Monday, November 23, 2009

CARTA A REINALDO


Estimado Reinaldo: Quizás un día encuentres esta carta navegando por el éter. Hoy es lunes 23 de noviembre del 2009 y he pasado el fin de semana viendo las imágenes de un hombre parado en una esquina del Vedado, esperando para su duelo verbal anunciado con aquel otro que participó en una golpiza a su esposa. Ese hombre eras tú.

De pronto, un flashback me remontó a principio de los años ochenta, y fue como tantas veces te pude ver en esa esquina esperando por amigos para un té, o con amigos antes o después del té. ¡Han pasado tantos años! De pronto, mis ojos acostumbrados a ver la vida tras los lentes de las cámaras observan exposiciones dobles, imágenes superpuestas, y te veo más viejo, con bolsas en los ojos, cansado, acosado por aquella turba amorfa de huecas y desgastadas consignas, y por instantes no sé si te acusan porque estás a punto de irte del país por el puerto del Mariel, o porque tienes ganas de tomarte un té o porque esperas, infructíferamente, al hombre que abusó de tu mujer en aquella golpiza.

Con impotencia veo las imágenes de los vídeos; la turba hija o la turba nieta de aquella de 1980 se avalancha contra ti, te arrincona, te grita la misma cantaleta, te asfixia. Con estupor digiero que en las esquinas habaneras nada ha cambiado, salvo nuestras arrugas. Pero no, me equivoco. Noto un detalle diferente. Perdiste el miedo intangible de entonces, aquel que solíamos vernos unos a los otros cuando nos contábamos entre tragos lo políticamente prohibido. El tuyo de ahora es real, ese físico que debe sentirse cuando una muchedumbre te arrincona e insulta sin siquiera saber por qué lo hace, quién eres, por qué coño estabas parado tranquilamente en esa esquina. Enfrentaste la vulgaridad y la furia de la tiranía con aplomo y gallardía.

La última vez que nos vimos fue el día que yo me iba de Cuba; todavía eras periodista oficial, pero fuiste a despedirme. No sé si supondrás cómo agradecí ese gesto de solidaridad en aquella época en que, tras pisar la oficina de inmigración, me convertía en segundos en una no persona para la mayoría de los colegas. Recuerdo que te tracé un mapa imaginario de cuál sería mi periplo hasta llegar a mi destino y tú moviste tu larga y huesuda estructura cual serpiente de la lámpara de Aladino saliendo, en tu caso, de aquel butacón, diciéndome que no te contara más porque tú tenías que irte a Camagüey por la lista de espera de los ómnibus cuando hubieses preferido mi pintoresco recorrido.

Esa noche, cada uno de nosotros tomó su rumbo. Volví a saber de ti un par de años después, en Miami; alguien que acababa de llegar de Cuba me dijo que eras un disidente y que trabajabas en la Biblioteca Nacional. Pasó el águila, y pasó un par de veces más, y me contaron que andabas en Alemania; luego, que habías regresado a Cuba; y, por último, hace dos años cuando entrevisté digitalmente a una emergente blogger de la Isla, por una de sus respuestas me enteré que ella era tu esposa. ¡Qué si la vida da sorpresas! ¡Pregúntenmelo a mí!

Desde entonces he estado al tanto de ti y de Yoani. Los leo. Observo sus puntos de vista, la mesura y las ingeniosidades; unas veces de acuerdo y otras en desacuerdo, situación que no me es ajena viviendo en un país democrático y dejando por sentado que quienes se la juegan son ustedes. Eso sí, con sus blogs aprendo cómo crece una parte de esa larva de sociedad civil desconocida en mi época allá que -junto a Claudia, Ciro, Claudio y el resto de los muchachos- están creando, experimentando, viviendo sin peluca y hasta con peluca, paralelamente a esa otra parte de la sociedad civil empujada por todos los partidos políticos independientes en Cuba, los bibliotecarios, y el resto de los opositores y disidentes, muchos de ellos injustamente encarcelados.

Si tu esencia no ha cambiado, no debes ser un hombre belicoso. Más bien, como se diría en psiquiatría, un passive aggressive, machacando con la palabra y una seguidilla inquisidora que no para hasta que no le coges el meollo al tema de que se trata. Para el duelo escogiste tu mejor arma, y ganaste por no presentación del adversario, aunque no de la forma civil que deseabas. No importa, esa hora llegará, o al menos estás luchando para que tus hijos la tengan un día.

Apoyo a todo aquel que empuje un milímetro la viciada, enquistada, malsana y despiadada estructura gubernamental de los hermanos Castro. Los apoyo por igual. A cada grupo, partido, movimiento o voz ciudadana que levante su voz, y deje al descubierto la oxidación de una dictadura sin vergüenza, mientras que al mismo tiempo la pone a temblar. No es casual que cada vez que el gobierno detecta que un ciudadano escoge ser libre en su caparazón privado, lo agrede con los perros del repudio. No eres el primero, bien lo sabes. No serás el último.

No quiero pasar por alto lo siguiente: tu mujer se le escapó al diablo, literalmente. No soy un fan de Obama, todo lo contrario, ni me gustaron sus resbalosas respuestas, pero entrevistar al presidente de los Estados Unidos es un palo periodístico aquí y en la Conchinchina.

Me hace reír la palabra “protagonismo”, de moda por estos días. El protagonismo lo protagoniza un protagonista de los hechos. Ojalá se sumen muchos más protagonistas a ese protagonismo con el que ustedes han tenido en jaque a la Seguridad del Estado y a los medio de comunicación internacional, utilizando las armas del siglo XXI en medio de un adverso sistema feudal. Gracias a ello, esa parte de la emergente sociedad civil de Cuba de la que eres parte -y protagonista- ha estado en los titulares del mundo este fin de semana.

Mucho ha pasado desde la última vez que nos vimos, tanto, que puede que al re-encontrarnos un día, después del abrazo inicial, descubramos que nos separa un abismo insospechado, aunque me aferro a la idea de que no, que será todo como antes. He decidido confirmarle a mis lectores, testigos hoy de esta carta que quizás un día encuentres, que es cierto que nunca tuviste quince, porque hay que relajar un poco esta tensión del fin de semana. Por ello, y porque a pesar de ello andabas siempre acompañado de bellas mujeres, te pusieran el sobrenombre de Macho Rico. Pero, que no hayas tenido quince no quiere decir que no tuviste tiempos mejores… ¿quién no? Por eso termino con el detalle de una foto tomada por Sonia Pérez en 1981, para que quede constancia de que no sólo de valentía vive el hombre. Ojalá nos dé tiempo para un café y unas parrafadas en esa misma sala que luchaste años en la microbrigada y que llegué a disfrutar en sobradas y sabrosas ocasiones. No te preocupes por el ron, el peso de los años me ha vuelto prácticamente abstemio. Un abrazo y todo mi apoyo, Eufrates.

Arhivo de El Imparcial Digital. Detalle de una foto de Sonia Perez.

21 comments:

Ruben A.M. said...

Los hombres no cambian, Eufrates, y como mismo no has cambiado tú, (como se evidencia en este post aun para quien, como yo, no te conoce), Reinaldo es el mismo de siempre. Lleva años en la sombra, de co-piloto, como ves. Pero le "tocaron" a la flaca y no iba a dejar de ser Macho de siempre aunque le partieran la vida.
Hay rato que sigo tu blog, que es a mi parecer uno de los mejores en la blogosfera cubana. No sé quién eres, ni en qué lado de la balanza estás, pero alienta saber que en ella, tu balanza, el hombre es lo que más pesa.
Gracias por levantarme el día.

Javier de Castromori said...

Un texto muy conmovedor, estimado Eufrates.
Me ocurrio lo mismo que a ti al ver las imagenes de la jauria castrista abalanzarse y vociferar sobre una pacifica accion. Es asi, desgraciadamente. Y tampoco es anodino la perpetuacion de ese régimen, muchos, muchisimos lo han querido asi; las imagenes hablan por si solas. Hay mucho coraje en la accion de este hombre, pero la situacion de ese régimen y de ese pueblo me aleja cada vez mas de mi tierra de origen. Es tanto una pena como una realidad. Hélas !

jecuevas said...

Vergüenza... es lo que sentí al ver las imágenes, fríamente comentadas, en el telediario de Televisión Española. Da pena reconocerlo, pero se ha vuelto a los '80. Pero nadie aquí se pregunta de dónde salió toda esa gente, que se supone tiene que estar en sus puestos de trabajo..., esa es la respuesta: están en su puesto de trabajo del Ministerio del Interior. Pero me cuesta creer que incluso en el Ministerio del Interior no haya disidencia y que algún día se les dará la vuelta a la tortilla.

GaviotaZalas said...

lo bello de los blogs es q aqui se pueden decir cosas con el corazon , es este el secreto de porq somos bloggers.
saluti desde Italia

Anonymous said...

No se acaba de admitir públicamente que el régimen de Cuba es Fascista de izquierda ( que es una redundancia, recordar Partido Nacional Socialista )y como tal, un régimen de esa catadura tiene que realizar actos fascistas contra todo el que se oponga u ose retar a la razón de la fuerza que es lo que los ha llevado al poder desde 1959, una revolución machista-guajira y filo-fascista, ellos llegaron a la fuerza y solo la fuerza los puede sacar del poder, el resto es paisaje y cantos de sirena.

Taoro said...

Bello post.
Mis respetos y admiración para Reinaldo, Yoahis, Marta Beatriz, Vladimiro, Biscet. A todos ellos mil gracias por decidir luchar contra esa dictadura desde "adentro" y hacer gala de esa admirable valentia, la que nos falto a muchos.
Estos son tiempos de luchar todos juntos y de unir voluntades.

Jose Aguirre said...

Eufrates, que bueno escribe usted!!!

Esto que usted ha dicho, le deberia servir de ejemplo a todo Cubano!

Apoyo a todo aquel que empuje un milímetro la viciada, enquistada, malsana y despiadada estructura gubernamental de los hermanos Castro.

Güicho said...

Muy buena carta, Eufrates. Seguro que Macho Rico la lee y la agradece.

Evaluando los sucesos, añadiría que la estrategia actual del sicariado nacional consiste en limitar el efecto disibloguer a la red solamente, para que siga inofensivo respecto al mongo paisanato.

Por cierto, ahora que ya no hay fuerzas para la ofensiva el castrismo juega mejor al contraataque.

Anonymous said...

Gracias, muy buen post
Un anónimo que lo quiere a usted, no matter what.

PLUTARCO said...

Los hechos se repiten una y otra vez en Cuba, si haces un seguimiento de las imágenes del " pueblo" que sale a defender a los HP de los Castro verás que son los mismos. Son los que agreden a las damas de blanco, son los que gritan en primera fila, son los que salieron en Centro Habana a defender lo indefendible. Algunos de ellos son del ITM, muchachos que llevan como "pueblo" y serán futuros militares entrenados. Desgraciadamente en lo que vi en TV tengo vergüenza porque conozco a algunos del ese "pueblo" que salió libremente a golpear a Reynaldo...¿Cómo se enterarán de las cosas que iba a decir si en Cuba no hay información pública sobre estos hechos ni hay intenet...¿Quién lo dijo? ¿Quién convoca al "pueblo "? ¿quiénes dan las òrdenes para golpear.... me duele por Rey, por todos los que como él pagan el desgobierno... y dicen ser libres, demócratas...Morirán, yo sé que morirán arrastrados por las calles o apaleados por el verdadero pueblo, el que ya está despertando.

Olga ADmiradora said...

Admiro a Yoani, a Reinaldo y a todo el que ponga su mano para acabar con el regimen de los castro

ayer leia unos post donde ya se preguntaban si ellos eran de la seguridad del estado, por Dios!

Eufrates, en tu post he encontrado mi voz, gracias!

Diana said...

A mí también me conmovió y mucho esta hermosa carta y también estoy muy de acuerdo en el apoyo que expresa para toda persona en Cuba que escoja ser libre. No tiene ser un calco de mi manera de ser libre, pero precisamente de eso se trata.

Yosi said...

Bravo Eufrates, excelente post. Mi apoyo para todos los que desde Cuba se oponen abiertamente a la dictadura de los Castro. No vivi los mitines de repudio del 80 porque estaba recién nacida, pero siento tanto asco y verguenza por esa gente que todavia me pregunto si sabrian por que gritaban y contra quien, los conocian? Conocen a Reinaldo, a Yoani, a Claudia y todos los demas? Seguro que NO o quizas si por fotos e instrucciones recibidas. Valiente Reinaldo que ni se inmutó con esos animales a su alrededor. Mis respetos.

Anonymous said...

Triste pero alentado. Si asi me siento despues de leer tu carta, yo tenia 12 anos cuando las turbas me enviaron 7 dias al hospital infantil, quede tan marcado que jamas he vuelto a mi tierra y no se algun dia lo haga, pero buenos y valientes cubanos como Yoani,Reinaldo y el resto de las voces disidentes estan escribiendo los capitulos finales de esta historia de horror. Bravo por ellos! Bravo por ti Eufrates que con tu pluma ayudas, alientas y reconoces su valentia, y Si, ellos son los protagonistas de esta historia, nuetra historia! para alegria mia y de muchos como yo. Para aquellos que solo han criticado el "Protagonismo historico" de los disidentes solo me queda sugerirles que tomen Materva fria! Digestiva y estomacal!
Un abrazo siempre.
Omar

SelgasArt said...

Esta carta te salio' del alma.
es muy conmovedora.

Victor Mozo said...

Mucho me conmueven estas líneas, Don Éufrates. Yo vi muy de cerquita esos mítines de repudio que recibieron muchos de mis amigos en Camagüey. ¡Qué vergüenza, Santo Dios! A Reinaldo lo conocí de vista durante mi niñez en el colegio que dirigía su padre, el Prof. Abel Escobar. ¡Cuánta entereza y valor se le nota en esas imágenes que le dan la vuelta al mundo! Ya estoy preparando un "post" para mi blog en el que las fotos dirán mucho más que mis palabras. Chapeau, Reinaldo y que mis humildes palabras te acompañen !

http://regardcubain.unblo.fr

Alternán Carretero said...

Mi muy distinguido amigo Don Eufrates del Valle:

No sabe Ud lo feliz que me hace con esa misiva de oro. Vuestro padre, que en gloria esté, estaría muy orgullos de Ud. Eso es periodismo como nos enseñaron aquellos ínclitos maestros: escrito con cerebro y corazon. Por estos días he rememorado mucho cuando los conocí, a Ud, a Don Manuel Vázquez Portal y a Don Reynaldo Escobar, ustedes eran muy jóvenes y eran tiempos difíles, pero hermosos. Si la vida me alcanza para ello volveré a verlos y abrazarlos. Reynaldo siempre fue audaz, inteligente y digno,
Un abrazo.
Alternán Carretero

Anonymous said...

Todo lo que tiene que ver con esa isla resulta al final extremadamente doloroso. Sandokán.

Abel said...

Pues usted no me sorprende, siempre lo he desmarcado!,que agradable ver esto,no todo esta perdido!! mis respetos senor!!!, estoy en desacuerdo con algunos puntos de vista suyos, en ciertos temas,no con respecto a Yoani y Reinaldo, nunca desacritaria a alguien que hace tanto en contra de la dictadura cubana!, no puedo caer tan bajo!,sin embargo, me alegra enormemente que existan personas asi como usted, tan integras, tan coherentes!
Usted se respeta cuando emite sus criterio, no se tira m....a encima! nunca pierde su clase!
gracias!

Anonymous said...

QUE VERGUENZA QUE AUN EXISTAN PERSONAS ASI EN CUBA.QUE ABUSADORES.
PERO EN CUALQUIER MOMENTO VEMOS A ALGUNOS DE ESOS PANDILLEROS POR ACA POR MIAMI,TOMANDOSE UN CAFECITO EN LA CALLE 8 COMO SI NADA.Y DESPUES DICEN QUE SOMOS INTOLERANTES ACA.
UN ABRAZO EUFRATES.
SERGIO LASTRES.

Cubanita said...

Que conmovodera carta, Don Eufrates.

Siempre tan atinado; hay que dejarle en claro a todo el mundo que, por encima de nuestras propias diferencias, mientras en algun rincon de la tierra se haga algo en contra de esa corrupta dictadura facista y comunista, contaran con nuestro apoyo.