Wednesday, February 18, 2009

ARQ. CHEO MALANGA: TROCHA DE JUCARO A MORON


“Monumentos nacionales Cubanos:
Restos de La Trocha Militar de Júcaro a Morón”

Por: Arquitecto Cheo Malanga

Durante el desarrollo de la gesta independentista de la Isla, iniciada en el año 1868, el alto mando del gobierno español, dentro de su estrategia militar, inició la construcción de trochas militares para frenar el avance de los insurrectos criollos, cuyo avance era casi indetenible.A fines de marzo de 1871, el general Blas Villate de la Hera, conde de Valmaseda, propuso al ministro de Ultramar de la Corona Española, la construcción de una trocha o línea fortificada desde el puerto de Júcaro, en la costa sur hasta el poblado de Morón, en la costa norte del territorio.


La propuesta de Valmaseda fue aprobada y se comenzó la construcción de la trocha con trabajo esclavo y de emigrantes chinos. Contó en su inicio con 17 fuertes y ya en 1874 se le habían agregado 16 fortines, teniendo su custodia más de 5,000 hombres, los cuales contaban con un moderno armamento de infantería y 10 piezas de artillería, las que se podían mover a lo largo de la Trocha por un ferrocarril de vía estrecha, lo que permitía también mover con rapidez las tropas de un lugar a otro.

En esta línea militar fortificada a la distancia de una legua se encontraba un fuerte, entre fuerte y fuerte un fortín, entre ambos, una ronda, además de las patrullas y de las guerrillas emboscadas. Los poblados de Ciego de Ávila y Morón eran protegidos por una estacada doble de jiquí con puertas de acceso.


La Trocha, según el criterio de los militares españoles, era inexpugnable, porque era prácticamente imposible el cruce de grupos armados sin ser vistos. No obstante, la Trocha de Júcaro a Morón fue cruzada en más de una ocasión por grupos armados y mensajeros del Ejército Mambí, que se movían entre Las Villas y Oriente.


El sistema defensivo de la Trocha estaba estructurado en tres escalones.
Un primer escalón formado por puestos de avanzadas de caballería, al este de la línea militar donde 2000 hombres custodiaban los caminos y veredas para asegurar el aviso a éstas.El segundo escalón lo constituía la misma Trocha, la cual contaba ya con 60 fuertes que se comunicaban entre sí, por medio de señales, protegidos por estacadas y numerosos obstáculos. Cada fuerte tenía un rancho con capacidad para 200 hombres. Los de Júcaro, Ciego de Ávila y Morón se comunicaban entre sí por telégrafo y cada uno tenía un hospital permanente. Los centinelas de las postas fijas llevaban las voces de alerta de una costa a la otra.


El tercer escalón finalizaba con una línea de fuertes al oeste de la Trocha, situados en Chambas, Marroquí, Lázaro López y Arroyo de los Negros, donde acampaban las columnas que patrullaban la zona y mantenían comunicación constante con los principales fuertes de la Trocha, tanto por vía telegráfica como mediante un sistema de enlace asegurado por cuatro escuadrones. Alrededor de 10,000 hombres formaban parte de este sistema defensivo, que no pudo impedir el cruce de Máximo Gómez en su invasión hacia Las Villas.


Esta trocha fue notable no solamente para Cuba, sino para toda la Iberoamérica, porque constituyó para el ejército español la instalación militar más perfecta y sofisticada que tenía el colonialismo español en toda la América.
Los restos de esta compleja línea defensiva construida por los españoles para impedir el paso de los mambises es hoy un Monumento Nacional por su significación histórica.

7 comments:

Zoe said...

Gracias por este recorrido monumental.

Olga Admiradora said...

Como siempre el esperado post del colega Cheo ...muy interesante.
Gracias!

Isis said...

Gracias, arquitecto don Cheo, por esta nueva entrega, tan útil siempre, cada vez renovada.
Saludos al dilecto Eufrates.

Anonymous said...

Exelente post sobre esta parte de nuestra historia.
una vez mas, Gracias!!!
Cheito.

Güicho said...

Es monumento no sólo por su significación histórica, sino práctica también. Pues en cualquier momento los comunistas reactivan la trocha para impedir el paso de los orientales hacia la capital.

La primera invasión mambisa cruzó la trocha, mas fue un fracaso de todas maneras. Su jefe y promotor era dominicano, Gómez. Y quién mostró más valor y voluntad de liberar occidente fue un yanqui de Brooklyn, el general Henry Reeve, jefe de la vanguardia de Agramonte primero y de Gómez después. Continuó avanzando hacia occidente para cubrir la retirada de la fracasada columna invasora. Murió al sur de Matanzas. La mayoría de los cubanos tenían otra idea de la guerra: cada región debía ser liberada por un piquete local. Muchos aguerridos orientales se negaron a marchar al ajeno occidente.

Hoy, evidentemente, somos un solo pueblo.

GerardoFilosofo said...

No sabia mucho de este pueblo. Gracias a Cheo y a Don Eu.
Un saludo,

Gerardo

Arq: Cheo Malanga said...

Muchas gracias a todos por pasar y dejar sus comentarios.

Zoe:
Gracias a ti por acompanarnos siempre.
Olga:
Muchas gracias por tus infaltables visitas y comentarios.
Isis:
Es un placer inmenso para Cheo encontrar tus comentarios cada Miercoles.
Cheito:
Muchas gracias por viajar juntos por nuestra historia.
Guicho:
Gracias por esta clase magistral de historia.
Gerardo:
Increiblemente conoci esta Trocha por primera vez a traves de Elpidio Valdes.