Friday, May 23, 2008

ARQ. CHEO MALANGA: “EL COMANDANTE vs LA ECOLOGIA”


“El Comandante vs la Ecología”

Por: Arquitecto Cheo Malanga

Un día como hoy, hace 25 años y dos meses, comenzó la construcción del Pedraplén de Cayo Coco, Ciego de Avila, uno de los mayores desastres ecológicos de nuestro país.

Cayo Coco y Cayo Guillermo están ubicados en el archipiélago Jardines del Rey, bautizado así en 1514 por el conquistador Diego Velázquez, en Honor a su Rey Fernando de Aragón. La aguas que rodean la isla tienen una variada fauna y flora marina, entre las que se destacan los bellos arrecifes coralinos del Norte, extensos manglares de mangle rojo y los coloridos flamencos.



Las instrucciones del Comediante en Jefe fueron específicas, y llevaban consigo toda la capacitación y experiencia técnica acumulada por muchos años al frente de un país donde, él y sólo él, podía decidir desde cómo se debía cruzar una Holstein con un Cebú o cuántas caballerías de perejil se debían sembrar para abastecer al mercado nacional.

Sus certeras instrucciones técnicas fueron las siguientes:
“¡Echen piedras y no miren hacia delante...!”

El Pedraplén.

Han sido elaborados infinidad de estudios medio ambientales sobre el negativo impacto ecológico surgido después de esta faraónica obra, sin embargo, muy pocos han salido a la luz pública, y con los que han tenido la suerte de escapar de una oscura gaveta de un oscuro Ministerio, se ha tenido especial cuidado en que no lleguen a los oídos del principal patrocinador del desastre.

Aquellos humildes hombres del Contingente Roberto Rodríguez -El Vaquerito- nunca imaginaron que el ceboruco más grande no estaba entre los que vertían día a día sobre las azules aguas del Mar Caribe, sino sobre los hombros del caprichoso viejete que les orientó llevar a cabo aquella obra de choque... perdón, de troque.


Todos los cubanos hemos sido testigos y víctimas de las caprichosas y desastrosas ideas que ha excretado el cerebro del Comediante en Jefe, sin embargo, pocas han tenido un impacto negativo tan significativo sobre la ecología de nuestro país. Ello se debió al incorrecto diseño y la mala distribución de los espacios abiertos que constituyen los puentes, que han sido insuficientes para mantener la hidrodinámica natural de este mar interior y han convertido gran parte de la plataforma insular en un enorme lago putrefacto de agua salada.

Nota: Si observan bien la foto anterior, verán cómo el agua a la izquierda es más oscura que el agua a la derecha. Pero, mejor lo podrán comprobar en la siguiente imagen de Google.


Atardecer en Cayo Coco.

17 comments:

Aguaya Berlín said...

Arq., y no tendrá Ud. algún dato de los informes "que se han escapado" para enterarnos nosotros?

Por curiosidad lo digo... porque en efecto la imagen del Google distingue el azul a un lado y otro del terraplén pero al norte de los cayos el azul es el mismo de intenso, en ese caso por la profundidad de las aguas, razón que no tiene por qué ser la misma para la parte izquierda del terraplén.

Qué pena que una naturaleza vírgen como quedan pocas en este mundo, se vea dan~ada más y más con el paso infeliz (y las órdenes) de los hombres :-(

Saludos desde Berlín!

bustrófedon said...

Bravo por Cheo. Por cierto, le presento un posible escenario: a lo mejor el agua clara estaba destinada al consumo extranjero, mientras las aguas turbias fueron originalmente pensadas para consumo nacional... Mire que el comandante siempre se ocupa de estos detalles.

Aguaya Berlín said...

:-) :-)
Bustrófedon, como me he reído!

el amigo de sumi said...

Buen comentario, una muestra mas del poder del Cagalitroso en jefe, con esa capacidad de Rey Midas que convierte todo lo que toca o manda a tocar, en mierda.

Gracias por esos comentarios del arquitecto que enriquecen aun mas este diario digital

Constancio Baraguá ( alias Cuco) said...

Triste panorama Arquitecto. Sería intersante si se animara a juntar en un Dossier todos los "revolucionarios desastres ambientales" que se conozcan. Gracias por este trabajo. Estos son los leñazos que les duelen. Un verde abrazo, Cuco.

Isis said...

Cheo Malanga!, buenísimo!
Y Bustro, la bateaste.

bustrófedon said...

Queridas Aguaya e Isis:

Honor que me hacen.

PD:
Aguaya: el fin de semana te pongo en mi blogroll. Hace rato estoy por hacerlo, pero el tiempo, que no perdona...

Isis: el fin de semana te escribo con más largo...

Abrazos,

Anonymous said...

Recuerdo perfectamente estas construcciones, y las playas que echó a perder, el muy socotroco. Como cuando hizo el pedraplén de la bahía de Matanzas. Grosse Tête.

Anonymous said...

Es que ahi esta La Laguna de la Leche y el agua antes era casi blanca, se salia por un canal y despues la laguna y a los cayos se iba en barco, era precioso y completamente salvaje, ya en la isla de Turiguano, al principio de la revolucion hubo un desastre, la cria de vacas y toros importados de Holanda, tengo fotos de mi niñez ahi, pues soy moronera, en esa zona, vivian solo carboneros y pajaros, jutias, etc. era un santuario de animales salvajes y aves de paso, otro desastre mas de este fulano.

arq: Cheo Malanga said...

Muchas Gracias a todos por pasar por El Imparcial y dejar sus comentarios.
Estimada Aguaya: Este post lo he escrito a partir de mi experiencia en Cayo Coco. Realice cinco visitas a Cayo Coco mientras participaba en los proyectos de tres hoteles. Mantuve estrechas relaciones de trabajo con Inversionistas, Gerentes de Hoteles y dirigentes de la UNECA (Empresa Constructora) y por ellos supe muchos detalles de aquel desastre que no se atrevian a hablar en publico. En conversaciones privadas supe de la existencia de varios estudios ambientales de agencias cubanas y extranjeras. Por supuesto, de aquellos estudios se hablaba solo en un circulo muy reducido y con personas de confianza. En cada viaje que realicé fui testigo del avance gradual en el deterioro ambiental, los mangles al oeste del pedraplen se quemaban por el sol ofreciendo un paisaje lunar, las colonias de flamencos cada vez eran mas dificiles de ver y los pocos que se veian permanecian en el lado este del predaplen donde podian encontrar alimentos y las aguas eran mas cristalinas.
Tenia cientos de fotos impresas de aquel desastre pero cuando sali de Cuba tuve que priorizar documentos mas intimos y personales, que pena.
En cuanto a la foto de Google y el color de las aguas creo que el estimado Bustrófedon tiene la perfecta explicación cientifica.... !!!apretastes Bustró!!!.
Bustrófedon: Gracias por pasar, opinar y tirarme un "cabo ambiental".
Amigo de Sumi: Fijate si el "cagalitroso en jefe" es consecuente, que aun hoy, viejo, moribundo y fuera del juego, sigue generando solo "mierda".....con su trocito de intestino y sus dos flamantes rectos.
Cuco: Han sido 50 años de desastres y caprichos. Será bien dificil juntarlos todos. Gracias.
Isis: Gracias por tus siempre "dulces comentarios" y preciadas visitas.

Un gran abrazo a todos.

arq: Cheo Malanga.

GeNeRaCiOn AsErE said...

AnImate cheo, que eso del dossier es una idea que esta en talla.

saludos, a todos. g.a.

Aguaya Berlín said...

Arq., ya tengo más clara la imagen: pobre vegetación, flamencos sacados de su hábitat, destrozada la ecología... Gracias por los datos!! Vivir todo eso de cerca debe haberle dejado huellas inolvidables... para mal en este caso...

Bustrófedon, saluditos berlineses!

Y para los demás también, claro!

Karamchand said...

Como suelo decir, es un Midas a la inversa o el negativo del antigüo; todo lo que toca (tocaba) lo convierte en heces fecales. Todavía han de pasar otros 50 años o más, para que el país se recupere de la debacle dejada por el monosabio; luego se quejan de que el marabú está como se dice, que da al pecho.

IváN said...

Todo esto tuvo su referente "artístico", en elcampo del melodrama. ¿No se acuerdan de "El viejo espigón"?

Yo soy Medea said...

Amigos, no me rei mas porque el asunto es bien triste. Supe hace tiempo de que aparecian peces muertos a los lados del comaplen, pero tambien me parecio leer que lo "habian arreglado". Una mas de por que hace falta la Solidaridad! Don Cheo te la comiste!

GaviotaZalas said...

En la bella ciudad de Matanzas vivimos de cerca estos desastres. Se echaba piedra sin estudiar el reflujo natural de las aguas marinas e NA' cuando no hay NA' con NA' SE VA adelante en este caso "PIEDRAS". La bella ciudad famosa por sus bellos puentes se vió invadida de un MODERNO PUENTE ESTILO CIENPIES -la verguenza de la ciudad- que los primeros años se los pasó cerrado por reparación porq continuaba a tener asentamientos, creo habian olvidado un material/junta en los apoyos. Nuestra bella costa se transformo en AGUA ESTAÑA con su respectivo apestoso perfume...saludos

Eufrates del Valle said...

Gracias, Gaviota, por estos detalles, le dire al arq. Malanga que pase a leerlos.