Thursday, October 29, 2009

CONVERSACION SIN OBSTACULOS CON CEPP SELGAS

Fotos: Natacha Herrera ©.

El día que conocí a Cepp Selgas, sin extenderle la mano ni saludar a la amiga que intentaba presentármelo, giré alrededor suyo, concentrado en su cabeza. Más allá de la plasticidad del tatuaje como última pieza de un rompecabezas, vi al artista que integra el cuerpo a su obra. Primero yo vi la obra.

Nos presentó Zoé Valdés el verano pasado, durante su última visita a New York. Desde entonces, Selgas se me ha vuelto cotidiano. La semana pasada almorzamos en El Tina, una fonducha dominicana en el Alto Manhattan, con un mostrador de viejas banquetas, y 2 ó 3 mesitas comprimidas, pero que vende la mejor sopa de mariscos de toda la ciudad, llamada 7 Potencias, a sólo $3. Salimos de allí oleando a pescado y con el compromiso de esta entrevista.

Me intrigaba conocer la historia de este pintor surrealista cubano, que a través de un concepto estético complaciente, golpea con símbolos monstruosos o desgarradores, que en momentos me transporta a Gustav Klimt o a Jorge Arche. Por otra parte, sucede que la conversación con Selgas enfrenta muchos obstáculos, entre ellos interminables incidentales que me hacen perder el hilo de la historia. No me quedaba otra variante que el de las preguntas escritas.

Paralelamente, la fotógrafa Natacha Herrera, colega y amiga, acababa de tener dos sesiones de fotos con Selgas, buscando un retrato de él para su portafolio. Esta Serie es de su autoría.

Selgas, ¿cómo transcurrió tu vida en Cuba?

Mi vida en Cuba transcurrió en el escenario histórico que describe David Lago en "Los sonidos del silencio". Mi madre me decía que yo había nacido con muy buena estrella, creo que debido a que nací la víspera del 25 de diciembre, fecha en que curas y monjas visitaban los hospitales y yo, en esa acostumbrada visita, terminé bautizado y con una canastilla extra, ambas amarillas, así que desde el primer día de nacido quedé liberado de las garras del diablo; liberado también de la terrible situación de verme a tan temprana edad exclamando... Oh my God, I haven't got a thing to wear! Y liberado también de haber sido expuesto a otro mortificante color, pues resulta que el amarillo es mi favorito.

Entre 1954 y 1959 era yo muy niño para entender palabrotas como democracia. Lo de patria ya yo lo tenía resuelto con la mismísima imagen de Martha Batista luciendo el rojo gorro frigio. Esa misma "Martha Batista-Patria", creadora de los comedores escolares de las escuelas públicas, y en esa Patria teníamos Días de Reyes, fiestas Navideñas, verbenas, carnavales, semanas santas y días patrióticos, que por ser libres de escuela nos sabían a gloria.

Así es que mis primeros años de existencia transcurrieron en esa vida normal, que por parecernos tan normal no llegamos a apreciar. Conclusión, ¿qué coño sabe un niño de democracia?

¿Qué te impulsó a salir del país en 1980?

Esa "Castro-enteritis" aguda que padecíamos (que seguimos padeciendo), fue mi principal impulso. Por suerte era aún niño cuando lo de la UMAP y muy viejo para ser pionero: dos pájaros de un tiro.

En aquel pueblo donde crecí le fui útil a varios organismos oficiales, debido a mi talento para hacer cartelitos, lo cual me convirtió en una especie de celebridad en la escuela primaria y secundaria, ya que era capaz de dibujar en la pizarra de la escuela, por ejemplo, la imagen de Camilo Cienfuegos en los acostumbrados homenajes a su increíble desaparición. Pero, por el simple hecho de ser una actividad artística ya te ganabas el otro cartelito, el de elemento dudoso. Así fue que terminó mi nombre en una lista negra del CDR más temido de aquellos lares.

Mi nombre en esa lista negra fue clave para mi expulsión de la Escuela Nacional de Artes en 1970. Desde entonces "mentir como Fouchet de vuelta al mentiroso" fue mi arma de defensa, así que cuando decidí vivir permanentemente en La Habana me hice miembro del CDR, y otra vez a pintar cartelitos, pero en esta ocasión decidí sacarle partido al horroroso logo, y de tanto mirarlo descubrí en su fondo como una especie de aura tiñosa. El tapiz que hice con esta idea fue premiado en 1977 por el Museo de Artes Decorativas con el título de "CDR anti-imperialista", en mi blog SelgasArt lo tengo colgado con el título de mi verdadera intención "Buitres Buitres". La eficacia de mi "rehabilitación" se la debo al brillante psicólogo Dr. Alberto Edreira y a la protección muy oportuna de Samuel Feijóo. Para ellos siempre dedicaré mis mejores pensamientos.

Mira qué ironía del destino, ¿quién me iba a decir que en el año 1980, el presentar aquella baja de la Escuela de Artes en la estación de policía, ésta se convertiría en mi pasaporte de salida del país vía Mariel.


¿Qué recuerdos guardas de tu llegada a los Estados Unidos? ¿Cómo te abriste camino en aquella época tan convulsa?

Recuerdo la sensación maravillosa que se siente como cuando te deshaces de una pesadilla y cómo el soñar que seguía en Cuba se convertía en otra recurrente pesadilla.

Recuerdo sobre todo haber podido alquilar en Nueva York un furnished room just across from Macy's, gracias a la recomendación de mi buen amigo Pepe Camejo, tan sólo dos meses después de mi llegada al país. Y principalmente, la suerte de haber encontrado en mi arrendatario a una especie de Aunte Mame cubano, un gran ser humano conocido como Julito, el camisero. También que ya para las Navidades de ese año estaba finalmente reunido con mi inseparable y entrañable amigo, el pintor Ernesto Briel. También recuerdo muy especialmente uno de los regalos más valiosos jamás recibido en mi vida hasta entonces, el libro "Informe secreto sobre la revolución cubana", de Carlos Alberto Montaner, donde entre otras cosas al fin pude entender a mis 28 años qué significaba la palabra democracia. El regalo fue de Julito para nosotros, acompañado con la devolución del dinero de la renta de ese mes, con una nota en el sobre que decía Merry Christmas. Estos amigos ya no viven, pero frecuentemente los revivo en el espacio de mis sueños, los mejores. De Julito recibimos los consejos más útiles que hoy aún aplico a mis problemas actuales.

Mi primer año y medio trabajé de limpiapisos, lavaplatos y busboy (en ese orden), en el restaurante Trattoria del entonces PAN AM Building. Por otro año y medio trabajé como ilustrador y diseñador gráfico para la revista oficial del Inter-American Safety Council, gracias a Jorge Hernández Guerrero, también Marielito y buen viejo amigo. En 1984, ya con un buen portafolio de diseñador gráfico y un mal inglés, aconsejado por Julito me fui a una entrevista a la oficina de empleos para profesionales, donde logré que me contrataran en la revista GAZETTE del American Kennel Club, donde trabajé hasta el año 1995. Conservo muy buenos recuerdos de mis colegas americanos y aún mantengo buenos amigos de esa revista.


¿Cómo y cuándo la pintura se vuelve imprescindible para ti como medio de expresión?

Desde los tres o cuatro años, pues recuerdo que ya hablaba y por lo que te voy a contar, también cantaba. Sucede que esto de ponerme a pintar empezó como una tarea que mi madre me puso, para interrumpir mi letanía con la cancioncita "... había una vez un barquito chiquitico..." con esa continuidad diabólica que decía "... y si esta historia no te parece larga, la volveremos la volvereeeemos a empezar..." Y ya ves, como siempre fui un niño obediente, aún después de cincuenta años, sigo haciendo la tarea.

Mira las cosas de la vida, cuando mi madre enfermó gravemente en el año 1988, el gobierno de la isla no me permitía viajar a Cuba. Pinté mi primera Virgen de la Caridad para poder lidiar con el triste evento y resultó que la pieza llamó fuertemente la atención del crítico de arte Giulio V. Blanc y terminó donada por él al Museo de Arte Cubano; el de aquellos tiempos. Mi madre murió el 18 de febrero, dos días antes de mi primera exposición personal en Estados Unidos.


Recientemente conversábamos sobre algunos artistas cubanos que dejaron huellas profundas en la Ciudad de New York. ¿Cómo recuerdas, por ejemplo, a la pintora Ana Mendieta y al escritor Reinaldo Arenas?

En cuanto a Reinaldo Arenas, lo primero que tengo que decirte es que admiro y disfruto mucho su obra. Y como dato curioso añado que él fue mi vecino en La Habana y mi vecino en Nueva York, hasta los últimos días de su vida. No llegué a conocerlo tan a fondo en La Habana, por lógica, recuerda que era mi período Fouchet y Reinaldo estaba muy rebelde, como todo el mundo sabe. De todas formas yo nunca fui una sola persona para él: siempre mencionaba a los "Brielgas", para referirse a Ernesto Briel y a mí, de forma cariñosa. Creo que fue muy justo que terminara siendo el poster boy de la Generación Mariel. El es uno de los grandes monstruos de la literatura cubana.

En cuanto a Ana Mendieta, creo que fue una artista fascinante y su obra es significativa en el arte cubano creado prácticamente fuera del suelo patrio. Me parecía genial el constante uso de su propio cuerpo como extensión de su obra. En los tempranos años de la década del 80, conocí su trabajo pero no a la artista en persona.

Y en cuanto a las especulaciones sobre su horrible muerte: siempre fui de los que descarté el suicidio, pues de haber sido el suicidio su último artist statement, ella lo hubiera grabado fílmicamente como una conclusión de su trabajo. Triste final el de esta gran artista.


La obra de la generación de artistas del Mariel es poco conocida por los cubanos que salimos de la Isla posteriormente, por razones injustamente obvias. ¿Cómo describirías a esa generación de la que formas parte?

Para comprendernos, insisto en que visiten "Los sonidos del silencio", de David Lago. Así que en esta respuesta sólo te diré que para nosotros, la generación perdida, la salida a través del éxodo del Mariel fue la única oportunidad de escapar de aquel caldo de cultivo donde sólo valían la pena los futuros hombres nuevos, para el famoso futuro luminoso. La cosa es que ese hombre nuevo ya existe, pero al parecer el presente-gran-apagón no permite divisarlo. La trampa del futuro es que siempre queda para el futuro. Muy inteligentes estos rojos.


En tu blog se aprecia inmediatamente que eres un ESCHERmaníaco. ¿Qué te lleva a ello?

Otra vez me remonto al remoto pasado. La revista BOHEMIA, en su número primero del año 1961, ilustró su contraportada con dicha fecha en múltiples posiciones: diagonal, vertical, horizontal y de cabezas. Visto esto me fui corriendo hacia mi madre y le comenté: “… mira, 1961 se puede ver al revés y al derecho, y de adelante hacia atrás”. A lo que ella me respondió: “Ay mi hijito, no te me vayas a volver loquito, que ya con tu padre es suficiente”.

Siempre me fascinaron los rompecabezas por la inteligente certeza de sus contornos; fui también muy aficionado a las capicúas, y descubrí desde muy chico que el diseño de las lozas del piso de la casa de mi abuela, era toda una batalla visual entre fondo y figura. Para mi gran complacencia uno de los puntos principales de las clases de mi adorada profesora Antonia Eiriz era la importancia del fondo-figura, como interrelación en las obras visuales. Tengo un ex compañero de clases, mi amigo desde entonces, el pintor Yovani Bauta, que en mi defensa siempre dice que ya yo era Escheriano antes que ambos conociéramos a Escher.

Para culimnar, en una revista Correos de la Unesco del año 1974, me encontré una obra de M.C. Escher. Y las musarañas en mi mente encontraron el orden del difícil arte del Tassellations.


Recientemente participas en dos importantes exhibiciones: “Ajiaco…”, en New London, y “Pintores cubanos”, en la galería Ars Atelier de París. A partir de aquí, ¿qué proyectos tienes entre manos?

Tengo dos proyectos próximos en Estados Unidos; la más cercana es con mis queridos amigos Gainza en Miami, en diciembre de este año, cuya fecha exacta de apertura todavía no está anunciada. La siguiente es aquí en New York, en Jadite Galleries, titulada "The 13th Sign" en enero de 2010, con dos aperturas: 5 y 17 de enero, ambas de 6:00 pm a 8:00 pm, que permanecerá hasta el 30 de enero. Luego, una exposición, esta vez personal, en Ars Atelier, París, que se inaugurará el 7 de marzo de 2010. Además, seguiré pintando e intentaré terminar cuadros inconclusos. También me gustaría aprender movie-edition, pues quisiera incursionar en el vídeo como arte. Y, por supuesto, seguir “bailando con la vida...", if tomorrow comes.





Fotos: Natacha Herrera ©.

Selgas, un filme realizado por el cineasta Ricardo Vega.


21 comments:

David Lago González said...

Deliciosa entrevista: buena introducción, preguntas concretas, enjoyable replies, buenas fotos. Sobre "la generación perdida" (que yo llamo "la expresión obviada") ya por fin me arranqué a escribir estando en Philadelphia (increíble, he necesitado 30 años para hacerle frente). And one thing is for sure: TOMORROW COMES.

(Thanks for the promo, Cepp.)

Taoro said...

Excelente entrevista Don Eufrates.
Por ella puedo deducir que Selgas es un artista con mucho talento y una personalidad muy intensa. Gracias y éxitos en sus exposiciones.

Charlie Bravo said...

Magnifica entrevista y fotos!

Frida M said...

Photos, entrevista y artista de primera. Felicitaciones a todos.

Diana said...

Me hago eco, la entrevista es divertida e informativa, las fotos igualmente divertidas y buenas. Mis felicitaciones.

jecuevas said...

Buen acercamiento a la figura del artista.

Zoé Valdés said...

Una entrevista de primera, por el entevistador y el entrevistado. Bellísimas fotos. Selgas me acompaña siempre, con su obra, con su élan vital. Gracias a ambos.

Troglo said...

Buen trabajo. Tok

Anonymous said...

Adoro todo lo que este pintor pinta y se pinta en el cuerpo, sublimes tatuajes. Sandokán.

El Tinajón said...

Esta entrevista me ha facilitado el acercamiento al artista. Gracias.

JULY DEL RIO said...

ESPLENDIDA ENTREVISTA
ARTISTA MUY TALENTOSO
FELICIDADES.

Anonymous said...

Llego tarde, pero he tenido uno de esos días que no le deseo ni a mi peor enemigo. ¡Bravo por Selgas! Un artista sensacional. Vi su obra en la galería de unos amigos en Miami, y en New Jersey. Saludos a todos, gracias a ambos. La película de Vega es un poemazo. Niobe.

L Λ v Z x η said...

¡Buena entrevista!
Muy buenas fotos las de Natacha.

Gracias Euf

Gustavo Valdes said...

Don Eufrates, Natacha Herrera es un gran descubrimiento para mi. Sus fotos de Selgas son espectaculares. Que sentido maravilloso del color, la luz, el entorno. Selgas es simplemente irrepetible, por lo tanto inmenso. Gracias por el feliz "coupling" que nos regala hoy.

Alfredo Pong said...

Primera vez que veo un proceso creativo de forma lineal, es para mí,una revelación y no me apena admitirlo, ningún amigo pintor me ha permitido el regalo de ser testigo y aprendiz de su know-how, magnifica obra, Escher, y su visión fondo-figura también ha formado parte de mi modo de ver el mundo, me parece estupenda y muy especial su obra, cuenta con un admirador más, ya sé como quiero ser, cuando sea grande.
Pong

Alfredo Pong said...

Las fotos de Natacha son estupenda, siempre ha sido una gran artista en todo lo que hace, me enorgullezco de ser su amigo y su admirador.
Pong

J. Ferrer said...

Espléndida entrevista. Gracias siempre, Éufrates.

Olga ADmiradora said...

desde su tatuaje, pasando por la entrevista y terminando por su interesantisima obra con un manejo extraordinario de la figura-fondo...
Felicidades!

Tonino said...

¡Excelente entrevista! Gracias, Don Eufrates. Sin duda alguna, Cepp Selgas es un artista super excepcional. Y muy buenas también las fotos de Natacha Herrera, a quien he reencontrado recientemente gracias al blog de una amiga. Ha sido una gran suerte para mí, pues me encanta que me tomen fotos.

Aguaya said...

No lo conocía :-(
Excelente, Eu, excelente. Me encantan las entrevistas que pones en el blog.
Por cierto, Selgas se me parece al cantante de R.E.M.

SelgasArt said...

Gracias Eufrates!
La calidad fotografica de El Imparcial es lo mas que me atrae de este blog; y veo el mejor ejemplo de esto en el complemento esencial que las magnificas fotos de Natacha Herrera dieron a esta; mi reciente entrevista.
Gracias por haberme traido al centro de la belleza que ofreces.
Mi agradecimiento a todos los que comentaron tan positivamente.