Monday, March 30, 2009

LA FUENTE PULITZER DEL GRAND ARMY PLAZA DE MANHATTAN


The Pulitzer Fountain es, quizás, una de las fuentes más conocidas y visitadas por los turistas en la Ciudad de New York, aunque pocos conozcan su nombre y su historia. Su elegante ubicación frente al Hotel Plaza y a unos cuantos pasos de la entrada sur del Parque Central, hace de ella un lugar obligado de parada del forastero.


Esta espectacular fuente, y por ende su nombre, se la debemos a Joseph Pulitzer (1847–1911), un húngaro que se mudó a New York en 1883, tras comprar el New York World -tabloide de gossips de la época- el cual junto al New York Journal de William Randolph Hearst, marcó el comienzo de la era del periodismo sensacionalista americano. Al húngaro Joseph también le debemos el Premio Pulitzer de Periodismo que se otorga anualmente en los Estados Unidos. En los jardines de Columbia University encontramos una estatua dedicada a él.
Al morir Joseph Pulitzer en 1911, dejó consignados unos $50,000 para la creación de una fuente a la usanza de aquella parisina de la Place de la Concorde.


La fuente fue eregida en la parte sur del Grand Army Plaza de Manhattan (aclaro, pues Brooklyn cuenta también con su plaza del mismo nombre). Este parque, frente al Hotel Plaza, tiene su lado norte al cruzar la 59th Street, justo a la entrada del Central Park, donde solemos ver entre la longaniza de coches tirados por caballos, el Sherman Monument (1903), el cual tuvo que ser movido 16 pies hacia el oeste, para lograr una simetría con el lado sur de todo el conjunto que es el Grand Army Plaza. Personalmente, pensaba que se trataba de dos plazas diferentes, hasta que comencé a investigar para escribir este post.




La ornamental Pulitzer Fountain fue creada por el escultor Karl Bitter. La misma mide 22 pies de alto, y cuenta con una vasija central de 12 pies, por donde corre el agua en forma de cascada, y otra rectangular circundante como base, adornada con cuernos esculpidos. Originalmente la vasija principal fue construida de piedra caliza, hasta que la misma se reemplazó por granito en 1970.


La escultura de bronce en la cima de la fuente representa a Pomona, la diosa romana de la abundancia, para enfatizar el tema de la riqueza. Como durante el invierno las fuentes de la ciudad se mantienen secas, y una fuente seca es una fuente triste, a la misma se le adorna con alegres juegos de luces durante la temporada.

Fotos: Eufrates del Valle.


7 comments:

Zoe said...

Me encanta esa fuente, es uno de los lugares a los que siempre voy en peregrinación. Gracias, Bellas fotos, y su post excelente.

Anonymous said...

Dan ganas de salir de esta oficina e irme con mi desayunito al pie de la fuente. Gracias, don Eufrates, ya sabe qued su ciudad es la mía. Sandokán.

Anonymous said...

Ay se extranaban estos paseos querido Eufrates, es un poco de paz para este lunes. Muchas gracias, me encanto el post

Tuta

Olga Admiradora said...

estos son los paseos que se necesitan para comenzar el lunes...
thank you, Eufrates!

Isis said...

I would like to be there, almost always.

Anonymous said...

Dan ganas de comprarse un boleto. Niobe.

Taoro said...

Bella fuente y delicioso paseo por NY. Los angulos escogidos para sus fotos son exquisitos.
Le aconsejo crear una agencia de viajes, "Eufrates Tours".
Estoy seguro que sus fieles lectores de El Imparcial seriamos sus primeros clientes....y con precios preferenciales,of course.
Saludos.