Wednesday, May 28, 2008

FRAGMENTO DE UN CAPITULO DE “LA FICCION FIDEL” DE ZOE VALDES


(... del capítulo “La cubana filosofía de la ilusión”. Desde el final de la página 137 hasta la 138, en su primera edición.)


"A fuerza de tanto amedrentarnos con el peligro de las ilusiones llegamos a invocarlas como plegaria para poder continuar resistiendo. La vida se convirtió en una oración perenne por alcanzar aquello que nos prohibían tener: ilusiones. Vivíamos de hecho en la ilusión total. Aquel célebre poema de Nicolás Guillén: Tengo, que dice: Tengo lo que tenía que tener... pasó a ser de poema revolucionario a disidente. Lo que había sido una hermosa constatación pública para Nicolás Guillén, para nosotros era una negación, un trauma ilusorio. Nadie, absolutamente nadie, tenía derecho a tener nada. Mucho menos ilusiones, las peores enemigas de una revolución dictatorial.


El 4 de junio de 1999, mi madre realizó la mayor hazaña de su existencia. Por primera vez tomaba un avión, por primera vez viajaba fuera de Cuba, para encontrarse con nosotros, su familia, en el exilio. Nunca olvidaré sus palabras al abrazarme:

-¡Hija, me has dado la mayor ilusión de mi vida!

Yo pensaba que se refería a la huída de la dictadura, al viaje a París; enseguida la segunda exclamación lo aclaró todo:

-¡Volver a ver a mi nieta antes de morir!

Algo que el oficial de la Seguridad del Estado le había pronosticado que no ocurriría jamás:

-Usted no verá nunca más a su hija y a su nieta. –aseguró al finalizar el interrogatorio que llevó a cabo durante horas en una oficina apartada.

Mi madre me contó que, aterrorizada, las lágrimas le mojaron la falda, pero que por dentro una voz le repetía en letanía: Así tengas que aprender a volar, pero no renunciarás a la esperanza."


(Publicado con la correspondiente autorización de su escritora, Zoé Valdés, y de la Editorial Planeta. Para comprar el libro, visite Telebemba.)

10 comments:

Aguaya Berlín said...

Mis padres conocen ya a sus dos nietos pero éstos no así a sus tíos, primos y demás familiares, que no son pocos si también contamos los de mi esposo... No obstante los abuelos sufren a diario por no poder tenerlos cerca...
Qué desdichadas las familias divididas!!
Nos merecíamos esto?

Yo soy Medea said...

Has elegido un parrafo exacto de ese libro... iluiones para que?

Anonymous said...

Gracias. Grosse Tête.

Eufrates del Valle said...

Lo merece y lo mereces, Grand Tête. Ya sabes, este fragmento me traspaso...

Isis said...

Querido Eufrates, aunque he leído el libro, y etc., y en fin, ya sabes cómo comparto este fragmento que publicas hoy. Saludos a Grosse Tête. Gracias a ella, y a tí.

GeNeRaCiOn AsErE said...

la primera vez que lei algo de ella, me dije, cono...eso es de nosotros y para nosotros, por fin me veo adentro de las letras cubanas. El mensaje grande que saco de sus lecturas, es que uno debe reconstruir los recuerdos y las vivencias para no perder las esperanzas.

Como me gustaría hablar de la distancia ahora mismo, pero estoy en la pincha, quizá vuelva a la noche, el tema me cuadra demasiado.
:>
nos vemos, t.

Anonymous said...

gracias, a ver si me leo el libro completo. es un buen fragmento

bustrófedon said...

Bravo por Zoe. Dio en el clavo. El castrismo ha sido un gran exterminador de gente e ilusiones. Gracias, Eu, por compartir este fragmento con tus lectores.

Los Miquis de Miami said...

me parece igual que medea, este parrafo muestra la esencia represiva del castrismo. al final, muchos de los que una vez han impedido el reencuentro con la familia, hubieran querido ser "gusanos" para vivir la vida que el comandante les impidio disfrutar. no hay perdon cuando se trata de la familia. y en eso, fidel castro ha sido un gran criminal. perdone porque hace rato no paso por aqui, pero este miqui ha estado bien ocupado.

GeNeRaCiOn AsErE said...

También yo me sentí reflejada desde el primer momento en que pude leer a Zoe. De ese sensación guardo gratos recuerdos.

saludos, maylin.