Wednesday, March 11, 2009

ARQ. CHEO MALANGA: EL FOCSA (I)


“Edificio FOCSA” (I)

Por: Arquitecto Cheo Malanga
Fotos: Guillermo Fuentes

Desde épocas muy antiguas el hombre soñó con tocar los cielos. A partir del siglo 19 comenzó una carrera que continúa hoy día, por construir el edificio más alto del mundo. Hoy viajaremos hasta la edificación más alta de Cuba, el edificio FOCSA.


El edificio FOCSA está ubicado en el corazón del Vedado, en la manzana comprendida por las calles 17, 19, M y N. Fue construido en el año 1956 por la compañía Fomento de Obras y Construcciones, Sociedad Anónima (FOCSA) y fue, en su época, el segundo edificio de hormigón más elevado del mundo, superado en altura sólo por el edificio Marinelli en la ciudad brasileña de Sao Paulo, también de hormigón armado. En aquellos años se consideraba demasiado costoso erigir edificaciones de hormigón armado que sobrepasaran las 18 plantas. La otra alternativa era basada en estructuras metálicas.


El terreno donde descansa el edificio FOCSA fue comprado en el año 1952 por la poderosa cadena de radio y televisión CMQ al precio de 700,000 pesos, con el fin de construir viviendas para sus empleados.

De izquierda a derecha: arq. Gómez-Sampera, arq. Bartolomé Bestard y arq. Martín Domínguez.

Arquitecto Martín Domínguez.

Ingeniero Luis Sáenz Duplace.

El grupo de proyección del edificio estuvo a cargo de los arquitectos Ernesto Gómez Sampera, Martín Domínguez y los ingenieros Luis Sáenz Duplace, Fernando Meneses y Bartolomé Bestard, entre otros.


El diseño del edificio responde al estilo arquitectónico denominado modernismo. Posee una altura de 121 metros, consta con 39 niveles y 373 lujosos apartamentos, de tres o cuatro habitaciones, con vistas al bello malecón habanero, y siete ascensores. Posee además cuatro niveles de parqueo con capacidad para 500 automóviles, piscina, oficinas, emisoras de radio, estudios de TV, cafeterías, restaurantes famosos como El Emperador y La Torre, farmacia, correo, banco, tiendas, una sala de teatro infantil y un club, entre otras instalaciones. La torre que sobresale del edificio también cuenta con viviendas de mayor confort, incluidos seis penthouses y dos duplex.


La construcción del FOCSA comenzó en el mes de febrero del año 1954 y se concluyó en junio de 1956, marcando un récord en cuanto a tiempo de ejecución, 2 años y 4 meses. Se llegó a trabajar a un ritmo de levantar 1 piso cada 5 días y medio en 10 horas diarias de trabajo, cuando se alzaban las plantas entre la 16 y la 30. Para su construcción se necesitaron 35 mil metros cúbicos de hormigón.
La estructura se calculó para resistir vientos de 240 kilómetros por hora y permitir un movimiento de sólo 10 centímetros en su parte superior.


Durante años fuí testigo del gradual y preocupante deterioro del edificio producto de su cercanía al mar y la falta de mantenimiento. Afortunadamente, en el año 2006, al cumplirse 50 años de su construcción, recibió una importante rehabilitación que conservó la concepción original del edificio. Durante 20 meses trabajadores de la Empresa Diseño Habana, el Ministerio de la Construcción y el Instituto Nacional de la Vivienda se hicieron cargo del proyecto y la rehabilitación del edificio. Se sustituyeron elementos en mal estado, como la carpintería interior y exterior, las redes hidrosanitarias y eléctricas, los elevadores, y se creó una red de detección de incendios.


El edificio FOCSA fue declarado una de las Siete Maravillas de la ingeniería civil cubana. En el momento de su concepción y construcción fue considerado un producto novedoso y audaz para su época, ya que constituía una ciudad dentro de la ciudad.


El arquitecto Ernesto Gómez Sampera (1921-2004) se radicó en Puerto Rico, donde continuó ejerciendo la profesión hasta su muerte, el 19 de enero de 2004.
La semana próxima, en la segunda parte de este post, podremos disfrutar de la hermosas vistas del malecón y la ciudad de La Habana que se observan desde el ultimo nivel del edificio FOCSA.

30 comments:

A Cuban In London said...

A las diez d ela man-ana aqui en Londres entro a tu blog eu y que me encuentro? La mejor contribucion del arquitecto Cheo Malanga que he leido hasta ahora.

El FOCSA siempre me ha impresionado. Fue donde se quedo mi esposa la primera vez que fue a Cuba. Tenia amigos que vivian ahi. Guardo gratos recuerdos de mis postgrados en casas de los profesores estadounidenses que se alojaban en el recinto. En fin, este articulo es una joya. No sabia el significado del nombre FOCSA, asi que muchas gracias, Actualmente el edificio lo ocupan becarios cubanos y extranjeros, sobre todos estudiantes venezolanos, peruanos, bolivianos y salvadoren-os a los que le han dado becas para estudiar medicina en Cuba.

Muchas, muchas gracias y por supuesto que ya espero con ansiedad la segunda parte de tu resen-a, Cheo.

Saludos desde Londres.

Aguaya said...

Lindo el FOCSA, siempre me ha gustado, y pasear por su base, también. Una vez subí a uno de los apartamentos pero ya ni me acuerdo... y desde el restaurant La Torre la vista es preciosa.

Arq., eso del movimiento de hasta 10cm en su parte superior me ha dejado con algo de miedo... De verdad se mueve así cuando hay mucho viento??!!!

Saludos,
AB

Aguaya said...

Saludos a Eu también...

jecuevas said...

Muy agradecido por su artículo, que desvela los detalles de ese emblemático edificio, al que llegué a entrar a una de las viviendas e incluso al plató de televisión al que acudí en varias ocasiones, todo ello recuerdos de mi época escolar. Un cordial saludo.

Zoe said...

Post estelar. Ese edificio fue destruído en su gran mayoría por los elementos que el castrismo metió allí, todos guerrilleros o familias de guerrilleros de América Latina, terroristas, etc... Allí vivió durante años Alfredo Guevara. Los espejos interiores se los fueron llevando y vendiéndolos en la calle los mismos elementos de los que hablo. No sé si los habrán repuesto en el remozamiento del 2006. En cualquier caso, es una joya, construída antes de Castro, y que Castro se empeñó en destruir con sus imbecilidad y maldad absolutas. Batista estuvo en el origen de la modernización de La Habana. Gracias al arquitecto Don Cheo Malanga, y a Don Eufrates del Valle.

Alfredo Pong said...

Y llegaron los rusos ( que en arquitectura...bueno en casi todo nunca han sido originales, sino burdos copiadores) y calcaron al dedillo esta magnífica joya arquitectónica y la reprodujeron similarmente en la avenida Kalining en el gris Moscú, yo conocí al jefe capataz de obra de este edificio que estaba preso por asesinato con cadena perpetua, y era una bella persona y un técnico extraordinario y lo tenían trabajando en las obras turísticas de Cayo Largo del Sur, el paraiso de los narcotraficantes amigos de Cuba, una historia poco conocida que algún día les contaré.

Anonymous said...

arquitecto, se te olvido mencionar los estudios de television que tiene y que no fueron invento del coma, son originales!!!

Eufrates del Valle said...

Anonimo de las 11:01, gracias por comentar, pero el arquitecto no se olvido, los menciona en el texto, asi como emisoras de radio. Gracias igualmente.

Isis said...

Don Cheo, he aprendido considerablemente con este post. Cuan acucioso es usted.
Saludo de paso al dilecto don Eufrates.

Olga Admiradora said...

Soy contemporánea con el Focsa, sólo le llevo un mes...
Qué arquitectos de aquella República, la nuestra!!!
Gracias, Cheo, como siempre tu excelente y esperado post!
En La Torre hacían un "Baked Alaska" riquísimo, se imaginan ahora un lunch allí con Eufrates haciendo las historias de su blog en el exilio y Don Cheo dando una clase en vivo???

Eufrates del Valle said...

Oh my God!!!! Olga Admiradora, lo que has destapado aqui: el Baked Alaska! Mi postre preferido. Lo recuerdo -salivating- en El Emperador y en el Laiglon (no se si se escribe asi, asi me suena foneticamente) del Riviera.

Desde que vivo fuera de Cuba lo busco con pasion ilimitada. Solo lo "atrape" en un crucero de Miami a Nassau, pero que va! Exclame como nuestros viejitos del Versailles: "jamas como el de Cuba!".

Este post de Cheo es maravilloso. Cuantos recuerdos del Foscsa! Toda mi adolescencia y primera juventud transcurrio por sus alrededores (y hasta en su interior... LOL!).

Cuban in London, yo tampoco sabia de donde venia el nombre. Solo me qeda por preguntarle al arquitecto en que ano fue que lo declararon una de las maravillas de la arquitectura moderna?

Olga Admiradora said...

L'aiglon (el aguilucho? o el águila... no se bien) pero cuando niña íbamos todos los sabados a comer a un restaurante distinto y muchas veces fuimos al L'aiglon, me conozco el lobby del Riviera como la palma de mi mano, allí jugábamos a las casitas mientras nuestros mayores pasaban la sobremesa, nos asomábamos por la puerta del Copa Rum? a ver a Gina León con su legendario moño... cuántas memorias!!!, pero el Baked Alaska lo comía en La Torre, que rico, al final es un helado con panetela flameado con algún licor, nunca será como aquel...
mira que ustedes lo hacen a uno volar... gracias!

ric said...

¿Y nadie se acuerda de la exquisita dulcería francesa Ailette, metida en una esquinita de los bajos del Focsa, casi frente al Conejito? Es original del sitio y fue una de las instalaciones que más duró durante el comunismo. Aún en los 60 y early seventies era famosa todavía por su dobosch húngaro.
Excelente post el de Mr. Cheo.

Camilo said...

Wow, Eu! El FOCSA me trae monton-pila-burujon-punao de recuerdos.

Olga Admiradora said...

el dobosch lo pedíamos siempre de postre en el "1830", me recuerdo que ahí comenzó a cantar Lourdes Gil y los Galantes... "cuando el Sol ilumina la tarde y yo, yo recuerdo que soy, soy un ave sin rumbo..."???!!!

Don Cheo, las escaleras del Focsa van defasadas con los pisos, así dan servico a 2 pisos a la vez, eso fue hecho por primera vez allí? es innovación cubana, no lo creo, quizás ya se había hecho en el mundo pero indiscutiblemente fue al menos por primera vez en Cuba, el Focsa fue un reto, una construcción de primera, de avant-garde.
Me alegra que lo hayan recuperado, se decía que los daños eran tales que no se podría, al menos un día, que parece no estará muy lejos???, nos podamos comprar un apartamento allí...

Anonymous said...

Soy chileno, pero a mí me mandaron para Alamar, a lo mejor por pajarito. Sandokan.

Anonymous said...

me encanto el comentario, el focsa esta sufriendo el deterioro del regimen y lo cojeran como becas de todos los que simpatizan con el regimen, como siempre han echo con todo. se acuerdan de las mansiones de miramar como fueron destrozadas. que horrorrrr!!!!!!!
bernardo

Anonymous said...

No podia dejar de pasar por aqui hoy, por varios motivos, el primero porque casi siempre lo hago, ji,ji. El segundo porque Cheo es mi arquitecto preferido y que conste que conozco a varios. Y ultimo, pero no menos como dicen los americanos, porque a mi tambien me atan recuerdos muy gratos al Focsa: en mis ultimos tiempos en La Habana trabaje para la agemcia IPS cuyas oficinas estaban ahi, y era un dolor cada vez que iba a ese lugar, cayendose a pedazos y oliendo a rayos. Sobre todo porque de chiquita solia ir con mis padres a donde una amiga de ellos que era la elegancia en persona, perfumada, bein vestida, fina y educada que era un primor, esa senora que no se si vive todavia fue mi rol model como dicen ahora, ay que de memorias!

Gracias Arquitecto y a Eufrates por lo de siempre

Tuta memoriosa.

arq: Cheo Malanga said...

Muchas gracias a todos por pasar y dejar sus comentarios.

Quisiera agradecer al arq: Fuentes su valiosa contribución gráfica, la que hizo posible en gran medida, la realización de estos posts sobre el Edificio FOCSA.

Cuban in London:
Muchas gracias por pasar. Muy complacido de que este post le haya evocado esos bellos recuerdos.

Aguaya:
Coincido con usted, es un bello edificio. El efecto del viento puede generar movimientos muy superiores a 10cm en edificios altos.

JECuevas:
Es un placer tenerlo por El Imparcial de visita y que este post lo haya llevado hasta su etapa escolar. Yo tambien visité el FOCSA de niño, fui a algunos programas de televisión, pero lo preferido de aquella pequeña ciudad era una cafetería ubicada en la esquina de 17 y N.
Saludos colega.

Zoe:
Desgraciadamente muchas obras emblemáticas han sufrido ese penoso deterioro. Ya sabe, el imperialismo, las agresiones, el bloqueo, etc.
Por suerte, con la reciente rehabilitación, este edificio podra seguir engalanando nuestro bello litoral habanero por muchos años. Saludos.

Pong:
No conozco el edificio de Moscú. Conocí tambien a algunos presos, en obras, que eran excelentes profesionales de la construcción. Esperamos por su interesante historia.
Saludos colega.

Anonymous 11.01 AM.
Imposible olvidar esos estudios de TV. A ellos fui muchas veces a disfrutar de aquel popular programa, "Para Bailar".
Gracias por pasar.

Isis:
Gracias por aderezar este blog con sus visitas. Saludos "soberanos".

Olga:
No me lo tiene que jurar, usted ha disfrutado este post y sus recuerdos a mas no poder.
Recuerdo la primera vez que visité el FOCSA cuando niño, fue a una comida en el apartamento de un técnico extranjero, amigo de mis padres. Nunca he olvidado la brisa que entraba por la puerta del balcón aquella noche, las vistas hacia el malecón y un delicioso pastel de manzanas que preparo la esposa del técnico, una bulgara o sovietica.


Eufrates:
El FOCSA fue seleccionado en febrero del año 1997, por la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba (UNAICC), como una de las Siete Maravillas de la Ingeniería Civil Cubana.

Ric:
No recuerdo la dulcería que menciona.
Cheo era fanático al dobosch, lo compraba en la dulcería "La Gran Via" de Centro Habana.
Por acá por Miami lo he probado, pero nada que ver con aquel. Gracias por pasar.

Camilo:
Gracias por pasar y encantado de que este post le haya traido tantos recuerdos.

Güicho said...

Definitivamente, necesitamos de un cocinero en el Impoarcial Digital. Uno que en cocina esté a la altura de Cheo en arquitectura.

Anonymous said...

Cheo no me dijo nada, triste. Sandokán.

Alfredo Pong said...

El baked Alaska era una torta de chocolate cubierta de merengue y helado con una capa exterior de chocolate glaceado, algo parecido a un dulce que hacia La Ward de Santa Catalina llamado Capitolio, y para degustar el Baked Alaska se flambeaba con licor de menta, antes apagaban las luces para el espectaculo de las llamas que eran azules ( por la menta )lo hacian en varios restaurantes, pero en La Torre era todo un show.

Anonymous said...

¡Qué edificio único! Niobe.

Anonymous said...

Woww, don Cheo, apretastes!!!aunque llegue' tarde por estar de viaje(y las dificultades de entrar online en el medio oriente) aqui estoy fiel a su blog.
Que recuerdos tan gratos ver el barrio donde naci, y el Focsa, donde jugue cuando ninio,celebre' de joven y disfrute algo de lo que quedo',antes de salir.
una vez mas,gracias a todos.
Cheito.

Marta G. said...

Cuantos recuerdos del FOCSA, no puedo dejar pasar este momento para decir que también trabaje en uno de sus apartamentos, que tenía el ICRT para oficinas de capacitación, en el piso 3 ó 5 no recuerdo bien ahora ya que las escaleras era para 2 pisos, en esa época vivían en el Alfredo Guevara y Armando Hart, y muchas veces me los encontré en el elevador, también vivía la familia del Che, supe que vivió Adolfo Guzmán y muchos más, los visitantes tenían que pasar primero por la carpeta para poder subir con un pase, nosotros teníamos un carnet que había que enseñar y disfrutábamos del lobby para pasar nuestro momento de descanso, también pase mucho trabajo en la época en que empezaron los apagones subiendo y bajando mi bicicleta china por esas escaleras tan oscuras, que habiendo electricidad también lo eran, así que imaginasen en apagón, el apartamento estaba muy cómodo, de 3 habitaciones, los closets forrados en madera barnizada, muy pocas veces podíamos abrir las ventanas por haber tanto aire, pero cuando el viento era suave era una brisa espectacular, tenia vista a la piscina, siempre vacía, en la que mi hijo se entretenía jugando con otros niños mientras yo trabajaba, recuerdo que abajo en los pasillos a veces tenías que luchar con la corriente de aire que era bien fuerte, de lo que si disfrute fue de los Restaurantes, las fechas importantes las celebrábamos en La torre, recuerdo que tenía su propio elevador y que la mantelería era verde y blanca era tan desconectante su vista de La habana, y también disfrutaba con mi esposo en el bar, aunque a decir verdad verme sentada al lado del cristal me daba un poco de vértigo, las cafeterías, y la dulcería que aun se mantenía pero no muy buena ya, nos servía para almorzar en ella los días de trabajo, el edificio tenía todas las comodidades, también un correo, farmacia, banco, etc. Cuantos recuerdos, con el post y con los comentarios de todos. Espero el próximo con ansiedad!!!

Belkis Cuza-Malé said...

Viví en el Focsa durante un par de meses.
Una joya de arquitectura y modernidad.

Gracias por este excelente artículo, como todos los del arquitecto Cheo Malanga.

Formidableeeeeeeeeeee

Bendiciones,

Belkis
www.belkiscuzamale.blogspot.com

glazam said...

Han pasado meses desde la publicación de este post, pero ahora fue que lo vi y me encanta. Recuerdo muchas cosas del FOCSA, visité por un tiempo uno de los penthouses de la Torre. Fui infinidad de veces a El Emperador con mis hijos a los que les gustaba el "shashlik" o "brocheta" que la llevaban a la mesa como una espada encendida, pero el "Baked Alaska de ese lugar era nuestro favorito. Y qué decir de la dulcería "Ailette" (no estoy segura si se escribía así), tenían unos dulces deliciosos.
Gracias por este post.

Eon Flux said...

Llegue tarde al post!!!

Siempre compraba "menesies" en la dulceria ( que casi era medio sotano, por el desnivel de la Calle M, frente al Conejito ).

Y tambien habia una Cafeteria, en el interior del edificio, cerca de la salida de los estudios de tv., al lado de un jardin con fuente.

Una lastima no haber ido a La Torre!

El Baked Alaska lo llegue a comer en un restaurante de Coral Gables, que quizas no fuese lo mismo, pero si impresiono a todos los amigos, pues apagaron las luces y traian el "cake" en llamas!!!

Anonymous said...

alexander666a@hotm..muy buen post.. vivi ahi durante 6 años desde el verano del 84 hasta diciembre del 89 en el departamento de 3f.. ahi pase toda mi niñez.. fueron años muy felices en el corazon de la habana y mas k nada fue el edificio de focsa...ese edificio es un enigma nunca lo recorri todo.. tiene pasadisos en los niveles bajos k nunca recorri .. y una ves me encontre un estuche de cubiertos de plata k todavia uso y una maleta con es eskeleto k nos repartimos con mis amigos..como dije fueron años muy felices.. en verano corriamos por el malecon hasta riviera y de regreso y k te cuento... infinidad de recuerdos...

Jorge Blanco said...

Trabaje para ese bello edificio junto con el arq. Gomez Sampera y el Ing. Bartolome Bestard.
Trabaje con Contador publico Gaspar
Bestard en toda la costruccion.
Que tiempos aquellos!
Esos si eran PROFESIONALES