Wednesday, October 29, 2008

ARQ. CHEO MALANGA: EL PARQUE QUE LO VIO CRECER


“El Parque Maceo”

Por: Arquitecto Cheo Malanga

Fotos: Sargento Arencibia (especialmente para El Imparcial Digital desde La Habana) y archivo personal de Cheo.

El bello y romántico Malecón habanero posee varios monumentos a lo largo de su recorrido, el monumento al general Máximo Gómez, al Maine, a Calixto García, a los estudiantes de Medicina, etc. Uno de los más importantes de este recorrido, por su escala y significación, es el monumento al Mayor General Antonio Maceo, ubicado en el parque del mismo nombre.


El parque Maceo está ubicado frente al Hospital Hermanos Ameijeiras y el convento de las Hijas de la Caridad. Constituye uno de los espacios públicos más importantes del municipio Centro Habana.


En la explanada que hoy ocupa el parque se construyó, entre 1856 y 1861, la Batería de la Reina o San Lázaro, una fortaleza militar colonial compuesta por una gran edificación circular, con una batería mirando hacia el mar. Contaba con alojamientos para una guarnición de 250 hombres y 44 piezas de artillería. La Batería de la Reina fue demolida a principios del siglo XX, quedando abandonado el lugar.



Las obras del Malecón concluyeron en la caleta de San Lázaro, una entrada de mar. Luego se construyó el muro, se pavimentó el lugar y se dedicó a parque sólo una pequeña porción de terreno, en la que más tarde se levantaría una estatua ecuestre del Titán de Bronce. Como era usual en la época Republicana, se convocó a un concurso el 2 de febrero de 1911 para seleccionar el mejor proyecto. El italiano Domenico Boni ganó el concurso y el 20 de mayo de 1916 el artista inauguró el conjunto escúltorico. Sin embargo, el parque no se llegó a construir totalmente, a pesar del boom constructivo del momento, conocido como “la danza de los millones”, producido por el aumento del precio del azúcar.


El monumento fue realizado en granito y todas las piezas escultóricas en bronce. Posee en los cuatro ángulos de la base figuras que representan la Acción, el Pensamiento, la Justicia y la Ley. El frente es un relieve de Mariana Grajales en el acto de hacer jurar a sus hijos fidelidad a la patria. Alrededor del pedestal aparecen grandes relieves con cuatro momentos esenciales en la vida del héroe: Mangos de Megía, Protesta de Baraguá, Cacaragícara, y La Indiana.

La estatua ecuestre de Maceo corona el Monumento; en ella aparece el Titán de Bronce sosteniendo las bridas de su caballo con una mano y en la otra el machete. El corcel se encuentra con sus dos patas delanteras levantadas, significando que Maceo murió en combate. La figura está orientada de espaldas al mar. Esto se debe a que, atendiendo a una regla escultórica, se pone de frente al mar la estatua que se localiza cerca de la costa, si se trata de un extranjero, y de frente a la tierra si es alguien nativo del país.


Luego de su inauguración, la estatua permaneció algo abandonada, por lo que varias publicaciones de la época, entre ellas las Revistas Arquitectura y Carteles, se hicieron eco del penoso estado del lugar y comenzaron a reclamar una solución. En 1925 deciden mejorarlo a partir del “trasnochado” proyecto de Francisco Centurión, ganador del concurso convocado al efecto en 1921. Al parque se le añadieron una serie de elementos de mal gusto, como ranas, tinajones, cañones, y hasta la portada de un cementerio, que lejos de embellecerlo, lo ridiculizaban. Muchas fueron las protestas, y entre las más fervientes estuvo la de Emilio Roig; finalmente retiraron los elementos que lo afeaban.


En el año 1960 el parque fue rediseñado totalmente, adquiriendo otra imagen. Se aumentó el área a 30,000 metros cuadrados y se construyó un túnel soterrado que une al parque con el muro del Malecón. Del parque original sólo quedó el monumento, el torreón y la fuente. Se le agregó el túnel, una zona de juegos infantiles, un anfiteatro, dos cafeterías, baños, un pequeño parque junto al muro y áreas verdes. El anfiteatro fue demolido hace unos años, recuerdo que el escenario era una plazoleta sobre el agua y en el mismo se ofrecían espectáculos infantiles.


En 1996, con motivo de los cien años de la caída en combate de Maceo, se realizó una nueva reparación, que incluyó la colocación de reflectores al Monumento, un asta de bandera cerca del conjunto escultórico y luminarias en todo el parque.


De este parque guardo bellos recuerdos de cuando era niño, y más reciente, cuando durante los carnavales habaneros era cercado para acoger famosas orquestas de música bailable. Penosamente, aquella idea temporal de cercar el parque se eternizó y durante varios años el parque permaneció cerrado con una horrible cerca que impedía el libre tránsito por sus áreas. Hace poco tiempo fue sustituida por una cerca permanente y estéticamente algo más lograda, que restringe el paso del público a un horario específico: entre las 7 a.m. y las 12 de la media noche. El motivo de esta medida fue evitar que la indisciplina ciudadana destruya las instalaciones y áreas verdes.



Cheo no se acostumbrará nunca a ver este parque, que lo vió crecer, correr libremente y amar, cercado totalmente. Lejos de cualquier cuestionamiento estético, no creo que cercar y restringir el paso a un parque sea la mejor forma de educar a los miembros de una sociedad, que hoy nacen y crecen con una desmesurada indiferencia al cuidado de su patrimonio.


Este majestuoso monumento a nuestro Titán de Bronce y el hermoso parque son un justo homenaje a uno de los líderes independentistas más destacado y valeroso de la segunda mitad del siglo XIX en América Latina.







13 comments:

Zoe said...

Creo que el arquitecto Che Malanga tiene un hermoso libro en sus manos. Este post me dio mucho gorrión, porque es cierto, de que en un momento de la vida, los lugares son los que empiezas a extrañar.

A Cuban In London said...

Excelente reportaje, eu y don cheo! Yo creci a una escupi'a de alli, y cada vez que viajo a la isla llevo a mis dos hijos a que jueguen en el mismo parque donde su padre jugaba pelota o se sentaba con sus amigos de la escuela secundaria Jose Marti, la cual fue la instalacion a la que asisti durante tres an-os.

Ahora mismo entre ver las fotos de Cheo y oir a David Bowie cantando 'Life on Mars' se me aguan los ojos. Cuantos recuerdos me trae este parque. Si mal no recuerdo mi primer beso fue ahi a la tierna edad de 13, en octavo grado con una muchacha que se llamaba Marta. Los retos de 'break-dance' tomaban lugar en la glorieta en los 80 y el tunel nos servia de terreno de pelota para nuestros "cuatro esquinas".

Muchas gracias por estos maravillosos reportajes, don eu, don cheo y el sargento arencibia.

Saludos desde Londres.

Olga Admiradora said...

Cuántos recuerdos del Parque Maceo, sobre todo mi suegro que en Paz descanse que iba ante esa estatua a comunicarse con él, no se si a pedirle o a darle quejas de lo que sucedía en Cuba, el era muy patriota, vivíamos muy cerca, en 25 y O.
Me horroriza saber que han cercado ese Parque, otro más de los tantos cercados, no es el único, esa es la muestra del Sistema: el absoluto cierre de todo lo que sea libertad, ni en los parques...
Pobre Patria mía! Hasta cuándo!
Gracias Cheo cada miércoles espero tu post bien tempranito! Excelente!

Isis said...

Otro post a agradecer al arquitecto Don Cheo Malanga, preciso siempre, enriquecedor.
Sin desdorar las fotos del sargento Arencibia, y a nuestro dilectísimo Eufrates.

Aguaya Berlín said...

También me trajo muchos recuerdos este post... Ver el parque en las fotos, rodeado por rejas que no conocía, me puso triste: si fueran sólo los parques los que cercan y alejan de los demás!

Los miércoles son especiales en El Imparcial...

Un abrazo para el Arq., Eu y el fotógrafo,
AB

Anonymous said...

Muy bueno, excelentes fotos.
Gracias.
Saludos
Sandra, la arquitecta camagüeyana

Javier de Castromori said...

Como me gustan esos post que desempolvan! Es muy importante siempre mirar para atras, ver lo que dejamos y continuar... Las fotos son maravillosas.

Zoe said...

Quise decir Cheo.

Anonymous said...

Gracias una vez mas Arquitecto, pero que triteza ver ese muro, es como escribio algo una buena metafora de la cerrazon nacional y de la degradacion ciudana.

Muchas veces me sente en ese parque a ver los chiquillos jugar cuando vivia en La Habana

Tuta

GeNeRaCiOn AsErE said...

Gracias Cheo, por tocarnos ese botón que va directo al pecho y nos conecta con esa ciudad que llevamos con nosotros, sin importar el espacio y el tiempo.
Hay un sentimiento de pertenencia y un consenso unánime sobre la necesidad de repararla y revivirla.
La Habana y Cuba entera espera por nosotros. Espero que tengamos tiempo.

saludos, tony.

el amigo de sumi said...

Cuantas memorias, un buen recorrido con el toque personal del Arquitecto, eso esta bien.

Como a Tuta a mi lo que mas me impresiono fue el muro ese, que desastre! Ese afan de control del pais- de los genizaros que lo destruyen- siempre me hizo sentir como preso.

Yoana said...

Gracias Arquitecto por traerme a la memoria dulces recuerdos de mi infancia centrohabanera, cuando mi abuelito me llevaba - yo creo que todos los días - a ese divino parque que estaba a sólo tres cuadras de mi casa (en San Lázaro y Lealtad). Llegué a ver la triste cerca, la fea, pero siempre pensé que era tamporal. Ver esta, "más estética" pero también más permanente me ha hecho muy mala impresión, pero me quedo con las preciosas fotos de cuando no era una jaula, como la isla entera. Un saludo desde Oviedo, lleno de parques pero ya con fríoooo

arq:Cheo Malanga said...

Muchas gracias a todos por pasar y dejar sus comentarios.

Zoe:
Ojala Cheo pudiera tener una pequeña porción de su talento como escritora para poder llevar estos posts a un libro.
No se preocupe por su habitual omisión de la "o" de Cheo.

Cuban in London:
Ha sido un gran placer que haya disfrutado este post, visitado nuestro barrio y recordado ese inolvidable "primer beso".
Nuestras historias tienen mucho en comun, yo tambien jugué y amé en ese parque. Con la única diferencia que en el lugar donde jugabas "cuatro esquinas", durante la noche se convertía en mi romántico lecho de amor.
Un gran saludo.

Olga:
Que bella anécdota la de su suegro.
Los que conocimos, corrimos y disfrutamos a nuestras anchas de este gran espacio abierto no nos acostumbraremos nunca a esa imagen. Esa cerca es un signo altamente preocupante de los valores de una sociedad en peligro.
Al igual que usted, yo tambien espero cada Miercoles sus comentarios.

Isis:
Muchas gracias.
Personas como usted son las que inspiran estos modestos posts.
Un gran abrazo.

Aguaya:
Gracias por pasar y sus siempre halagadores comentarios para Cheo.
Saludos.

Sandra:
Gracias colega por su comentario. Esperamos poder seguir contando con ellos... y sus habituales visitas.
Saludos.

Javier:
Tiene razón. Esa "energía" que tomamos al mirar atrás, es lo que nos permite continuar.
Gracias por su comentario.

Tuta:
Los muros y cercas que surgen constantemente en ambas orillas pueden caer en un dia. Lo que no será facil es recuperar los valores perdidos.

Asere:
Espero que el "tiempo" no se siga convirtiendo en nuestro enemigo, porque entre huracanes tropicales y huracanes "verde olivos" solo recogeremos el polvo de esa bella ciudad.
Lo mas dramático es el cartel ubicado a la entrada del parque: "Habaneros, cuidemos el monumento al Mayor General Antonio Maceo.

Amigo de Sumi:
Son interminables los recuerdos de ese parque y sus alrededores. Gracias por acompañarnos en este paseo por nuestro patrimonio.

Yoana:
Ademas de compartir este bello parque y dulces recuerdos, tambien compartimos nuestro barrio.
Cheo vivió durante veinte años a solo unas cuadras de tu casa, en San Miguel y Lealtad.
Un caluroso saludo desde Miami.