Monday, January 25, 2010

LA CULPA ES DE FIDEL


La semana pasada, mientras revisaba las películas que ofrecía el canal Sundance, tropecé con Blame It On Fidel. Aunque estaba a punto de dormirme, con ese título creo que no hay cubano que se le resista si se lo ponen delante de sus narices. Y lo que es mejor, el filme me mantuvo despierto hasta sus créditos finales. Sí, ya sé que “estoy atrás del palo”, porque La Faute à Fidel -su título original pues la cinta es francesa- fue realizada en el 2006. Pero, bueno, yo la vi la semana pasada, y si el despiste no puedo cargárselo a quien-ustedes-saben, muchas de mis “musarañas en la azotea” bien que podría, por la misma razón que el personaje central de la película.


Anna, la protagonista, es una niña francesa de 9 años, hija de un abogado y una freelancer que escribe para la revista Marie Claire, en un hogar parisino de clase media alta. Su historia transcurre entre 1970 y 1973. En ese período su padre deja su trabajo para convertirse en enlace entre los chilenos de la Unidad Popular que llevan a Salvador Allende al poder en Chile, y Francia. A partir de ahí, Anna comienza a interpretar el mundo según sus circunstancias y lo que le escucha decir a las personas que la rodean.

Julie Depardieu, en su rol de la madre de Anna, y Stefano Accorsi, en el del padre.

Su primera lección política la recibe de Filomena, su niñera, una exiliada cubana en París, quien le explica que la culpa de todo es de los barbudos rojos. Cuando la estabilidad familiar comienza a desmoronarse, sus nuevas niñeras resultan mano de obra más barata que la anterior, su amplia y confortable casa se reduce a un apartamentico, y los barbudos chilenos ocupan toda la atención de sus padres -entre otros subtemas- Anna saca sus propias conclusiones.


Mi risa en medio de la madrugada debe haber despertado a varios vecinos. Es que, de pronto, me vi retratado en Anna, pero en un marco histórico con varios años de antelación.

Por ejemplo, la virginidad de mi inocencia política creo que la perdí en noviembre de 1963; yo tenía 6 años y cursaba mi primer grado, cuando en Dallas, Texas, asesinaron al presidente norteamericano John F. Kennedy. Mi madre, que era en la época una entusiasta de Kennedy por su dedicación a la igualdad racial en los Estados Unidos, tenía una gran foto suya en blanco y negro, y hasta ese momento, Kennedy era lo más cercano a lo que yo quería ser cuando fuera grande. Aquella ilusión duró hasta 2 ó 3 días después de su asesinato, cuando en la escuela primaria nos pusieron a cantar:

“Míster Kennedy se murió / y lo fueron a enterrar / y el sepulturero dijo / yo no entierro a ese animal…”

La foto de Kennedy desapareció de mi hogar, tal como el cuadro del Sagrado Corazón de Jesús que presidía la sala de la casa de mis abuelos fue a parar al último dormitorio, y yo pasé el resto de mi infancia visualizando a John F. Kennedy tal como lo veía en la foto en blanco y negro de mi madre, pero con un par de orejonas de burro que mi imaginación le agregó arbitrariamente después de cantar aquella dichosa cancioncita.


Anna, la protagonista de La culpa es de Fidel, me recuerda a mí mismo y a mis confusiones, como aquella vez que le mostré orgullosamente a mi abuelo materno mi primera pañoleta de pionero, y mi abuelo, como si yo no existiera, se viró hacia mi abuela y le dijo: “Si fuera mi hijo le arrancaba ese trapo del cuello ahora mismo”.

La frase de “… la revolución se hizo para que todos fuéramos iguales… “, que constantemente se oía en la televisión a principio de los sesenta, debo confesar que me llenó de entusiasmo después que el célebre Manuel Piñeiro, también conocido por Barba Roja y amigo de mis padres desde sus años mozos, le celebrara en la playa de Santa María el cumpleaños a su hijo Manolito y enviara “su” Impala a nuestra casa para llevarnos a dicha fiesta. Fue el primer carro que vi con un teléfono (o lo más parecido a tal aparato que podía tener un carro en aquella época), y yo esperaba con ansias el día en que la revolución nos igualara poniéndole teléfonos a los carros de mis padres.

Aunque por motivos distintos, como Anna también perdí mi paraíso cuando nos mudamos a una casa algo más pequeña, después que dos de los empleados domésticos, el mulato Conrado y el chino Wilfredo, le dijeran a mi madre -ya divorciada- que la dejaban pues iban “a incorporarse a la revolución”, y ella sola no podía manejar aquella inmensa propiedad con varios niños incluidos. Tiempo después mi abuelo comentó, jocosamente, que de tanto que se habían incorporado, los dos “…mal agradecidos, que siempre fueron tratados como familia…”, pararon en un campo de concentración porque a ambos “les había picado un cangrejo”, frase que mi abuelo usaba para referirse a los hombres afeminados. Por buen rato imaginé a Conrado y a Wilfredo con un cangrejo colgado en el culo cada uno.

François, el hermanito de Anna, interpretado por Benjamin Feuillet.

Anna tuvo en su hermanito François como una especie de Pepe Grillo. Yo tuve el mío en mi hermana mayor. En una escena en que Anna le reafirma a François que la culpa es de los barbudos rojos, el niño le dice que Santa Claus es rojo y tiene barba. El fragmento me recordó el día que le dije a mi hermana que cuando fuera grande me iría a luchar a la Sierra Maestra, y ella me contestó: “¡Qué Sierra Maestra, chico…! Si no bajas al patio por un simple panal de abejas…”

A mis 9 años, la edad del personaje protagónico de La culpa es de Fidel, el instinto de supervivencia emocional me orientaba. Había quedado totalmente a su merced a la hora de emitir un comentario, y cuál versión podía dar en la escuela, en el parque con mis amigos o en mi casa. Esa antena que cada niño cubano ha tenido que activar inconscientemente para interrelacionarse en la sociedad guió el resto de mi vida en Cuba, al punto que hasta en una época llegué a creérmelo. Anna pudo darse el lujo de cuestionarse todo en voz alta, porque ella -en su contexto- era la distinta en una sociedad que continuaba funcionando sanamente. Mis submundos ya eran parte de la gangrena.


La película me encantó y se la recomiendo a todo aquel que todavía esté “atrás del palo” como estuve yo hasta la semana pasada. La historia, basada en la novela Tutta Colpa di Fidel, de Domitilla Calamai, seguramente le sacará “los guayabitos escondidos”, como le sucedió a este otro cubano. El filme fue el primer largometraje de ficción de Julie Gavras, hija de Costa Gavras -¿recuerdan Z y Missing?- quien supongo se vio retratada en Anna, personaje magníficamente interpretado por Nina Kervel.


Al final, las devastadoras consecuencias internacionales provocadas por ese laboratorio experimental que ha sido Cuba desde 1959, han hecho que medio siglo después todos los afectados -de decenas de nacionalidades diferentes- señalemos con el dedo hacia el mismo lugar. Es que, aunque parezca tan absurdo como morirse de frío en Cuba, el primer eslabón de la culpa es Fidel Castro. Colgados a ese eslabón, todos los que un día le creímos su retorcido cuento.

15 comments:

Alfredo Pong said...

Mi querido Eufrates: La Culpa NO es Solo de Fidel, un solo hombre no mancha de sangre y pudre toda la historia de los últimos 50 años en Cuba, son muchísimos cubanos y no cubanos los que desde un principio y aún hoy, siguen de muy diversas formas alimentando la bestia,a cambio de mendrugos,viajes y prevendas, por miedo, ignorancia u oportunismo heredado de padres cobardes.
Al punto a que hemos llegado TODOS, no hay pasaje de regreso, no hay trenes ni choferes para ese viaje, y en la estación hay un mendigo, que piensa que al futuro se llega olvidando el pasado y quemando el presente.

Eufrates del Valle said...

Estimado y bien ponderado amigo Pong, fijate que asi termino el post:

"... el primer eslabón de la culpa es Fidel Castro. Colgados a ese eslabón, todos los que un día le creímos su retorcido cuento."

Pero el autor intelectual de todo lo que ha pasado no fue Marti, fue el mismisimo Fidel...

Yosi said...

Parece muy buena la pelicula, yo estoy detras del palo porque ni sabia de su exisitencia. Vere si la encuentro en el Sundance Channel. Que historia en sus memorias estimado Eufrates, me remontan a una epoca que solo escuchaba de boca de mis abuelos, como decian "Batista era un niño de teta al lado de este mounstruo" y como leí por ahí, la culpa de todo es de Fidel.

Demøniø.Belfegør said...

La culpa es de la gusanera!!!!de seguro!!

Eufrates del Valle said...

Demonio Belfegor, te deje pasar esta anormalidad solo para decirte que no me ofendes con lo de gusano. Como no tienes argumentos, solo ofensas, este es el primero y ultimo comentario tuyo aqui, porque como el blog del Cacique... "ESTE BLOG NO ES DE... TU VIEJO SADICO"

Olga ADmiradora said...

en mi casa me enseñaron a decir... "compañero son los bueyes..." lo decia por dentro cuando impusieron el "compañero" por el "señor"... asi creci, nunca estuve engañada por ese sistema, cada uno tiene su historia...

interesante pelicula mientras que expresen nuestra realidad, ya ni las quiero ver, no es que olvide pero tampoco soy sádica... el fascismo-comunismo de Fidel lo detesto, cuando vi la Lista de Schindler lloraba recordando como se inicio el fascismo tan parecido al sistema establecido en nuestro pais...
Eufrates, el barba roja ese que los mando a buscar en el impala fue el que "construyo" a los chavez, evos y semejantes bestias que surgen ahora pero que llevaban años alimentando... debe estar ardiendo en el infierno por haber hecho tanto daño!!!
Prefiero los lunes dar un paseo por la gran manzana...
la pelicula la debia poner en los cines de La Habana, no?

Eufrates del Valle said...

Querida Olga, es el mismo. Pero no puedo cambiar la historia, el fue amigo de mis padres desde que eran unos jovenzuelos en los anos 50. Con el tiempo, tras 1959, el contacto se fue perdiendo paulatinamente.

Hasta donde se, la pelicula no se ha exhibido en Cuba; te la recomiendo, la vas a disfrutar, creo ...

Alfredo Pong said...

El auto que tenía Barba Roja fué decomisado ( robado ) a el hermano de mi padrastro, que era un re-patriado que regresó después de vivir muchos años en Miami, en el 1960, él que era un especialista en la nueva tecnologia de pinturas de vynil y llegó a Cuba para ayudar a continuar la puesta en marcha de la fabrica de pinturas S.W. de San José de las Lajas que era en esa época la más avanzada en su género en todo el mundo, y el pobre tonto útil, trajo en el Ferry su auto con teléfono que " perdió' en la primera semana...le dijeron que ese era su primer aporte a la revolución y ni siquiera le dieron un centavo u otro auto a cambio...

Eufrates del Valle said...

Vaya coincidencia estimado Pong!

Por eso le puse las comillas al "su"; yo tendria 3 or 4 anos cuando esa anecdota, pero, desde que empece a procesar las cosas que pasaron por mi mismo, no me ha quedado duda que ese impala tuvo un verdadero dueno.

Taoro said...

No conocia la pelicula. La buscare.
Muy emocionante el paralelismo entre las dos historias, Don Eufrates.

PLUTARCO said...

Hace mucho que no oía eso de "gusano" como calificativo a una actitud democrática ante la vida. Pero la historia se ha encargado de demostrar que los verdaderos gusanos son los que se arrastran o reptan alrededor de los "barbudos rojos", los lameculos comunistas que han sostenido a Fidel y su pandilla. A Fidel , el día que se muera lo meterán en una caja llena de agujeros para que los "gusanos" vomiten afuera. Interesante película, Éufrates y si he de asumir que soy un gusano lo hago con la esperanza de que algún día podré vomitar sobre la tumba de los Castros. Y a tomar por saco los cubanólogos de pacotilla.

Gusano Alegre said...

Muy buen articulo Eu.
Que triste existencia la de los ahora "Demonios de Aruca" que deben estar cambiando constantemente sus ideologias y principios de acuerdo al que mejor les pague.
Yo sere gusano, pero tengo principios y alegria en mi alma.

Eufrates del Valle said...

Gracias Gusano Alegre, digo lo mismo. Como tu, tambien un Gusano Alegre... LOL!

Estimados Taoro, Yosi y Plutarco, cuando vean la pelicula me cuenta de sus "guayabitos alborotados..." LOL!

Ilustre Pong, me quede pensando en el carro de tu pariente. Creo que tengo una foto de ese dia, toda la familia lista para el party, delante del carro... si la encuentro, la scaneo y te la mando por e-mail... Si mal no recuerdo era dorado o carmelitoso...

Yosi said...

Ya la puse a grabar para mañana miercoles a las 11:30 am !!

Eufrates del Valle said...

LOL!... nos cuentas luego estimada Yosi!