Thursday, February 12, 2009

CRONICA DE UN NAUFRAGIO ANUNCIADO


Un fotógrafo se enfrenta a una disyuntiva: ¿ante un inevitable naufragio continúa tomando las fotos, o suelta la cámara y se lanza al agua a ayudar a los accidentados? Después del fotorreportaje, la respuesta de por qué este fotógrafo optó por la primera de sus opciones...






Habana, ¿1987? El cineasta Rolando Díaz filmaba su película “La vida en Rosa”. Y el joven Eufrates se encontraba en la escena para reportar sobre el nuevo filme. Cuando los bomberos colocaron el motor de un avión y comenzaron a echar agua con sus mangueras para simular la tormenta, aquel que fui no tuvo otro remedio que esconderse debajo del camión que ven a continuación, que ya para ese momento se encontraba justo a la orilla de aquel lago o río. No recuerdo dónde fue la filmación de estas secuencias. Al encontrar estas fotos caí también en cuenta de que no he visto la película. Mi memoria sólo guarda de ese día una gran diversión.
Fotos: Archivo de El Imparcial Digital.

10 comments:

Aguaya said...

Qué secuencia! Me imagino las risas...

Aguaya said...

...yo creo que tampoco vi la película...

Anonymous said...

Cuando yo lo digo Eufrates, usted en Cuba era como Dios: estaba en todas partes, y por aca como el Diablo y como yo, que sabemos mas por "antiguos", ji,ji.
La verdad es que no deja de sorprenderme nunca!

Tuta


Ah, yo tampoco vi la pelicula, ni me muero por verla tampoco, ji,ji.

Zoe said...

La secuencia de fotos suyas es lo mejor de la película.

Olga Admiradora said...

yo ni se si la ví, ese "alemán" que nos persigue...
siempre con tus buenas fotos, Eufrates!

Anonymous said...

No, la secuencia de fotos de Eufrates es lo único bueno de la película. Sandokan.

Anonymous said...

No existe nada como Eufrates!, incluso si joven.
Isis Wirth

Taoro said...

!!!!Hombre al aguaaaa!!!!....
Eufrates, de la que se salvo.
Buena secuencia de fotos. Estoy seguro que vi la pelicula pero no la recuerdo.
Buen pretexto para buscarla y verla nuevamente.

ric said...

Éufrates, cuánto me alegro que no te haya atacado un cocodrilo.

Eufrates del Valle said...

Muy jocoso, estimado Ric... LOL!