Wednesday, March 19, 2008

COLUMNISTA INVITADA: ESCOLASTICA DE DEL VALLE

Escolástica y yo tenemos un acuerdo mutuo: La última palabra la tengo yo, cuando estamos en la calle; pero en la casa, la última palabra la tiene ella. Y como El Imparcial Digital se produce dentro de nuestro hogar, le cedo hoy el turno a mi media manzana, quien quiere opinar sobre el caso del ex-gobernador de New York, Elliot Spitzer, y dar su punto de vista femenino.

VENUS VS. ADMINICULOS IRRACIONALES

Por Escolástica de Del Valle

Dicen que Dios, para alargar el tamaño del adminículo masculino y aumentar los niveles de testosterona, tuvo que disminuir de los hombres su capacidad de responsabilidad, sensibilidad y cordura. Realmente no quiero generalizar, porque en mi familia hay excelentes ejemplos de hombres que llegaron al mundo muy bien balanceados, incluyendo a mi Eufrates, sin que por ello les reste masculinidad.

Pero hombres así escasean, sobre todo en la cultura latina de la cual venimos. Incluyo, por ejemplo, hasta aquel tipo de hombre que le es fiel a su esposa, pero que el primer instinto que le responde es el primitivo, incondicional, libidinoso, el que le dicta con urgencia el adminículo viril (o músculo primo, según Raúl Roa), ante imágenes como esta:



Esos son los mejores casos; como no dudo que sean las mejores intenciones de hacer reír, las palabras de los nuevos “amigotes” de Eufrates en sus comentarios bajo el post El Cliente 9, tras ver la foto de “Kristen”, la muchacha que ha impulsado el escándalo de Spitzer. Aquí les muestro:

Amadeus said...
Independientemente de los desmanes justos o no, o las irregularidades cometidas por Spitzer, lo envidio. Esa Kristen es un bombón. Aleluya!!!
March 14, 2008 8:01 AM

LOS MIQUIS said...
detrás de un extremista, siempre hay un oportunista. ¿no es así como decía una frase en cuba? amadeus, estamos contigo, la Kristen merecía más, mucho más,ja,ja,ja.
March 14, 2008 9:03 AM



En la compañía donde trabajo sucedió lo mismo. Los hombres se pasaban los periódicos del día y las direcciones de sitios de internet de mesa en mesa. Las fotos de la joven de 22 años, en sus poses más sexy, alegraron la vida de los varones de mi departamento durante toda la semana pasada.
A ninguno le oí decir –en su primer comentario, el espontáneo- ¡la muchacha tendrá 22 años, pero yo encuentro más bella a Silda Spitzer!, o ¡qué falta de respeto para su esposa y madre de sus tres hijas adolescentes!, u otras expresiones similares. El instinto los traicionó a todos. Y no fue hasta que se calmaron del estímulo visual, que los más balanceados empezaron a ver las consecuencias.


Foto: Tim Roske / AP

Este es el punto al que quería llegar, pero llevado a otro nivel, donde se suma, además de las órdenes del adminículo, el poder político y financiero. El caso del ex-gobernador Eliot Spitzer, por supuesto, es uno extremo, pero uno extremo que ya no es tan difícil de encontrar entre hombres que deberían dar el ejemplo de responsabilidad, sensibilidad y cordura, porque además son figuras públicas, pagadas con el dinero de los impuestos de los constituyentes que los eligieron para representarlos. Durante la semana pasada, a todos nos vino a la memoria el caso de Bill Clinton con Monica Lewinsky.

Sin embargo, si bien vergonzoso fue ese capítulo en la historia presidencial de este país (como lo fue en su época John F. Kennedy, aunque nunca la publicidad llegó a estos niveles y él murió joven), el de Spitzer ahora tiene todavía una connotación más degradante: Este hombre llevaba utilizando el servicio de prostitutas desde hacía 10 años, y había gastado –hasta donde se sabe, comprobable- $80,000 en el asunto.




El hombre que respiraba detrás de la figura pública no midió las consecuencias que sus actos traerían. ¿Sintió alguna vez remordimientos por su esposa? Hablamos, por demás, de una mujer bella, inteligente, graduada de la Escuela de Leyes de Harvard, con una proyección social como fundadora y presidenta de organizaciones sin fines de lucro, y madre de sus tres hijas. Leía el otro día, que una de las pocas frases que se le ha oído decir a Silda Spitzer tras esta tragedia en su vida privada, fue el de estar horrorizada porque la muchacha tenía sólo cuatro años más que la hija mayor de ambos.


Foto: Jeff Christensen / AP

Por otra parte, en nuestra vida cotidiana, ¿cuántos casos conocemos de hombres que en la edad de la madurez abandonan a sus esposas por jovencitas? No quiero decir que no haya casos de mujeres que han hecho lo mismo. Pero son excepciones, si comparamos las cifras que se reportan en el bando adminicular.

Todos sabemos que es lo que diferencia a las especies animales del ser humano. Por eso me cuesta tanto trabajo entender que todos esos casos que una conoce de hombres “salidos del plato”, hayan podido llegar al extremo de actuar bajo las órdenes de un adminículo descerebrado, causándole tantas heridas a sus seres más queridos, y en casos como el de Spitzer, destruyendo una luminosa carrera.

Tengo la fortuna de conocer a muchos hombres de esa minoría que actúa con el corazón y el cerebro, hombres que van amoldando las urgencias con el contrapeso de los valores creados por años de convivencias, complicidades, esfuerzos compartidos, hijos y hasta nietos creciendo; hombres quienes, ante la piel fresca y brillante de la juventud, dominan su adminículo con el corazón y el cerebro, porque saben que cada arruga, cada línea en el rostro de su pareja, es una huella de su propia vida.

Afortunadamente, entre los nuevos amigos de Eufrates, también hay ejemplos de estos hombres:


GeNeRaCiOn AsErE said...
Eu, la verdad es que me da pena con la esposa y las hijas del hombre. Un saludo, tony.
March 14, 2008 12:14 PM

11 comments:

TAORO said...

!!!!Excelente Escolastica!!!!, Eufrates y tu forman una pareja "creativamente perfecta". Solo espero que se lleven mejor que los personajes de San Nicolas y poder disfrutar mas frecuentemente de tus posts.
Llevas muchas razon a pesar de que tengo que reconocer que mi criterio inicial sobre el penoso asunto fue...... "puramente hormonal".....

GeNeRaCiOn AsErE said...

Hola Escolastica,

No creo que cambiemos ni de aquí a 100 años. Les confiezo que no soy tan bueno como parezco.

Lo triste hoy, es que la noticia del día sobre el escandalo, es que le llueven propuestas a la joven (de a millón cada una) para que se desnude ante las cámaras. Era de esperar...
Sin embargo también me fastidia algo, la doble moral de políticos y de los pejes gordos de la prensa, que secretamente hacen lo mismo, pero que a la vez condenan al gobernador públicamente.
Bueno, gracias por el artículo. Espero que no sea el último.
Saludos, tony.

Tuta said...

Querida Escolastica, que suerte tiene Eufrates! Yo, que no soy una de las "amigotas" de tu media naranja, tambien tengo mis opiniones, y mira mas que la critica al adminiculo masculino- me gusta esa expresion- me interesa el rechazo y la critica a la sociedad hipocrita y obscena que pone a esa muchachita en el hit parade nacional.

Esco- si me permites el chiqueo- que ese asunto -mas o menos personal de esa gente- acapare la atencion de los medios mas poderosos de este pais- mas que el desastre en Irak, el descalabro economico, o la manipulacion ideologica, la verdad es que me rejonea, como decia una de mis maestras en La Habana.

De cualquier manera, me alegra mucho saber que en casa de Eu hay alguien con otro seso, je,je,je.

Una pepilla del machadato gone wild!

LOS MIQUIS said...

eufrates, nosotros también nos solidarizamos con la esposa y la hija, nunca hemos creído en esos extremistas que se pasan todo el tiempo arengando por cosas que ellos mismos no hacen. por eso nos autocriticamos en sesión solemne ante el plenario que dirige escolástica. pero, entre nosotros, bajito, sin nadie se entere, la muchachita vale la pena, verdad,je,je,je. ahí te mandaremos una foto que nos llegó, que a lo mejor conoces, sobre este asunto. va y te interesa publicarla. un abrazo.

Amadeus said...

Usted me disculpa señora, y con todo respeto, pero esa foto de la "bad girl" en el NY Post no la conocía, por lo que me ha dejado atónito. La chica es de pecado. Lo siento, pero la carne es débil y el Spitzer debió sufir mucho antes de meterse en el asunto, resisitiendo tentaciones y malos pensamientos, pero al final nadie le va a quitar lo "bailao". ¡Qué sólo Dios lo absuelva! (OH my god, qué envidia!)

Karamchand said...

Si el mundo no hubiese ido del matriarcado al patriarcado, ¿no estaríamos ahora en la misma situación con los papeles invertidos?, ¿acaso aquello que a las mujeres se les ve mal, pero a los hombres no,no sería a la inversa?. Si se busca culpables, para ser justos, ambos lo son, no es el matrimonio asunto de uno, es de dos. Está hecho el hombre de carne y espíritu y no siempre tiran para la misma dirección. Se apresuran a condolerse de la señora y me parece más a condolerce de un gato cuando en un accidente automovilístico resultan persona y animal perjudicados; a más, se diluye la real causa, la inconsecuencia del señor, cmo sucedió con Clinton, se desvió la atención hacia lo trivial en lo de la Lewinsky, y todo el proceso se debió a la mentira de Clinton, no al hecho chismográfico.
Particularmente, defiendo la igualdad de derechos, no como mero logro a obtener por la sociedad, sino, como hecho a lograr en la familia, es humano mirar hacia lo bello, lo fresco y lo joven, a los hombres, se no está permitido y elogiado por la cultura, no así a las mujeres, las cuales disfrutan igualmente con la vista de ojos, que es mejor que el deseo que pasa, sin embargo, se condena. Es natural gustar de la carne de ternera, comodijera un amigo, pero es divino respetar lo amado, diría yo. Antes de esa situación, es preferible como me cuentan que hacen en los países nórdicos, donde se liberan con consentimiento cuando alguno desea algo fuera de la pareja. Hasta ahora, la sutancia que alimenta mi relación es suficiente, y llegado el momento que no lo sea, tendré el respeto suficiente para ceder mi puesto, que no mi posición. Muchos de los problemas de pareja hoy en día, se deben a la falta de comunicación principalmente, a la necesaria sinceridad con respeto al desarrollo de la personalidad, que muchas veces en el matrimonio, sale perjudicada la mujer en este aspecto, se estanca, queda a la zaga, y no por un problema de correspondencia, pago o retribución, son variopintas las causas, pero lo cierto es, que de alguna manera se pierde o se escapa el encanto de los primeros años. Un saludo al nunca bien ponderado Eúfrates y su media guayaba.

la nostálgica said...

¡Qué viva Escolástica! Muy bueno este artículo. Eufrates, ¡invítela más!

Aguaya Berlín said...

Me sumo a las felicitaciones, me ha gustado mucho este artículo! Y comillas para quienes lo han escrito antes: Eu, invita a Escolástica más a menudo!
Un saludo para los dos! o mejor, DOS saludos!

Escolastica de Del Valle said...

Agradecida con todos los comentarios. Mi punto no era tanto en el aspecto social, como mencionaba Karamchand, sino en un aspecto evidentemente biologico o fisico en el mundo masculino, que les hace perder la cordura.

Hablaba del balance que hay que tener al tomar decisiones, donde tienen que intervenir tambien el cerebro y el corazon. El ejemplo de Spitzer combina no solo al hombre publico que ha luchado contra lo mismo que el ha hecho por 10 anos (que se sepa hasta ahora) que, al menos ante mi, lo hace vergonzoso. No por el hecho de ir con prostitutas, sino por su doble moral al declararle la guerra a la corrupcion y tambien a la prostitucion. En el caso de Spitzer, como hombre, esos impulsos biologicos o fisicos, lo han llevado a perder su carrera y una crisis familiar que esta por ver si es reparable.

Amadeus, no tienes remedio. Miquis, van por el camino de Amadeus. Pero agradecida por sus comentarios igualmente.

Tony, eres un joven muy considerado. Tu esposa debe ser una mujer muy feliz.

A las muchachitas Tuta, la nostalgica y Aguaya, seguire dando vueltas por El Imparcial.

Gracias a todos.

Karamchand said...

El tiempo es oro, y la cuenta de teléfono también. muchas veces se me queda algo en el teclado. Lo escribo ahora porque me parece relevante, no entiendo bien la persecución de la prostitución, me parece una secuela del puritanismo. No tanto por ser la profesión más antigua del mundo, como por ser de las más sometidas a violencias y bajezas. La mujer que ha elegido ese cmaino, bien sea por vivir mejor o por no tener otro a mano para ganar el sustento, como es el caso de las jineteras, a más de los miles de episodios violentos, pierden el encanto de la juventud, he notado como enevejecen notablemente, quizás sea por realizar algo natural como un trabajo y no sentirse a gusto. En cualquier caso, se vuelve a l discriminación, puesto que existen hombres que realizan esa profesión y no son tan perseguidos como las mujeres. Saludos, K.

Güicho said...

Protesto ante este burdo intento de castración emocional masculina!

La vieja Spitzer es una pasmá! Se le nota en cada arruga, en los ojos y en las comisuras de la boca. Y ahora le espera peor vida con el viejo desputado. A menos que se divorcie y se busque un macho menos cañengo, que se la trepará por interés. A dónde llegamos pues? A lo mismo. Esa es la realidad. Lo demás es religión, idealización, ilusión o hipocresía.