Wednesday, November 12, 2008

ARQ. CHEO MALANGA: LA DEMAJAGUA

Monumentos nacionales cubanos
“La Demajagua”


Por: Arquitecto Cheo Malanga

Demajagua era el nombre de la zona donde en 1851 un catalán de nombre José Plá instaló un pequeño trapiche azucarero. El nombre hacía alusión a la abundante presencia en el lugar de la majagua, un conocido ejemplar de la flora cubana.
En 1857 el ingenio fue comprado por Francisco Javier de Céspedes y nueve años despues, el 14 de Marzo de 1866
, Carlos Manuel de Céspedes compró el ingenio a su hermano con todas sus dependencias y esclavos. Carlos Manuel efectuó importantes modificaciones técnicas, transformando el ingenio en central, y empleando por primera vez el trabajo asalariado.


El 10 de octubre de 1868, Céspedes liberó a sus esclavos y los reunió en el Batey del Ingenio, donde presentó la bandera y leyó un Manifiesto que señalaba las causas de la lucha que iniciaba, proclamando los dos principios básicos que serían sus banderas de combate: la independencia de Cuba y la igualdad de todos los hombres.


El 17 de Octubre de 1868, las partes fundamentales de la finca, el ingenio, la hacienda y el barracón, fueron destruídos por el cañonero Neptuno, como represalia del gobierno español, convirtiéndole de esa forma en la primera propiedad cubana destruída durante la Guerra.


En 1968, la Comisión Nacional del Centenario creada a los efectos de construir un Parque Nacional con vista a la fecha conmemorativa de los Cien Años de Lucha, aprobó la realización del proyecto de los arquitectos Fernando López y Daniel Taboada. La obra se comenzó el 21 de junio de 1968 y concluyó el 30 de agosto de ese mismo año.
El proyecto está integrado por una sala museo de carácter memorial y un área abierta al público. Un muro enchapado en lajas a junta abierta y piedra sobre piedra, constituye un elemento simbólico que muestra a través de elementos divisorios las antiguas seis provincias del país. De este muro, y ubicada en un vano creado para tal proposito, pende la Campana original del Ingenio Demajagua.


Frente a esta construcción se pueden observar las ruinas del ingenio. El diseño respetó e incorporó elementos preservados en el lugar, como el jagüey y la rueda del Ingenio.
El enérgico y austero gesto de Céspedes, en La Demajagua, dio inicio a la lucha por la independencia de Cuba. Este sitio fue declarado Monumento Nacional el 6 de junio de 1978.


10 comments:

Isis said...

Cuántas cosas se aprenden gracias al arquitecto don Cheo Malanga. Por ejemplo: (de) Majagua, que fue la primera propiedad cubana destruida durante la guerra.
Mis cálidos saludos al Editor in Chief de El Imparcial Digital, don Eufrates del Valle.

Olga Admiradora said...

No sabía que era un proyecto de Taboada.
Por Dios, que no le vayan a poner rejas ...

Anonymous said...

Como siempre, muy interesante.Reciban el saludo de esta fiel lectora.
Sandra, arquitecta camagüeyana

GeNeRaCiOn AsErE said...

Gracias Cheo, por toda esta información. Que gran tipo Carlos Manuel de Céspedes, quien además en su juventud fue un abogado notable en París, con clientes tan renombrados como el mismísimo Federico Chopin y aun disfrutando de una vida holgada, eligió volver a su terruño, a luchar por la abolición de sus hermanos negros y por la independencia de Cuba. ¡Me quito el sombrero!

Anonymous said...

Mas vale tarde, es que he estado un poco under the weather estos dias, pero los articulos del arquitecto, me animan y me reaniman. Carlos M. de Cespedes es uno de mis personajes favoritos ever...

Gracias


Tuta

arqcheomalanga said...

Muchas gracias a todos por pasar y dejar sus comentarios.

Isis:
Siempre es un infinito placer contar con sus visitas.
Gracias.

Olga:
Espero que no lo cerquen tambien.
Saludos.

Sandra:
Muchas gracias por esa "Imparcial fidelidad".

Asere:
Como necesitamos hombres como el para una futura Cuba.

Tuta:
La extrañabamos mucho por aca.
Saludos y pa' arriba con ese animo.

Fernandina de Jagua II said...

Estuve allí un año antes de salir de Cuba. Sin dudas es un sitio hermoso. Que falta hace que suene la camapana de nuevo. Saludos Eúfrates y gracias por tus vistas a Fernandina
Denis

Güicho said...

El post en sí está bueno, pero ¡caray, cuánto patriota emocionao, compay!

El valiente Carlos Manuel de Céspedes no respetaba compromisos y tenía un afán de prominencia casi como el del Compañero en Jefe.

Por eso se alzó por su cuenta antes del plazo programado por la junta patriótica, apropiándose de un liderazgo que no le pertenecía a él, sino al camagüeyano Salvador Cisneros Betancourt, y pasando por encima del líder de los independentistas orientales Francisco Vicente Aguilera. Aquello fue un puñetero golpe de estado intra-insurreccional. Céspedes soltó a sus negros, sí, pero confiaba tanto en ellos que prohibió entregarles armas. Bueno, pensándolo bien, sí tenía sus momentos juiciosos.

Y de la guerra, ni hablar, fue un desastre para Cuba. Las reformas liberales del nuevo gobierno español llegaron en plena algazara por el alzamiento oriental, y el capitán general, aturdido por los histéricos voluntarios españoles, las engavetó. La antológica ineptitud militar de Céspedes, que entra en Yara con 600 hombres y se da a la fuga ante los disparos de una docena de guardias civiles, lo obliga a encomendar los mandos tácticos a varios veteranos de las guerras dominicanas, quienes introducen el estilo haitiano de combate: trampa, machetazo y barbarie. Los españoles responden fusilando sin clemencia. Resultado total: cientos de miles que equivaldrían hoy a millones de muertos.

Ciertamente, el gaito es bruto y no entiende sin canuto, pero en La Demajagua empezó a joderse la antilla, y hasta hoy.

HBN said...

Magnifico paseo por la Demajagua, gracias Cheo

Aguaya Berlín said...

Algo tarde pero paso por aquí para dejar constancia de lo interesante que me resultó el post cuando lo leí el jueves...