Sunday, November 2, 2008

LAS DAMAS DE BLANCO Y UN HORIZONTE ROJO


A esas mujeres valientes que recorren la Quinta Avenida de la Habana todos los domingos vestidas de blanco, en silencio, portando un gladiolo, desafiando a la dictadura mientras le piden al mundo que se solidarice con la liberación de sus esposos, padres, hijos, hermanos, amigos, presos por el solo delito de querer pacíficamente libertad de expresión, elecciones libres y una vida digna para el pueblo cubano. Para estas mujeres, con toda admiración, dedico un gladiolo cada domingo.

La Ficción. Por Alina Sardiñas.

En Cubanet leo dos interesantes artículos de periodistas independientes dentro de la Isla. ¿Dónde están los seis mil millones?, de José Antonio Fornaris, y Los sonidos del río, de Lucas Garve. El último, el de Garve, lo relaciono con una noticia que también leo en Cubanet: Blindados para las Fuerzas Armadas, de Guillermo Fariñas. Al unir varios cabos sueltos, como la reciente injerencia rusa en el Caribe firmando convenios con Chávez y los nuevos lazos de amistad con la dictadura cubana, la era roja regresa a la Isla, está ahí, al doblar la esquina, y la represión se va a recrudecer como nunca antes habíamos visto. La dinastía Castro se prepara para resistir, nuevamente en brazos de sus antiguos colonizadores, que a su vez están de luna de miel con Irán. Las dictaduras se fortalecen, y unen. La Unión Europea, por culpa de La Sistema, sigue la rima de su carnaval anti-americano. Estamos muy preocupados con la crisis financiera (real, a nivel internacional). Pero, también deberíamos estarlo con las amistades peligrosas, y a esos blindados que se han mandado a fabricar en secreto y con tanta urgencia en Cuba.

11 comments:

zenaida said...

Sr Eufrates,lo acompaño en su admiracion,respeto y apoyo para con las Damas de Blanco

Zoe said...

Como cada domingo, junto a ellas y a usted, Don Eufrates. Y en relación a los otros artículos, otra vez los rusos, cada vez más para atrás.

Olga Admiradora said...

Otro domingo acompanando a las Damas de Blanco, valientes cubanas.

Anonymous said...

Con las valientes mujeres cubanas, como cada domingo!
Una cubana mas

Yoana said...

Con las admirables Damas, como cada domingo. Perdón, Don Eufrates, pero debió decir "un horizonte MAS rojo" porque nunca ha dejado de serlo, ni en lo comunista ni en lo sangriento, ni ellos ni "La Sistema" (muy bueno el artículo de Zoe, cosas como esas me han explicado a mi también algun que otro personajillo). Saludos.

Isis said...

Gracias, Eufrates, por permitirnos acompañar digitalmente cada domingo a esas valientes mujeres, y un saludo especial a Blanca Reyes, esa gran Dama.

Aguaya Berlín said...

Mi apoyo a esas valientes mujeres, como cada domingo. Con el horizonte rojo que se avecina... se estira en el tiempo la hora en que estén con sus familiares nuevamente.
Saludos, Eu!

GeNeRaCiOn AsErE said...

Caballero como está el tomate en esa foto de abajooo. ;)

Eu, aquí como cada domingo. Pese a las inclemencias del fin de semana, el ajetreo de los mandados y otros demonios.

Las damas marcan un antes y después en la nueva sociedad civil cubana. Ellas tienen el valor y la fuerza para inspirarnos con sus flores y su lucha.
Mientras existan presos de conciencia en Cuba, existirá también la esencia de un régimen que no le interesa negociar y que se escuda en el embargo para justificar su administración de miserias.

un abrazo, de los aseres.

ric said...

Éufrates, esto es en conexión con lo de Waldo Fernández. La nota es de The Miami Hearld, creo que del 2000. Y ve también al link que te mando de Snopes--ve al final. Si quieres no pongas esto en el blog, pues sólo para darte más info sobre ese tipejo de presidiaria calaña.

(Primera parte)
Entre las víctimas del terrorismo descansa el hijo que él nunca conoció.

Por Liz Balmaseda. Publicado el Jueves 20 de Septiembre en The Miami Herald

(fragmentos)

Hace cuatro meses, Waldo Fernández recibió una noticia inesperada, la cual cambiaría su vida. Conoció que tenía un hijo de 34 años. La semana pasada, días antes de que viajara a Nueva York para encontrarse por primera vez con el joven, recibió un reporte devastador. Su hijo murió durante el ataque terrorista en el World Trade Center. Todavía más increíble para él: la madre de su hijo también murió en el ataque.
(...)
Sara Galloso, la madre de su hijo encontró a Waldo Fernández después de años de búsqueda. (...) No se veían desde que siendo novios en Cuba, la familia de ella abandonó el país.

Obligada a mentir

Tenía un hijo de él, le dijo Sara a Waldo. Se dio cuenta que estaba embarazada poco antes de dejar La Habana, pero su padre le obligó a que lo ocultara. Fernández conoció que su hijo era Eduardo Edmundo Raidel, un arquitecto que trabajaba en el piso 47 del World Trade Center. ``Él (Eduardo) parecía muy tímido cuando hablamos. Creo que no sabía si llamarme papi o señor. No hablamos mucho. Decidimos que teníamos miles de horas para hablar en el futuro". Fernández conoció que su hijo regresó de un viaje el 8 de Septiembre y fue al trabajo el próximo lunes. El resto de lo que sucedió, Waldo lo ha compuesto empatando correos electrónicos enviados por el hijo sobreviviente de la madre de Eduardo. (...) "Mi madre corrió al edifico buscando a Eduardo cuando el primer avión impactó el edificio. Lograron entrar al edificio cuando ocurrió la segunda explosión." De acuerdo con el correo electrónico, el esposo de Sara se comunicó por su teléfono celular con su hijo y le dijo que habían encontrado a Eduardo, pero debido al pánico Sara saltó por la ventana. En ese momento la comunicación se cortó. "El cadáver de Sara fue encontrado en la calle, destruido, y los de Eduardo y mi padre también aparecieron entre los escombros". Al menos podremos darle cristiana sepultura"- terminó escribiendo el hijo sobreviviente de Sara... Fernández, invitado por el hijo de Sara, planea visitar Nueva York. En lugar de horas de conversación con su hijo, revisará fotos familiares para conocerlo.

(Segunda parte, diez días más tarde)
El cuento del lamento no suena verdadero
Por Liz Balmaseda The Miami Herald, Lunes 1 de Octubre del 2001
(...) La historia (de Waldo) fue transmitida en la radio de Miami, en la televisión local y nacional y publicada por mí. Ya yo no creo en lo que dijo Waldo Fernández. Tratando de verificar su historia, cuando ciertas dudas emergieron, encontré huellas de discrepancias, antecedentes criminales y al final un sorprendente descubrimiento.
(...)
Entre los fallecidos o desaparecidos no hemos encontrado ninguna persona con los nombres que Waldo Fernández utilizó.
Hablé con el propietario del edificio donde supuestamente vivía Sara Galloso, y me dijeron que ninguno de sus vecinos murió en el ataque. La investigadora del Herald Elisabeth Donovan localizó un teléfono a nombre de Sara M. Gayoso en Queens. Hablé con ella: "Esta Sara es de Perú". Nada que ver.
Revisando la lista de las víctimas encontré tres nombres similares. Antes de que pudiera verificar, recibí un correo electrónico de la supuesta familia diciendo que habían mentido a Waldo sobre la recuperación de los tres cadáveres.
En ese momento visité a Waldo Fernández en su negocio, Marakka 2000, una compañía que vende películas y viejos discos cubanos. Chequeando los registros del sistema de corte y los informes policiales de Miami Dade, encontré que Fernández tiene dos antecedentes penales. En 1992, fue hallado culpable de ``copiar grabaciones" para obtener ganancias por la venta de copias falsas de video cassettes. En 1995, fue hallado culpable de gran estafa en tercer grado por robar videos de la cadena "Blockbuster" y hacer de ellos copias de contrabando.
(...)
Al final la periodista da unos detalles interminables, que no vamos a describir, de cómo descubrió que la supuesta dirección de correo electrónico de Sara Galloso era de un productor de TV, que muy probablemente sea el mismo Waldo Fernández.
Quizás, no pueda ofrecer esto como evidencia de que Waldo Fernández fabricó a su antigua novia, su hijo y sus muertes. Pero sí que ha entregado nombres falsos, un teléfono falso y demasiadas versiones de su historia para despertar esta soberbia que siento. En medio de la ola devastadora que produjo el horrendo ataque que mató a gente de verdad, con nombres reales e historias reales, no es suficiente presentar vacías alusiones para ganar fama local. Si Waldo Fernández tiene una onza de humanidad, debe presentar pruebas. Y si no lo hace, debe recogerse, no como famoso, pero sí como un patético mentiroso.


Luego, mira esto
http://www.snopes.com/rumors/sympathy.asp

papelbit said...

Damas de Blanco

Inspirado en este post.
En ellas.

Jugar a las damas
Sentar al otro lado del tablero al contrario
con damas negras
Levantar cada cuadrado y sembrar un gladiolo
cada domingo
todas las semanas
todos los días posibles llamando a los hombres
por sus nombres bajo una Virgen
La Quinta Avenida como una procesión
una calle ambientada en la Habana
repleta de putas de verdad -pobre Silvio-
de embajadores que tienen la nariz empolvada de arena
y no huelen gladiolos
Damas vigiladas para que no hagan trampas como niñas
regladas por el mañoso sátrapa de las damas negras
el que opina que yo que tú y que no
Pobres familias rotas por una partida
los hombres del agujero negro con olor a metal
los que llegaron a pensar una estrategia
y aún no pierden
Jugar a las damas de blanco
Ganar

ACRey

Eufrates del Valle said...

Gracias Ric, por toda la informacion adicional. Ya habia oido rumores sobre esta espantosa historia, pero te agradezco mucho los fragmentos. Evidentemente de ese senor no puede esperarse nada bueno.

Gracias ACRey por el poema.