Tuesday, June 10, 2008

DELIVERY BOYS & RUNNERS


La Ciudad de New York está plagada de ciclistas. Aparecen por todas partes. Por las aceras, aunque está prohibido. Al doblar una esquina. En dirección contrario al tráfico. En un elevador de un edificio de viviendas. En un vagón del subway. Vaya, que tienen el don de la obicuidad.


Aunque muchos neoyorquinos se trasladan en bicicletas, la mayoría de los ciclistas que se encuentran por las calles de Manhattan son los delivery boys o los runners. Los primeros, generalmente visten un delantal o unas camisotas blancas, o en su efecto, el uniforme del restaurante para el cual trabajan. Los segundos, regularmente, visten pantalones de licra y como especie de unas mochilas planas, o llevan tubos en la espalda.


Como prácticamente todas las cuadras de la Ciudad tienen un Deli –que es como una especie de bodeguita de la esquina a la cual uno ordena el azúcar que le falta, o un bagel para el desayuno, o cosas de emergencia- cada barrio cuenta con un hormiguero de devlivery boys de un lado a otro. En su mayoría personas ilegales, ellos viven por lo general de las propinas. O, si trabajan en un restaurante, el pago que reciben por hora es muy elemental, casi siempre por debajo del salario mínimo. Uno de los delivery boys del Deli de mi cuadra, por ejemplo, me contó el otro día que el dueño del Deli, un coreano, le hace pagar a él la mercancía antes de salir a llevar el pedido. Y el dinero lo repone cuando entregue la orden y el cliente pague. Esta noticia me dejó perplejo.

A su vez, otro día mientras fumaba un cigarrillo en una acera y un runner, a mi lado, ponía la cadena y el candado a su bicicleta, me enteré de que los runners ganan por comisión. Por eso se les ve pasar como flechas en medio del tráfico.
Demás está decirles que tanto los delivery boys como los runners son parte de esa gama de personas y personajes que mantienen vibrante a la Ciudad de New York.










Fotos: Eufrates del Valle. 2008.

9 comments:

Aguaya Berlín said...

Por aquí los hay también, Eu. Se mantienen en forma con el ejercicio diario y llevan los pedidos puntuales a sus destinos.

Isis said...

Saludos¡ al gran reportero de New York, Eufrates del Valle!

Anonymous said...

Aquí en París han puesto los véli-vélo, para todo el mundo, y pesan esas bicicletas más que aquellas chinas. Grosse Tête.

Taoro said...

Excelente reportaje Eufrates, pero cuidese de las bicicletas.

GeNeRaCiOn AsErE said...

reportajes como estos, alimentan la globalidad de la bloguera y los disfruto muchísimo, la verdad.
Otra estampa de n.y. que conocemos y compartimos aquí.
;)

Los Miquis de Miami said...

si la cosa sigue así con la gasolina, habrá que buscarse la de uno. estos ciclistas no están tan locos ni perdidos. mientras no se use la "atómica" de chávez.

garrincha said...

qué buen posteo, euf.
no pierdas la costumbre.

Ernesto G. said...

Pronto nos veremos todos montando bicicleta. O mudandonos para Canada si sale Obama. No, wait a minute, Canada no que ahi ya tiene el socialismo que quiere Obama. Zoe, consigueme un efficiency en Paris!!!

Cristian said...

Sin duda es una ciudad en que se utiliza mucho las bicicletas y una puede ver a gente movilizarse a diario con ese medio. En nuestro país se quiere llevar a cabo esta medida pero aun falta y solo se limita el uso de bicicletas en general para el delivery. Recuerdo que en colombia pasa algo similar a nuestro país, me acuerdo que solia pedir comidas a domicilio en
bogota
y era el único momento donde veía gente manejar bicis