Monday, March 17, 2008

EL VEDADO CON NOTA DISCORDANTE


Un amigo que vive en la Costa Oeste me envió una foto del Vedado, en La Habana, que tomó en 1996 antes de irse de Cuba.

Agradecí mucho volver a ver esos tejados y recordar la humedad y sus olores tras un día de lluvia. Observando la foto volví a caminar esas calles tantas veces caminadas, infinitamente caminadas por mi adolescencia y primera juventud. Identifiqué ventanas de amigos, puertas de conocidos. Más que ver una foto, lo que vi fue una película con partes de mi vida.

Pero este Eufrates que ustedes leen es amigo de la armonía. Por eso amplié la foto, hasta acercar el elemento que alteraba esa armonía de tantos techos sin cosméticos, tal como los hijos del experimento reconocemos nuestra bella pero ajada Habana.



Entonces le escribí a mi amigo, pregúntandole quién vivía en esa casa blanca, que de tan pintada y renovada, rompía la armonía de la realidad. Y recibí su respuesta desde la Costa Oeste, de la cuál hice el siguiente copy&paste:

“Yo no se si sigue funcionando como antes, pero cuando me fui era la casa de los correos diplomáticos, título muy bonito, pero esos tipos no son más que segurosos cromañones que van en los aviones con unas maletas amarradas a las muñecas de las manos, y se pasan la vida viajando con los documentos secretos que el viejo hijoeputa manda para el extranjero...”

Yo estaba claro. Había un elemento discordante en la foto.

5 comments:

Mr. Burns said...

Still a beatiful city, my friend...Still reminds me of NYC...

See ya pal!

la nostalgica said...

Eufratis estaba cansada de ver esa casa que creo queda en la calle E o F. Yo vivi una epoca en el Vedado y siempre la gente decia que era la casa de los correos diplomaticos. Al final todos unos descarados.

GeNeRaCiOn AsErE said...

desde el 96 para acA, el panorama ha seguido deteriorándose. Es una pena tremenda lo que ocurre en la Habana.
Cada vez serA mAs duro restaurarla.

saludos, tony.

LOS MIQUIS said...

entiéndanlos, tienen que vivir diferentes, los pobres, se cansan mucho viajando, cargando mucho dinero, joyas, propiedades, papeles que hay que desaparecer, eso realmente es agotador, los pobres...HP

Amadeus said...

La Habana parece una ciudad acabada de bombardear. Al contrario de Dresden, Londres o Nagasaki, que resurgieron vitales en un tiempo mínimo, La Habana es un despojo después de cincuenta años sin mantenimiento. Por eso algún día habrá que llevar a Esusebio Leal a los tribunales, por haber dado prioridad al Disneylandia del casco histórico, (su Rosebud) y haber sido cómplice y colaborador del desastre urbanístico en que han dejado nuestra ciudad.