Monday, January 7, 2008

LA CASA DE DUPONT EN VARADERO


La historia de esta casa fascinante ya se la había escuchado a pescadores del área cuyos padres habían sido empleados de la familia Dupont antes de 1959. La mansión fue construida en la Peña San Bernardino y terminada el 30 de diciembre de 1930, después que el millonario estadounidense de origen francés Alfred Irenee Dupont comprara 180 hectáreas de la Península de Hicacos a la familia española propietaria original de esas tierras.
Este Dupont vendió algunas parcelas a cubanos y americanos y construyó la Mansión Xanadú, llamada así por un poema de Samuel Taylor, como casa de descanso para los meses de invierno. Para ello trajo de Santiago de Cuba maderas preciosas como caoba, cedro, sabicú y jiquí para los techos, puertas, barandas y columnas, así como mármoles cubanos, italianos y españoles para los baños. También creó un campo de golf en el terreno frente a la casa.


Debe haber sido en 1963 la primera vez que la visité, porque ya estaba intervenida por el gobierno del caos y era como especie de un museo, pero todavía no habían inaugurado el restaurante que allí hicieron a partir de la visita de la cosmonauta Valentina Tereskova. Recuerdo nítidamente aquella sala que nada tiene que ver con ese espacio triste al que sólo le queda un armario, 3 butacas y 2 mesas que se aprecia en la foto anterior. Allí había un magnífico juego de sala formal con todas sus piezas, sofaces, consolas, otomanas, mesa central y mesas laterales llenas de marcos de plata con retratos de la familia Dupont de varias generaciones, ceniceros de cristal y de plata, humidificadores de tabacos, libros encuadernados en cuero y flores frescas en exquisitos búcaros por doquier. Tengo una vaga impresión de que esas butacas de la imagen anterior eran parte de otra sala adyacente, un poco más informal.


También grabada tengo esa escalera porque, cuando llegué al descanso de la misma, recuerdo que recorrí con la vista aquella inmensa pared blanca en un viaje fantasioso al infinito. Puedo asegurar que esos dos cuadritos de la foto no tienen nada que ver con la decoración original de Dupont ni con la elegancia de dicha familia, todavía impregnada en aquella casa cuando la visité por primera vez.


Al pasar el tiempo y en distintas épocas de mi vida, seguí bañándome en el área, aunque siempre evité volver a entrar dentro de la casa, después que fui testigo, años tras años, de los objetos y muebles que iban desapareciendo y el espíritu de desolación que la iba habitando. Sin embargo, durante esa última visita a Cuba que hice a finales de los 90, y después del sobresalto de tristeza que me produjo recorrerla como un “extranjero”, salí a la terraza para tirar la foto anterior, que debería congelar en su imagen el paisaje de muchos de mis recuerdos juveniles.

Pero hasta ese paisaje fue imposible de encontrar: Donde antes había un sin fin de peñones rodeados de vegetación silvestre y uvas caletas escondiendo pequeñas e íntimas playitas, lo que vi detrás del visor de mi cámara fueron unos ordinarios hoteles al estilo del más común de los resorts del mundo. Aquel paisaje único había sido violado por los Castros y convertido en un resort más para turistas extranjeros. Ni siquiera la espantosa transformación fue para el bien del pueblo cubano.


Para colmo, buscando ahora información sobre la casa en la internet, me encuentro con páginas como esta, por las cuales me entero que a la casa Dupont, como siempre la conocí, la han vuelto un hotel de lujo de seis habitaciones, conjuntamente con el exclusivo campo de golf. Hotel y campo de golf, por supuesto, de los cuales los cubanos no pueden disfrutar por ser ciudadanos de segunda clase en su propio país, a no ser que te vayas de la Isla como un gusano, y luego regreses con dólares y desmemoriado, como un turista extranjero o una mariposa, para poder disfrutar del paraíso que llaman Cuba de donde tu mismo tuviste que huir.

Y en internet hasta encontré este vídeo.

12 comments:

Anonymous said...

buen reportaje, me alegro que este de vuelta con sus escritos, a mi me encantaba esa casa tambien.

Anonymous said...

Pues yo soy de Varadero, soy del 71, así que para mi es 'la casa de las américas'! comparto el horror de ver esos hoteles detrás, yo también volví, en el año 2000, llegué en bicicleta buscando lo que había antes... y vi lo que hay. Supongo que hasta la iguanas se habrán marchado. De niños era como un tesoro, para mi es la imagen fantástica de Xanadú. Los techos infinitos, las lozas del suelo maravillosas, y la escalera! Por cierto, antes había unos pergaminos con el poema de Xanadú. En invierno siempre estaba todo desierto, y asomarse al acantilado con frente frío era tremendo!!.
La gente se robaba los libros y las cosas poco a poco, supongo que ya no quede nada.

camilo loret de mola said...

La casa Dupont sigue siendo el lugar mas bello de Varadero, frente al pennon, las olas revientan como en ningun otro lugar y la playa es bajita y tranquila en verano.
El ultimo piso tiene un mirador con un bar de maderas preciosas que vale la pena visitarlo, las puestas de sol son memorables, muy a pesar de su comercializacion y depauperacion, mantiene el misterio del Castillo Xanadu de Citizen Kane, el organode la sala principal que dicen se escuchaba en todas las habitaciones, no ha vuelto a sonar, mas sigue esperando el regreso de Hertz y su capullo de rosa.
En medio del desastre de los 90 su terraza y patio servian de montanna magica para curar el alma.
Clasifica como uno de los lugares favoritos para compartir con el gorrion nocturno que periodicamente nos visita en el exilio.

Una cubana said...

Primeramente, dices: "la familia española propietaria original de esas tierras", y eso es mentira: los españolitos se la apropiaron cuando la conquista (como hicieron con todo en Latinoamérica) ;) y después los francesitos ;)

En todos los países, la gente de los pueblos que no tiene dinero no puede tener entrada a lugares caros, así que no te hagas el martir.

La última foto la tomaste o esta tomada, de otro ángulo, no del frente ;)

Chayito

Una cubana

Eufrates del Valle said...

Una Cubana: No entiendo que quiere decir. Desconozco si nuestros indios aborigenes poblaron la peninsula de Hicacos. Resulta que la historia dejo recogido como primeros propietarios a espanoles (sobre la conquista ya sabemos lo que trajo, y no es el caso de este post). No entiendo por que tengo que "hacerme el martir" segun sus propias palabras. En el mundo entero hay lugares con acceso para cada nivel economico. Pero, en el caso de nuestra Isla, segun el Coma-Andante, hubo una revolucion para que todos fuesen iguales... lo unico que el Enfermo Nacional no dejo claro que unos eran menos iguales que otros... Si no, que le devuelvan la casa a sus duenos originales, quienes compraron el terreno y la construyeron...

Anonymous said...

¿Recuerdas los tapices rojos, inmensos, que colgaban de las paredes en la sala principal del restaurante, en los que estaba escrito el poema (no sé si completo)? Pienso que ya no están ¿no?
Yo también visité el lugar varias veces. La primera vez debe haber sido a finales de la década del 60 o principios de los 70.
El bar de la bodega lo atendía Portilla, un señor que había trabajado en la Bolera. Lo recuerdo porque me contaba que se acordaba de mí cuando era muy pequeña y mis padres me llevaban a la Bolera.

Gracias, Éufrates, por el reportaje.

Anonymous said...

Anonymous,

Yo soy arquitecto y para decirles más soy del grupo de arquitectos que hizo el proyecto de Meliá Las Américas, el que ustedes encuentran tan terrible.
Al parecer todo lo que existe y existió después de la revolución debe ser borrado de la faz de la tierra. Al parecer para muchos el momento maximun de la cubanía fue en 1958, todo lo demás debemosser exterminados o lanzados al fuego y por supuesto: decir que todo lo que vino después es malo se aplaude.
Quien dice que las iguanas se fueron es porque no sabe de Cuba ni donde queda en el mapa. Para poner una puntilla o quitarla en Varadero hay que cumplir mil regulaciones. Yo mismo empecé un Hotel en una zona donde había una laguna y la Academia de Ciencias detuvo el proyecto porque habia un insecto que nada más existía allí.

En todo momento Abel García, el proyectista general de ese nuevo Hotel tuvo la voluntad de respetar la arquietectura de la casa Dupont y así parece haber sido entendido por cientos de Arquitectos de todo el mundo que mandaron felicitaciones por la integración del Meliá méricas a la Casa Dupont.

Pero por supuesto que no puede gustar al 100% de las personas. Pero de que se ha respetado el entorno en Varadero es un hecho. Quizás de no haber llegado la Revolcuión (con el frenazo que constituyó para la construcción) ahora de la Casa Dupont quedara sóo el recuerdo de los más viejos y estaría llena de rascacielos al estlo de Cancún o Copacabana) A propósito, después de la construcción del compeljo Puntarenas se prohibió terminantemente en Varadero la construcción de Hoteles de más de 6 pisos.

GaviotaZalas said...

le cayó comején al piano!!! Eufrates mañana vuelvo para participar en el debate... esto está buenooooooooooo!!!!!

GaviotaZalas said...

Al compañero arquitecto leyendo su comentario numerosos detalles me crean la duda de que realmente lo sea pero,, lo llamaré Arquitecto,,mejor aún colega.
Podemos discutir sobre el hecho puedan o no gustar los hoteles realizados en Varadero,,,pero creo que la palabra RESORTS usada del Señor del Valle, es casi un elogio.
Si usted trabajó en los primeros años de la fiebre hotelera a Varadero sabrá que los inversionistas llegaban con el proyecto realizado debajo del brazo y a los ingenieros y arquitectos cubanos les tocaba revisarlos y tragarnos construcciones ya realizadas en otros países y que vinieron plantados en nuestras costas como flores de otro mundo....
Le hago notar q las palabras "exterminados o lanzados al fuego" SON SUYAS nadie las ha mencionado antes.
lo que pudo ser Cuba y no es por suerte o por desgracia nadie lo sabrá, quizás sería Cancun. Según cuentan sus viejos habitantes Varadero era tierra de nadie, porque nadie quería vivir allí. Los mosquitos y cuatro pescadores sin una limosna, el gobierno involucionario "regalo" casas a los pescadores a los mismos q hoy mandan fuera para construir sus Hotelminios.

Por qué falta un metro de arena en las costas de la explaya más hermosa,,se llama erosión,,y por qué la erosión,,,porque no se ha tenido suficiente cuidado con los interventos en aquel delicado ecosistema.
La arena de las playas en los primeros años se utilizaba para construir y así hoy nos encontramos con el problema q ahora falta en la playa y ves las piedras y la roca viva en la orilla,,"Colega" estos son HECHOS.
Eufrates un micrófono, please,,,

saludos

Eufrates del Valle said...

Bravo, estimada Gaviota. No solo le doy el microfono, si no tambien quedese con el y haga uso del mismo siempre que desee en El Imparcial Digital, que es suyo tambien. No queria ser yo quien contestara, por eso de ser el anfitrion; ademas, deseaba que fuese alguien quien pudiera hablar de la construccion de los hoteles con propiedad, ya que no soy arquitecto, ya no vivia en Cuba en esa epoca y solo puedo limitarme a una valoracion muy personal. Muy bien respondido. Esta invitada a publicar un post sobre arquitectura cubana aqui en estas paginas cuando lo desee. Solo me pide la fecha. Gracias.

D.B. said...

Era una nina cuando visite la Casa Dupont, y aunque no me acuerdo mucho, era un lugar magico, como no hay dos. Me gustaria preguntarle a nuestro companero arquitecto su nombre, porque mi madre trabajaba en la restauracion de la Habana Vieja con Eusebio Leal y quizas hasta se conocen, pero bueno eso dejemoslo tranquilo, por ahora. Lo que mas me gusto de la 1ra descripcion, es saber que hallan todavia personas que se acuerden de todo lo que habia en "La Magnifica Casa Dupont" y que hoy por hoy muchos se han ROBADO, pero bueno que mas podemos pedirle a una sociedad que fue ensenada a ROBAR. Los dos piratas Castristas, solo llegaron a robarse no solo el patrimonio de los cubanos que con esfuerzo habian construido, sino a robarse la descencia, las virtudes, la familia, la sociedad en si, y da pena que solo por un titulo universitario y el pobre derecho a ejercerlo, hallan personas como estas que se hagan llamar hombres y que no defiendan LA LIBERTAD DE SU PATRIA. Como mujer siento decepcion de los hombres que todavia viven en Cuba y que no buscan la forma de LIBERARLA, pero siguen defendiendo a DOS PIRATAS que solo han venido a destruir lo que teniamos. Cuando vivia en Cuba trataron de lavarme el cerebro, diciendome que "LOS AMERICANOS" eran malos, huiiiiiii los peores, tenia 16 y llegue a este pais en busca de la verdad, hoy con seguridad les puedo decir, que si, en este pais tenemos problemas, pero en Cuba sus gobernantes no solo tienen problemas, sino que les falta DIGNIDAD, DECORO, Y MUCHA PERO MUCHA VERGUENZA. Tener a un pueblo entero SECUESTRADO POR %@ anos no solo es falta de verguenza, sino falta de todo. Hoy por hoy no soy rica, ni mejor que nadie, pero tengo lo que nunca pude tener en Cuba, MI TIERRA, la decencia de vivir por mi misma y con mi familia al lado y sobre todo LIBERTAD, libertad de vivir donde quiero y como quiero, y ser duena de mis palabras sin tener a ningun delincuente dirigiendome o callandome. SOY LIBRE y eso Senor Arquitecto, vale mas que su "SUPUESTO" titulo. Bendiciones para todos y le ruego a mi Padre Jesus de Nazaret, que mi Cuba un dia, MUY CERCANO, pueda ser LIBRE, LIBRE de esos dos PIRATAS CASTRISTAS!

D.B. said...

Mi madre tambien fue testigo, como sacaron pinturas ORIGINALEL, y miles de cosas de la casa de los Capitanes en la Habana, de casi todos los museos y fueron ventidos a extranjeros, por los delincuentes de Fidel Y Raul Castro. Y esto si lo se de buena fe, pues mi madre trabajo ahi dibujando todos los planos para las reconstrucciones de la Habana Vieja.