Thursday, December 4, 2008

LA NAVIDAD & THE CITY

Cinco horas antes de que encendieran el árbol navideño del Rockefeller Center.

No puedo evitarlo. Soy un fanático de la temporada navideña. Es una época de fantasía, y no hay lugar donde me sienta más a gusto que en la fantasía. Todas las ciudades y pueblos y calles del mundo civilizado se adornan. Claro, sabemos, menos las ciudades y pueblos y calles de Cuba; los esclavos no tienen derecho a sus fiestas, ni siquiera a reunirse, como los mayorales de la dictadura le acaban de ordenar a Yoani Sánchez. El gobierno cubano no acaba de caer en cuenta de que entre los pinos nuevos hay ya cimarrones.
Prosigo mi post, que en realidad está dedicado a la fantasía, esa que la dictadura me robó de niño. Menos mal que nunca es tarde si la dicha es buena. Desde que vivo libre he recuperado esa tradición que mi familia estiró hasta que no dio más la imaginación. Y New York fue la ciudad que me devolvió la magia.


Con ese ánimo salí ayer a tomar fotos por la Quinta Avenida. Mi primera parada, la Casa Cartier, que cada año es adornada como una gran caja de regalo.




Realmente no fue mi primera parada. Porque venía bajando hacia el sur desde la 59th Street. Les muestro un detalle de los arreglos de las ventanas del Hotel Plaza.


Los dejo paseando por esta fantasía de temporada, Quinta Avenida hacia abajo. Tal como hice yo ayer, reviviendo la magia de aquellas tardes con mis abuelos por la calle Galiano.









Fotos: Eufrates del Valle



12 comments:

A Cuban In London said...

Me he estado riendo para adentro con tu post, don eu. Pinos y esclavos, la imagen es tan fuerte. Lo otro es que me gusta como disfrutas la estacion naviden-a. A mi me pasa lo contrario, el 'Christmas' me deja frio y yerto, pero me encanta el tiempo libre con mi familia. De chiquito mi abuela siempre celebro Noche Buena por encima de las peleas de mi difunta tia (comunista del Partido), de mi prima (de la Union de Jovenes Comunistas) y de mi madre (miembro del partido, ex-alfabetizadora y ex-miembro del Ministerio del Interior). Mi padre fue el que siempre se rebelo y ponia el dinero para comprar el puerco para la cena de medianoche. Y yo le segui los pasos, por supuesto, ateo y humanista. Mi experiencia de los cubanos que vivimos en GB es que no podemos acostumbrarnos nunca a las Navidades por lo que sen-alas en tu post tan bien escrito. El gobierno nos quito la eleccion.

Espero que este diciembre te traiga ese manto blanco del que se cubre tu ciudad preciosa, segun lo que he visto en peliculas. En Londres ya no nieva :-(, solamente he visto la sen-ora de blanco un par de veces en once an-os.

Saludos desde Londres

Isis said...

Ay, Eufrates, qué bello post, cuán cierto, y hasta desgarrador, por todo lo que nos quitaron, por lo que dices.
Y qué fotos !!, el complemento perfecto.
Gracias.

Anonymous said...

Estimado Eufrates, el elocuente Cubano de Londres hace casi innecesario mi comentario: me sucede casi lo mismo, y soy como un bicho raro por estos lugares, a mi me robaron la fantasía, y si me pongo la careta y hago la payasa es por mis nietos- por mis hijos no, ellos lo saben...

Pero igual me alegra la alegría de los demás, así que mis felicitaciones y mi saludo especial para el Cubano, ojala que pueda hacer como yo, que si celebro la Noche Buena en memoria de mis mayores.

Lo siento que hoy estoy un poco down,

Tuta

NC said...

Y hablando de fantasía Eu, acabo de ver las increíbles, excelentes fotos de la Muestra y como escribí allí- prefiero copiarme que repetirme- me dejan una rara sensación de desasosiego: imagino que debe tener algo que ver con eso que los antiguos solían llamar posmodernidad.

Ciertamente veo una progresión en tu trabajo con las luces y las sombras, había pensado que el uso del color no favorecería la obra, pero me alegra ver que me equivoqué, y aquí me tienes de entusiasta critico de arte.

Un abrazo navideño para ustedes.

PD: todavía no colgué la foto que atesoro, ya te diré.

Taoro said...

Que bello post Eufrates.
No solo por las fotos de su ciudad, a las que nos tiene ya acostumbrados, sino por sus emocionantes y enérgicas palabras.

En estas fechas me surgen sentimientos ambigüos, una gran felicidad por poder disfrutar de los rituales navideños con mi familia de acá y una gran tristeza por los de allá, los que deben limitar sus festejos a celebrar otro aniversario mas de la revolución.

Ojalá pronto podamos disfrutar todos juntos estas fechas, sin Cimarrones ni Rancheadores.
Saludos.

Zoe said...

Nos robaron media vida, gracias por este post esperanzador. Y a mí también me hace mucha ilusión, pero, hay algo que me dice, este no es tu sitio, el que ya no tendré nunca más...

Aguaya Berlín said...

Me pasa parecido... me quedo boba mirando los adornos, las luces, las girnaldas,... una época bella.
Saludos, Eu!

Olga Admiradora said...

NY tiene su propia magia, más que vidrieras lindas es el espíritu que la envuelve. Más que las fotos de Eufrates es su ángel que las trasmite. Más allá del planeta Tierra, adoro la Navidad, nació Jesús.

nino said...

Que tristeza, Eufrates! No solo tu post sino los comentarios de los lectores, que pais, o mejor, que epoca nos ha tocado!

En fin, que viva Chango, que hoy es su dia!

Ache para todos, en especial para Yoanis y las otras muchachas, con las Damas de Blanco todas esas mujeres acopian el coraje que nos falto- y nos falta- a muchos!

Neysa G said...

Soy otra mas a la que el Grinch le robo las navidades entre otras cosas mas. Disfrute mucho estas fotos. Ya me propuse ir el proximo año a NY a ver el Macys Parade y toda esta belleza que usted describe.
Saludos

Ernesto G. said...

Don Eufrates, Ud. que si sabe combinar las cosas (pinos nuevos y cimarrones). Gracias por estas fotos.

Javier Quiñones said...

Eufrates: la tragedia de los cubanos alcanza a toda Latinoamérica.
¿Sabes que en México y casi todos los países latinos los Castro Brothers son héroes para los intelectuales y académicos nativos?
¿Qué se siente, Eufrates, advertir que luminarias como García Márquez, Carlos Fuentes, Pablo Neruda, Julio Cortázar y una lista infinita de intelectuales y escritores apoyaron al tirano isleño?
Y sobre todo: ¿cómo podrías tú explicar esta horrible paradoja?
Un saludo solidario desde un espacio amigo:
http://noticieromexicano.blogspot.com/