Tuesday, April 22, 2008

MUJERES CON PANTALONES BLANCOS BIEN PUESTOS


Imágenes dolorosas recorrieron el mundo ayer. Esas mujeres lo único que piden, de forma pacífica, es que la familia Castro libere a sus familiares, encarcelados desde hace cinco años injustamente. Ellos están presos porque perdieron el miedo, y escribieron también sin miedo. Sólo por eso. La siguiente gráfica la tomé de The Real Cuba. En ella pueden ver cómo la familia Castro ha ido ocupando posiciones claves en el gobierno.




Las cárceles de Cuba no son como las prisiones en los EE.UU., donde los presos están bien atendidos, alimentados, con atención médica. Limpios. Televisión. Cursos de capacitación. Las de Cuba son horrendas. Pero, donde están encerrados los presos políticos, familiares de esas mujeres vestidas de blanco que ayer la familia Castro ordenó arrastrar en La Habana, son agujeros a los que ni se les puede llamar prisiones. Las condiciones son, sencillamente, no humanas. Imagine por un momento dormir a unos pasos de un hueco desbordado de excrementos y orina, rodeado de ratones, cucarachas y mosquitos, como escribió recientemente Manuel Vázquez-Portal, uno que lo vivió.


Lo más triste de todo es que los Castro llevan tanto tiempo en el poder, que ya nadie recuerda que Cuba no es sinónimo de esa palabra vomitiva que es revolución. Esa repulsión colectiva que tenemos casi todos los cubanos a lo que venga de allá adentro, es lógica. Repelemos la obra de la familia Castro y sus peones de turno. Porque bien sabemos que son de turno, sino, miren la lista de asesinatos, suicidios y muertes incomprensibles que hay sólo entre sus más allegados. Y si esa lista es grande, que podemos decir la del pueblo, al que le han quitado hasta su identidad.


Cuando veo las imágenes de las Damas de Blanco, desfilando por la Quinta Avenida, recuerdo que la dignidad y la valentía no están perdidas. Y rechazo la idea de volver a cerrar la compuerta que me une a esa isla. Ya lo hice una vez. Pero, cuando veo a estas damas con los pantalones blancos bien puestos, me digo, al menos cada domingo ayudo a que las conozcas, aunque sea, una persona más.

El siguiente vídeo lo vi por primera vez en Penúltimos Días. Desde entonces lo tenía en el archivo, sabiendo que lo iba a utilizar. Es bello. Véanlo. Que esas son las Damas de Blanco que tanto le duele a la familia Castro.




9 comments:

lola said...

Hola, ¡que valientes esas mujeres! y que vergüenza algunos comentarios que he podido leer en algunos medios de comunicación, supongo que la gente que hace mofa de estas cosas sencillamente no tienen no sólo corazón, es que ni siquiera cerebro para pensar por sí mismos.
Saludos!

La Cabezona said...

Sí, así se dice, querido Eufrates, con unos pantalones bien puestos, un beso.

Jose Aguirre said...

Muy emocionante ese video! Son unas Cubanas muy valientes y los castros no van a poder contra un pueblo que reclama libertad. Que bueno que tu las apoyes Eufrates!

Los Miquis de Miami said...

esos videos seguirán repitiéndose porque muestran la valentía de unas mujeres que tomaron el rol de un pueblo temeroso y dormido.

Isis said...

Querido Eufrates, si lo puedo decir así: no sabes cómo me acordé de tí desde que ví este oprobio, tú, cada domingo, en el blog, con ellas.

Anonymous said...

En realidad hay que admirar la valentia de esas mujeres que no dejan de marchar por sus familiares en prision, me uno a su dolor y pido a Dios que algun dia todas ellas tengan la dicha de ver realizados sus deseos de reunirse con sus familiares y poder vivir en su isla en paz y tranquilidad. Adelante mujeres de blanco no estan solas.

GeNeRaCiOn AsErE said...

El repetir y divulgar esta noticia vale muchísimo.
Eu , nos has impulsado el deseo por hablar de esto que pasa en Cuba y lo agradecemos públicamente.
Ellas son la avanzada de una incipiente sociedad civil.

uN abrAZo, del pandillon.

Aguaya Berlín said...

Bochornoso la forma en que se repudian a esas mujeres que quieren a su familia al lado de ellas...

Aguaya Berlín said...

...en su página Web hay mucha información sobre las Damas:

Damas de Blanco