Wednesday, October 28, 2009

ARQ. CHEO MALANGA: TEATRO NACIONAL


“Teatro Nacional de Cuba”

Por: Arquitecto Cheo Malanga
Fotos: Sargento Arencibia

En el conjunto de edificios que rodean la Plaza Cívica sobresale una edificación que impresiona por su expresiva volumetría, monumentalidad y modernidad, el Teatro Nacional de Cuba.


El Teatro nacional de Cuba es un edificio de líneas modernas, a pesar de haber sido diseñado y construido hace unos 50 años. Es un edificio compuesto por tres volúmenes principales que alojan dos salas de teatro y una torre de equipamiento técnico. De todos los edificios que rodean la Plaza Cívica es el que más expresa volumétricamente su funcionalidad.


Los orígenes de este Teatro fueron muy accidentados. El Teatro fue construido en los terrenos de la zona conocida como la Ermita de los Catalanes. Se ubica en una parcela de 1,775.69 metros cuadrados conformada por dos terrenos, el de la finca “El Factor” y el de la Sra. Cecilia Sarrá. El proyecto fue aprobado por el ingeniero y Ministro de Obras Públicas Manuel Febles Valdés y el presidente de la República Carlos Prío Socarrás, en febrero de 1951. En junio del mismo año se creó un Patronato de lo que sería el Teatro Nacional y se convocó a un concurso para la selección del anteproyecto del edificio.


Fueron concedidos tres premios. El primero fue otorgado al arquitecto Julio Conesa. Los dilatados trámites burocráticos demoraron la entrega del terreno al Patronato y el 10 de marzo de 1952 se produjo el golpe de estado de Batista, lo que demoró un poco más el proceso. El nuevo gobierno de Batista asumió la continuidad del proyecto, colocándose el 29 de junio de 1952, en acto público presidido por el propio presidente, la primera piedra.


El contrato de construcción se firmó con la Purdy and Henderson Company a un costo de $2, 275,000.00 y con un tiempo de duración de 18 meses. Las obras comenzaron a paso muy lento hasta que inexplicablemente se agotó el presupuesto y se aplazó la inauguración prevista. Entre los años 1954 y 1958 aparecieron nuevos contratos que sólo adelantaron parcialmente la obra y se dio otra fecha de inauguración, enero o febrero de 1959.


Ya todos sabemos lo que ocurrió el 1ro de enero de 1959. El nuevo “gobierno” encontró el Teatro sin concluir y entre los meses de enero y mayo nombró nuevos arquitectos y personal de la construcción para su culminación definitiva. Pero la culminación encontró un nuevo obstáculo, los planos constructivos estaban en poder de los proyectistas anteriores. La construcción continuó con los impedimentos que esto significaba y el 16 de junio de 1960 quedó inaugurada, a medio terminar, lo que es hoy la Sala Covarrubias. El Teatro recibió como nombre “Teatro Nacional de Cuba, Gertrudis Gómez de Avellaneda”, en homenaje a la insigne escritora cubana, y porque, además, el actual teatro García Lorca (Centro Gallego), ya ostentaba el título de Teatro Nacional.


Veinte años más tarde, el 3 de septiembre de 1979, fue inaugurado todo el conjunto con una Gala Artística con motivo de la celebración de la VI Cumbre de los Países no Alineados.


El teatro posee dos salas de teatro, La Sala Avellaneda y la Sala Covarrubias. La Sala Avellaneda está formada por un volumen trapezoidal con una monumental fachada cóncava acristalada y posee una capacidad de 2,254 asientos entre sus tres niveles de observación. La Sala Covarrubias es también un volumen trapezoidal de menor tamaño, con una fachada acristalada y pórticos que soportan el segundo nivel de observación. Posee una capacidad de 805 asientos entre sus dos niveles de observación, y debe su nombre a Francisco Covarrubias (1775-1850), dramaturgo considerado fundador del Teatro Cubano.


En la torre central del edificio se aloja la maquinaria del escenario de los dos teatros y en su noveno piso un espacio multiuso utilizado para representaciones de teatro experimental, talleres y laboratorios especializados, ensayos, grabaciones de vídeos, etc. Un bloque anexo de un nivel aloja oficinas y otro de dos niveles soportado por columnas redondas es la sede del Conjunto de Danza Moderna.


Actualmente el teatro posee dentro de sus instalaciones dos salas donde se ofrece música cubana en vivo, el Café Cantante “Mi Habana” y el Piano Bar “Delirio Habanero”.


Los exteriores y jardines poseen una bella y exhuberante vegetación, entre las que se destacan las palmas reales. Cuenta también con esculturas cerámicas de conocidos artistas plásticos cubanos, como Rita Longa, Raúl Martínez, Roberto Estopiñán y Alfredo Lozano, entre otros.


El Teatro Nacional es sin dudas un valioso ejemplo de arquitectura moderna donde se conjugan armoniosamente lo utilitario y lo estético.

14 comments:

HBN said...

Excelente como siempre, magnifico trabajo, hace tiempo que quería ver la planta del teatro, he oído decir que era posible la visión conjunta del escenario convertido en uno solo desde las dos salas, no si giratorio o simplemente levantando las divisiones. Por cierto tenía entendido que los arquitectos fueron “Arroyo y Menéndez”

jecuevas said...

Gran obra que no recuerdo si llegué a conocer interiormente. Un concepto muy moderno de teatro cuyo arquetipo se sigue repitiendo hoy día en muchas ciudades europeas.

La anécdota: la foto donde aparece el árbol caido sobre la calzada. O había caído hacía poco tiempo o estarán esperando a que se seque del todo para simplemente "barrerlo".

jecuevas said...

Perdón, me acabo de dar cuenta que o del árbol caído es sólo un efecto óptico de la rama de un árbol más cercano sobre la sombra de otro junto a la acera.

SelgasArt said...

El Teatro Nacional, es solo un nombre en mi recuerdo. Quizas,porque estaba en la "Plaza". Mi unico recuerdo simpatico de la "Plaza", es La Biblioteca Nacional; a la que frecuentaba "voluntaiamente".
Iba mucho al Guignol, por lo atrevido de su teatro para adultos; considerado como uno de los teatros mas Avantgarde en mi epoca. Teatro Estudio y el Hubert de Blanck, tambien estan en mi lista; sumando la Cinemateca y muchos otros cines.
Asi que gracias a este post; el Teatro Nacional quedara registrado en mi memoria como otro "Big White Elephant"...ignorado, caprichosamente por mi.

Eufrates del Valle said...

Estimado jecuevas, iba a comentarte sobre el efecto optico de la rama cuando entro tu nuevo comentario.

Personalmente, guardo muchos, muchos recuerdos de ese teatro; aun mas, del Cafe Cantante, en su primera epoca de inaugurado.

Taoro said...

WOW, recuerdo que cuando estaba becado mis salidas, durante los fines de semana, eran a la Sala Covarrubias.
Las áreas exteriores del teatro, con su abundante vegetación y obras de arte, inspiraban mucha paz. Aunque el mayor atractivo era ver bajar por las escaleras a las bellas bailarinas del Conjunto de Danza Contemporánea, que tenía su sede en el Teatro.

Olga ADmiradora said...

...disfrute mucho del Nacional, ambas salas, sobre todo ballet, hasta clases de teatro para niños a las que llevaba a mi hija...
es un conjunto muy bien logrado, agradable hasta el parqueo con su bien concebida vegetacion
No conocia su historia, o mas bien no la recordaba quizas mencionada en alguna clase por Segre o Juan Garcia...
Gracias, Don Cheo!

Zoé Valdés said...

Conservo bellos recuerdos del teatro, particularmente de aquella trilogía de Tenesse Williams por Carlos Díaz, de Bodas de Sangre, también... y del Café Cantante, por cierto... Gracias a Cheo por este hermoso regreso virtual.

Anonymous said...

Sí, el Café Cantatne era mi refugio, y también vi mucho teatro y ballet. Gracias, señor Cheo Malanga, y usted, amigo Eufrates. Sandokán.

Arq: Cheo Malanga said...

Muchas gracias a todos por pasar y dejar sus comentarios.

HBN:
Gracias por su acertado comentario sobre un importante dato, ausente en el post.
El ganador del concurso para seleccionar el anteproyecto original fue el arquitecto Julio Conesa, bajo el gobierno de Carlos Prio Socarras. Al producirse el golpe de estado de Fulgencio Batista aparece entonces un nuevo proyecto de la firma Arroyo-Menendez, integrada por el arquitecto Nicolás Arroyo Marques (nuevo Ministro de Obras Públicas de Batista)y su esposa Gabriela Menéndez.
No se si las dos salas se convierten en una sola. Fui a muchas presentaciones en las dos salas y nunca las vi convertidas en una sola, aunque por la disposición es posible. Saludos.

JECuevas:
Tiene razón, un concepto de teatro muy contemporáneo ya en la Cuba de los 50's.
Siempre oí decir que las dos salas poseían una excelente acústica debido a algunas cavernas subterráneas que existían debajo de la edificación.

Selgas:
A todos los cubanos nos persigue ese sentimiento involuntario de rechazar el conjunto que edificaciones que rodean la Plaza por su significación política, pero no podemos dejar de reconocer que esos edificios, construidos todos antes del "aguacero", poseen una calidad de diseño y ejecución admirables.

Eufrates:
Asi que usted tambien anduvo por el Café Cantante, que pena que no asistimos en la misma época para conocernos antes.

Taoro:
Recuerdo tambien las bailarinas.

Olga:
Al igual que usted yo tambien disfruté mucho ese teatro, el Café Cantante y el parqueo de la Sala Covarrubias, ideal para una siesta por sus sombras, su silencio y las brisas.

Zoé:
Gracias a usted por acompañarnos en cada viaje. Saludos.

Sandokan:
Usted no se perdia nada durante su estancia en Cuba. Saludos

Anonymous said...

Usted siempre tiene una carta debajo de la manga, Don Cheo. Ese lugar nunca me gustó mucho, por su cercanía con el Consejo de Estado y demás. Pero sin duda alguna, tiene usted razón, arquitecturalmente es muy valioso. Niobe.

Aguaya said...

Excelente!!!!!!

Aguaya said...

Ah, por cierto, en la sede del Conjunto de Danza Moderna recibí clases durante un an~o, de Danza Contemporánea ;-)

pablo said...

PJ
Muchos recuerdos me traen esas fotos,yo fui de los que trabajo ahi desde septiembre del 79 hasta el 93,
saludos a los que me conocen y andamos por los mundos de Dios,por la Pj saben quien soy, a los de alla saludos tambien y cuidenlo mucho como hicimos los que aun lejos seguimos queriendolo...