Saturday, April 26, 2008

TRAS LA HUELLA DE RAMON EN N.Y.


Anoche no fue tarea fácil ir tras la huella del poeta Ramón Fernández-Larrea por New York. La gente lo detenía por las calles, querían su autógrafo. El fue muy cortés, valga decir; pero andaba apurado, lo esperaba el escritor Enrique del Risco en el NYU para la presentación de su libro “Nunca canté en Broadway”.


Ya ante la audiencia, concurrida de fans, Enrisco –cual corsario negro de la literatura cubana- presentó al poeta. La sala estaba concurrida, dos fotógrafos se encargaban de las instantáneas y, como pueden ver, estaba hasta la televisión.


“nunca llegues tarde a las revoluciones
habrán repartido los cariños
y tendrás que marcar en la penosa larga fila
con el traje arrugado y una corbata”


“nunca canté en broadway
conozco cada trino de memoria
silbo en la noche las perdidas baladas
los sencillos aullidos del hombre normal”


Luego los fanáticos hicieron su cola, libro en mano. Todo querían saber del poeta los lectores.


Al salir de la Universidad de New York, más fanáticos lo esperaban afuera. Ramón, paciente, posó con ellos.


La comitiva se dirigió hacia un restaurancito español en el Village, sugerencia de Enrisco. Como suele suceder, a la primera copa, todos se olvidaron del poeta.


Momento que aprovechó nuestro correligionario Ramón Fernández-Larrea para romancear con su adorada esposa, guía espiritual y empresaria de sus versos, Magdalena.


Pero, la felicidad duró poco. El escritor Alexis Romay desplazó a Magdalena para recomendales a todos el excelente blog Belascoaín y Neptuno, de su creación.


De pronto, se sintió un gemido aterrador. El escritor Enrique del Risco se había mordido la lengua.


Pasado el dolor, Enrisco se paró para proponer un brindis por el poeta que había llegado de tan lejos. Pero nadie se dio por enterado.


Dos horas después, Enrisco –pasado ya de tragos- le preguntó a Ramón si podía ser el chofer designado. Ramón se puso serio y contestó: “No faltaba más, es una deuda que tengo con la sociedad cubana...”


La periodista vasca, radicada en New York, Judith Torrea, no paró de reír en toda la noche. “Es fantástico este chico...”, decía. Mientras, Enrisco no veía la santa hora en que aquello terminara para irse a dormir.


Al terminar la cena, una manada de paparazzis esperaban fuera del restaurante. Y yo, de tanto esperar detrás de las columnas, paredes y barras, aproveché para tomar la última instantánea de la noche que, como ven, está fuera de foco, a tono con tal animada reunión. Amigos lectores, no se preocupen, ya podemos descansar de Ramoncito Fernández-Larrea por un buen rato.... Se los prometo.

12 comments:

Isis said...

Gracias, Eufrates, por este reportaje escrito con esa gracia tuya.

Quico said...

¡Magnífico reportaje gráfico, Eu de los que ya no hay! Qué pena que no pude estar en la cumbancha, con tanta gente chévere.
Se ve que la pasaron en grande.
Enhorabuena a todos- la Maga se ve muy bien!

el amigo de sumi said...

Buenas fotos Eufrates, y buen ambiente- no podia ser menos con tanta gente buena- incluso a los que no conozco.
Y que bola con la ultima foto; le cayo chisp'etren al lente o al fotografo?, je,je.

Aguaya Berlín said...

Como lo has contado, me parecía que estaba allí!!
Eu, saludos desde Berlín!

Los Miquis de Miami said...

está muy simpático. felicidades!!! y quié pagó la comida? el fotógrafo?

garrincha said...

nice job, la verdá.
un abrazo.

bustrófedon said...

Eufrates, esto está buenísimo.

tnt said...

Ramon, un beso y un abrazo desde Portugal.
Tania Isabel.

GaviotaZalas said...

se ve buen ambiente,,,saludos

La Cabezona said...

Gracias, Eufrates, excelente cobertura, y gracias a ese gran poeta y a su esposa, a Enrisco, a sus amigos.

Ramon said...

Acabo de regresar en shock a Miami. En shock y pulóver. Quiero agradecer desde aquí a todos los que fueron a la presentación de mi libro. Y a todos los que quisieron ir. Y a quienes desearon suerte y estuvieron con nosotros mentalmente. Ya repetiremos y pondremos camarón. Gracias a Eufrates por el seguimiento y su clandestinidad. Besos y abrazos, Ramón (A Tania, que me escriba a raferlarrea@hotmail.com

Al Godar said...

Buen reportaje Eufrates.
Es así que se hace la historia.
Saludos,
Al Godar