Saturday, October 31, 2009

PLUTARCO CUENTA DE LA ALTEZA DE MARIANAO


Querido Éufrates:

Rodeado por Alemania, Francia y Bélgica se encuentra un pequeño país de la Unión Europea llamado oficialmente el Gran Ducado de Luxemburgo, con una población cercana al medio millón de habitantes y una extensión de 2,500 y tantos kilómetros. Una belleza de la naturaleza con una mezcla de culturas romanas y germánicas que la distinguen del resto de los países europeos…

Y tú te preguntarás ¿y esta historia a qué viene? Muy sencillo: La Gran Duquesa de Luxemburgo nació en Marianao, La Habana y sus padres José Antonio Mestre y María Teresa Batista-Falla huyeron de Cuba cuando asomó la cabeza Fidel Castro. Ella tenía entonces tres años y junto con su familia se instalaron en Nueva York.

Su Alteza Real María Teresa, Gran Duquesa de Luxemburgo, es conocida como “la criolla” por su origen cubano y su simpatía entre los ciudadanos de Luxemburgo.

“¡Alabao!” -diría la negra Cusa- “mira pa´eso ¡quién iba a decir que en Marianao iba a nacer una soberana que lleva corona y se sienta en un altar como si fuera una virgencita! Cuando yo lo digo… los cubanos estamos en todos los frijoles y algunos se codean con lo que más vale y brilla del planeta”.

Lo cierto es, querido Éufrates, que esta señora nacida en 1956 ha tenido una vida muy intensa de estudios, de idiomas y de hijos, tiene cinco. Y por su carisma despierta una gran admiración, por lo que fue nombrada por la UNESCO como Embajadora de Buena Voluntad para ayudar a las mujeres y los niños.

En el 2002, y después de 40 años, viajó a Cuba para conocer sus raíces. No hubo protocolo y se hospedó en el hotel Santa Isabel en La Habana Vieja, y caminó las calles, compró libros a quienes en la Plaza de Armas tienen armados sus tenderetes y conversó mucho con la gente (te podrás imaginar que era vigilada por muchísimos ojos) pero no frenó sus deseos de preguntar y saber de la Cuba tan diferente que pisaba. A su regreso declaró a los medios de prensa que su reencuentro con las raíces la había marcado. “Las personas son muy amables y eso me hizo sentir la cubanía de la que tanto me hablaron”.

De su viaje no se habló en Cuba… bueno eso no es nuevo… Te acuerdas del chiste aquel donde el maestro llama al padre de un alumno y le dice: “Su hijo no se ha enterado de que Martí había muerto”. El padre en actitud defensiva le responde: “Mire, profe, todos sabemos que el Granma publica lo que le conviene y eso seguro no lo han dicho todavía”.

¡Ay, Éufrates! Marianao tiene una Alteza Real. ¡Dios salve a la reina! Son cosas -reales- que a veces le pasan hasta los nacidos en Marianao.

Un abrazo, tu amigo Plutarco

12 comments:

Taoro said...

WOW, quien me iba a decir a mi, antiguo habitante de Pogolotti, que iba a tener una mujer tan bella colada en el mismisimo Ducado de Luxemburgo.
Plutarco esta metiendo...pa' 500.

SelgasArt said...

Tengo entendido que La Alteza es descendiente de los Mestre, que con la legendaria Mercedes Mestre a la cabeza, en los tiempos de Proarte y la fundacion del Museo de Bellas Artes: hizo tanto por lo artistas cubanos y por la cultura cubana en general.
Que estirpe...Ole...y Azucar!!!!!!!

Victor Mozo said...

Le estoy cogiendo gusto a este blog. Saludos y no olvide que cumplo con mi promesa. Ya está el logo de las Damas de Blanco en mi blog, y mañana pongo un artículo que ya le mencioné en un correo electrónico que le mandé ayer.

http://regardcubain.unblog,fr

Abel said...

ella tiene familia en Miami y dicen que a cada ratico se da un brinquito. Muy orgullosos estamos de su alteza, una mujer y madre ejemplar!

Zoé Valdés said...

Es una mujer que tiene muchísimo prestigio en Europa. En Luxembourg se hace un Festival de Poesía, donde estuve, y anunciaron que ella iría, pero por razones de trabajo no pudo. Lo que sentí muchísimo, me habría gustado al menos verla de lejito. Pero es una mujer que trabaja muchísimo por la humanidad, como bien señala Plutarco, y muy discrfeta. Gracias por el post que honra a quien tanto lo merece.

Anonymous said...

He visto algunas fotos de ella en celebraciones especiales, es una historia de amor muy bonita entre ella y el príncipe, y los hijos que dio son una prole bellísima. Niobe.

Anonymous said...

No conocía a Su Alteza guanabacoense, leí este post y me dirigí a google, y ya sé todo, o más o menos todo. Gracias a Plutarco. Sandokán.

Tonino said...

Yo tuve la suerte de ver de lejos a María Teresa de Luxemburgo durante la única vez en mi vida que he visitado el ducado. Ella entonces no era aún la Gran Duquesa, sino la Princesa de Luxemburgo. Dicen que desde que llegó al palacio estableció la tradición de comer frijoles negros, hechos al estilo cubano, en la cena de los viernes y que, por lo visto, tuvo tanto éxito que muchas personas en el ducado lo hacen también para celebrarla. No sé si es verdad, pero no me extrañaría que así fuera, pues ella no sólo es una mujer muy humana e inteligente, sino también muy admirada y querida allí.

Olga ADmiradora said...

una linda mujer en todos los sentidos y muy orgullosa me siento de haber nacido en su mismo año...
hasta donde llego el arroz con frijoles!!!

Charlie Bravo said...

Comparen con la estibadora, todo dicho.

Aguaya said...

Luxemburgo es precioso!!! He ido dos veces.
No solo frijoles negros... va y también ha difundido las recetas del congrí, de los tostones, del pudín, de la carne con papas, de la... en fin, no me extrañaría...
:-)

Güicho said...

Otro post de nivel.

No sabía que la duquesa hubiera visitado la isla. Fue un error de su curiosidad femenina. Ahora deben tener videos de ella hasta limpiándose el trasero ducal en el hotel.

Luxemburgo es pequeño, bonito, limpio y conservador. Un buen lugar para criar los hijos, si uno no precisa salir de casa para divertirse.