Thursday, February 5, 2009

LA RELATIVIDAD EN 30 HORAS DE LA VIDA DE EINSTEIN

De izquierda a derecha: un dentista identificado como Carlos ...; Elsa Einstein; Dr. Abrahmson, Presidente de la Sociedad Zionista Cubana; Dr. Albert Einstein y Ezra Behar.

Suele sucederme; buscando una cosa en la red se me interpone otra, insospechada. Fue así que me enteré de la visita del Premio Nobel de Física Albert Einstein a la Habana el 19 de diciembre de 1930. Quizás algunos lectores pensarán que Eufrates estaba “detrás del palo”. Nada más acertado. Para mí, aquello fue un desayuno con Einstein’s Hot Pancakes y almíbar Albert.

Como el viejo chiste de “anduve, anduve, hasta que me cansuve...”, me interné en páginas y páginas, terminando siempre en la misma noticia: Viniendo de Bélgica hacia los Estados Unidos, el barco en que viajaba Albert Einstein y su esposa Elsa, hizo una escala de 30 horas en el puerto de La Habana.

Esas 30 horas que el célebre cientifico pasó en nuestro país fueron altamente productivas. Einstein las aprovechó visitando la Academia de Ciencias Naturales, Médicas y Físicas de la época, la Sociedad Geográfica Cubana y la Sociedad de Ingenieros Cubanos, y también le alcanzó tiempo para asistir a una recepción en su honor ofrecida por la comunidad judía.

En el Libro de Oro de la Sociedad Geográfica Cubana plasmó la siguiente nota: "La primera sociedad verdaderamente universal fue la sociedad de los investigadores. Ojalá pueda la generación venidera establecer una sociedad económica y política que evite con seguridad las catástrofes"

Así supe también que en el 2005 Cuba había celebrado el 75 aniversario de dicha visita. Y que existe hasta un libro bilingüe al respecto. Wow! ¿Dónde yo estaba metido que me desayuno ahora con la noticia? Quizás durante mis tantos años de vida en Cuba la información viajó a la velocidad de la luz, y nunca me dio tiempo para reparar relativamente en ella.

NOTA AL MARGEN DEL POST DE HOY

Si desea firmar el Manifiesto de Madrid, visite el blog de Zoé Valdés.

11 comments:

Zoe said...

Gracias, Don Eufrates. En cuanto a Albert Einstein: estupendo su artículo, aunque este señor con su lengua afuera no me da mucha seguridad con su teoría de la relatividad, jejejeje. Pero me agrada saber que estuvo en Cuba, a través de su artículo, y que visitó tantos lugares en sólo 30 horas.

A Cuban In London said...

Muchas gracias por este buen articulo, don eu. Me fijo que existia una sociedad zionista en Cuba. Quizas este relacionada con la sinagoga de 17. Alguien sabe de esto?

Muchas gracias.

Saludos desde Londres.

Anonymous said...

Ni la menor idea, Don Eufrates y yo que las doy de bien informada, ji,ji,ji.
Eso de Einstein no es muy conocido, creo.
Alguna vez anduve -ji,ji,ji- como el chiste anduve con judios, pero esa es otra historia...

Tuta

Taoro said...

Eufrates, permitame acompañarlo en ese desayuno.
Yo tampoco conocía esa historia.

Muy interesante. Gracias.

Güicho said...

Amigo, no sabe Ud. la de gente célebre que antaño visitó La Habana de incógnito: casino, bar, puta y media vuelta. Desde Tarzán hasta Supermán.

Ahora es diferente. No hay casino. No hay incógnito. Y los visitantes son unos mierdas, además.

Anonymous said...

Interesante, ¿habrá cambiado su teoría después de esa visita? Niobe.

nino said...

Ahi debe haber gato encerrado, por que esa noticia es tan desconocida? Alguna idea?
Nunca espero nada bueno de esa gente, Eu.

Olga Admiradora said...

Por La Habana pasaron muchos "grandes", era una gran Capital...
El físico francés Alain Aspect ha hecho unos experimentos que dice que el Universo es un gran holograma "que a pesar de su aparente solidez, es un fantasma de corazón, quedando atrás la teoría de Einstein sobre la velocidad de la luz. No deja Einstein de ser un gran hombre, un gran matemático, un verdadero "Iluminado"

ric said...

Güicho tiene razón -- sólo échenle una mirada a la lista de autores que asisten a la Feria del Libro de este año: en general, nada que valga la pena en el mundo de la literatura, y de los que van con la Michelet, como dice Roberto Ampuero, ningún nombre importante de Chile.

1930 fue también el año de la visita de Lorca y Langston Hughes.

Anonymous said...

Ningún chileno relevante, tampoco la Michelet lo es. Una presidenta bastante licuadita. Sandokán.

Aguaya said...

...y así que escribió "Ojalá pueda la generación venidera establecer una sociedad económica y política que evite con seguridad las catástrofes"??? Ufff, falta para eso todavía...

Saludos, Eu!!