Wednesday, January 28, 2009

ARQ. CHEO MALANGA: LA CASA DE LA CALLE PAULA


“Casa Natal de José Martí”

Por: Arquitecto Cheo Malanga
Fotos: Remigia Tuero (desde La Habana) y archivo

Hoy se conmemoran 156 años del natalicio del más grande de todos los cubanos, José Martí. Viajaremos hasta la casa, convertida en museo, que lo vio nacer en la habanera calle de Paula.


El Museo Casa Natal de José Martí se encuentra ubicado en la calle Leonor Pérez No. 314 entre Egido y Picota, municipio Habana Vieja, provincia Ciudad de La Habana.
Esta casa de dos plantas, típica de la arquitectura colonial habanera del siglo XVIII y construida entre los años 1810 y 1812, está ubicada próxima a la muralla que rodeaba la ciudad.


La casa formaba parte de las propiedades del convento de Santo Domingo y al ser expropiados los bienes de la congregación de los padres dominicos en 1841, fue controlada por la Junta de la Moneda que procedió a subastarla. Fue adquirida en subasta por el español Sebastián Bornany y en 1848 vendida a su coterráneo Juan Matías Cabezas.Matias Cabezas la alquiló en 1852 por 15 duros oro, al teniente de artillería de la Real fortaleza de La Cabaña Juan Martí y Navarro, y al sargento primero del Cuerpo de artillería, Mariano Martí y Navarro.


Juan Martín, su esposa y dos hijos ocuparon la planta baja del inmueble, mientras que Mariano y Leonor Pérez ocuparon la planta alta al contraer matrimonio el 7 de febrero de 1852. Once meses después, el 28 de enero de 1853, nació en esta casa el primogénito del matrimonio de Mariano y Leonor, a quien nombraron José Julián. En ella nacieron dos hijas más, Leonor en 1854 y Ana en 1856. La familia habitó la casa hasta mediados del año 1856 cuando se mudaron a otra zona de la ciudad.


Como homenaje al insigne patriota cubano, se fundó en 1900 la Asociación de Señoras y Caballeros por Martí, con el objeto de adquirir la casa y dedicarla al recuerdo del Maestro. Fue entregada a Doña Leonor en 1901, quien residió en ella hasta su muerte en 1907; luego se convirtió en casa de inquilinato.


En 1922 el Ayuntamiento de La Habana propuso el cambio de nombre de la calle Paula por el de la madre del Apóstol, pero no es hasta 1950 que sucede tal sustitución. Desde entonces, la calle se denominó Leonor Pérez.


La casa donde nació José Martí, el Héroe Nacional de la República de Cuba, fue convertida en Museo en 1925 y declarada desde 1949 Monumento Nacional. El inmueble atesora objetos personales, manuscritos, testimonios, libros y otras pertenencias relacionadas con su intensa vida política, social y literaria.

22 comments:

A Cuban In London said...

Don eu y cheo malanga ustedes hacen lo cotidiano extraordinario. Muchas gracias.

Saludos desde Londres.

Zoe said...

Muy agradecida por este post que tantos recuerdos me trajo. Esa casita la visité decenas de veces. Pero comentada por el arquitecto Cheo Malanga es un lujo.

Alfredo Pong said...

No se si saben que en esta casa nació Cachao, Israel López, donde vivió por muchos años, es algo interesante a agregar a este magnífico articulo. Saludos al colega Cheo Malanga.
Pong

Olga Admiradora said...

Una linda manera de honrar al Maestro.
Muchas gracias,

Eufrates del Valle said...

Wow!!!! Estimado Pong, primera vez que oigo de tal coincidencia! Deja que lo lea el arquitecto! Excelente dato!

Desafortunadamente, nunca visite la casita, aunque, por supuesto, todos los 28 de enero oi hablar de ella....

Neysa G said...

Excelente. Que seria de nosotros sin Ustedes?

Isis said...

Don Cheo, thanks a lot, he vuelto de su mano allí.
Mis saludos al estimado Don Eufrates.

Aguaya said...

Yo tampoco la he visitado... pero espero hacerlo algún día, ni sé cuándo, pero se trata simplemente de un lugar que todo cubano debiera conocer "de cerca".
Saludos Arq., saludos Eu!

Anonymous said...

Mis respetos para Marti, y para el Arquitecto, es por eso que siempre vengo a este blog: gracias por supuesto Don Eufrates.

Tuta

Marta G. said...

Este es el museo que mas visite en mi infancia cuando visitaba a mi tía en la calle Curazao, entre Jesús Maria y Merced muy cerca de este lugar, es cierto lo de Cachao yo lo vi cuando lo comento en una entrevista que le hicieron en la TV de Miami, buen post para recordar a nuestro Apostol. Gracias cheo.

Olga Admiradora said...

En los años 80, los viernes en la tarde, la Banda Nacional de Conciertos daba una función en el parquecito al lado de la casita de Martí. Desafortunadamente por lo que veo en las fotos ya hoy ese parque está "cercado" ...

Alfredo Pong said...

Para reafirmar lo antes dicho por mi, este es un fragmento de una entrevista a Cachao por el periodista colombiano Cesar Pagano:

¿Es verdad que nació en la misma casa natal de José Martí y que el día del cumpleaños del héroe se formaba un problema?

“Sí, cómo no, ahí nacimos todos. En la calle Paula 102, en el barrio Belén de Cuba, todos los años ocurría una verdadera peregrinación. Mi familia ha vivido mucho tiempo allí. Y todos los años, el 28 de enero cuando se conmemoraba el nacimiento de Martí, teníamos que dejar la casa para la visita de los escolares y sus profesores. Imagínese, teníamos que abandonar la casa, después de pintarla cuidadosamente”.
Saludos
Pong

Taoro said...

Recuerdo una ocasión en que mientras esperaba la llegada de un tren en la Terminal de Trenes, decidí visitar la casita de Martí.
Muy emocionante e inolvidable aquella visita.
Mis respetos para el Apóstol.

Anonymous said...

Bello homenaje, mis respetos a todos. Niobe.

nc said...

Me place leer sobre Marti, especialmente si se escribe con talento y respeto, como lo hace el arquitecto y los que han comentado antes.
Gracias Eu

Rosa said...

Precioso artículo. Yo tengo una postal igual a la foto que pusieron aquí, y fui más de una vez con mi hija que chiquitica me insistía: mamá, llévame a ver la "cashita" de Martí! Gracias por los bellos recuerdos.

Anonymous said...

Me gusta mucho esa foto de Doña Leonor Pérez. Sandokán.

ric said...

Siempre me ha resultado curioso la cantidad de veces que se retrató Martí a lo largo de su vida. No era común en la época, ni siquiera para personas de mejor posición social (y él, el pobrecito, jamás tuvo donde caerse muerto, dándolo siempre todo a los demás)

arq: Cheo Malanga said...

Muchas gracias a todos por participar, con sus comentarios, en este modesto homenaje a José Martí.

Pong:
Interesante historia, no la conocía. Quizas por ello los valores humanos de Cachao fueron muy similares a los de nuestro apóstol.
Muchas gracias por enriquecer este homenaje.

Güicho said...

Eso de las coincidencias de casas natales y el valor humano parece que tiene su cosa. Sino miren que Raúl nació en la misma barbacoa que Fidel.

Excelente reportaje de Cheo. En la casa natal de Martí estuve unas cuantas veces. También visité la de Antonio Maceo en Santiago de Cuba. Por cierto, aquellos mulatos bisneros vivían mejor que los gaitos milicos martianos.

Alba said...

Muchas gracias, Don Cheo, por este fabuloso fotoreportaje. Me ha provocado Ud. un viaje como los de Proust: simplemente, regresaron hasta los olores, el sonido de las voces de otros niños y toda la emoción al visitar aquella casita durante una actividad escolar.

Me gustaría agregar que el sitio entra en la categoría de reliquia, logrando la "inmersión" del visitante en un ambiente de época. Esto no sucede con el otro museo dedicado a José Martí, en la Plaza de la revolución, donde a pesar de recurrir a una museografía más atractiva, todo huele a discurso oficialista y no pasa de ser un mausoleo gélido. La casita de Paula, en cambio, tiene la belleza de las cosas simples, con sus trazas que revelan el valor de lo auténtico.

Se agradece su homenaje. Saludos desde Montreal,

Isbel

Belkis Cuza-Malé said...

Me llama la atenciòn lo que usted dice, arquitecto, sobre el nacimiento de Martì, a los ocho meses, y no a las nueve. Antes se decìa que no se salvaban los que nacìan con ocho, pero no asì los de siete. Muy interesante.
O serà que Martì naciò de nueve meses?
El artìculo, como todos, es bellìsimo y ùtil. Conozco la casita y sé que es un sitio bendecido, que nos traslada a la època de esos primeros años de Martí. Pero ademàs, què hermosa casita!!!
Mil gracias, amigo Cheo.
Bendiciones,

Belkis