Saturday, March 22, 2008

TIBET: LA TRAGEDIA DETRAS DE LA ANTORCHA

Patrick Chappatte.

Nosotros, los hijos del experimento de la tiranía cubana, conocemos el dolor que se esconde detrás de cada dictadura roja. Por suerte van quedando pocas, pero quedan. Y China es una de ellas, más allá de sus aperturas económicas.

También sabemos los métodos que utilizan las dictaduras rojas, cuando abren sus puertas a la comunidad internacional para celebrar un evento, y no quieren que el mundo vea una sociedad descontenta, oprimida, amordazada, y funcionando bajo la carga del miedo.

Unos abogan por no politizar los juegos olímpicos. Y yo me pregunto, ¿cómo se le puede dar una antorcha de amistad y paz a un país que oprime y extermina a una parte de sus hijos?





Fotos AP.

La antorcha olímpica que se encenderá en agosto en Beijin, China, está masacrando a los moradores del techo del mundo. Cuando cosas así suceden, los juegos olímpicos se tornan políticos por si solos.

Esta es la bandera de los tibetanos. La bandera que ellos no pueden izar. La prohibida.


El vídeo que muestro a continuación dura aproximadamente 55 minutos. Lo dejaré fijo en la Videoteca de Eufrates, si es que hoy no tiene tiempo para verlo. Se titula:

Tibet The Story of a Tragedy.

5 comments:

Isis said...

Hola, Eufrates, debieran boicotearse esos Juegos.

Eufrates del Valle said...

Totalmente de acuerdo, estimada correligionaria.

Aguaya Berlín said...

En Cuba habrán dado las noticias de los disturbios? y si la dieron, qué habrán dicho??? Me pregunto...
Saludos, Eu!!

LOS MIQUIS said...

nunca se los debieron dar. porque el deporte siempre ha estado ligado a la política, aunque digan lo digan. mira los tiempos de la guerra fría, pero los intereses económicos pesan demasiado. y un mercado de mil millones de habitantes, con toda su pobreza incluída, es demasiado importante como para que no se le otorgue unos juegos. por eso, estados unidos se lleva tan bien con ellos. al final, cada vez que miras para aunque sea un papel sanitario es made in china.

GeNeRaCiOn AsErE said...

Lo que sucede en china es parte del doble estándar que practican las naciones influyentes en el mundo. Que miran a veces lo que le conviene a sus intereses. La autoridad de la ONU debe crecer y desde allí condenar todos los regímenes y formas de totalitarismo presentes en la Tierra.
Saludos a todos,
Maylin.