porque pasa mucho por aqui. De todas formas, me alegra su discrepancia. El Imparcial siempre estara abierto a las confrontaciones, siempre que las opiniones se expongan sin vulgaridades o se vuelvan solariegas. Saludos y millones de gracias. Ah! "Y que viva la Insoportable Levedad del Ser"

Los Miquis de Miami said...

eufrates, a pesar de los rigores del trabajo de político, muchos de ellos viven de su cargo, no sé guiliani o el resto de los que mencionan, pero al menos en los países latinoamericanos que conocemos, es una carrera para hacerse millonarios y matan por un puesto en la política.

Eufrates del Valle said...

Mucha razon, Miquis. No me gustan los politicos y cuando voto por uno (como ya escribi en uno de mis post anteriores) voto por el diablo menor, ya que son un mal necesario. Pero reconozco cuando uno de estos little devils deja una buena huella en la comunidad donde vivo. Gracias por la visita y el comentario.